Sábado 20 de Abril de 2019 | 0:13 |
OSDE es la obra social y prepaga que ofrece el más completo servicio de salud

DS Pisos - Avenida España 408 - Tandil - Tel 0249 442 3184 / Cel 249 421 3887



Se celebró en el hall del Palacio Municipal el 196º Aniversario de Tandil

POR LA LLUVIA

El Jefe de Gabinete, Julio Elichiribehety, había confirmado en ABCHoy Radio (89.1 FM) que, debido al mal tiempo se reprogramaría el acto. Finalmente el tradicional encuentro celebratorio se llevó a cabo bajo techo en el hall del Palacio Municipal. Estuvo presente el Secretario de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto.

“El acto, más que una suspensión, es un traslado al Palacio Municipal y al Mumbat, donde realizaremos otro tipo de protocolo, pero no lo que estaba previsto”, sostuvo Elichiribehety durante la mañana.

Por otro lado, la presencia de Avelluto se había puesto en duda por la condiciones climáticas, pero finalmente logró estar presente en la ceremonia y de esta forma, también realizar la firma del convenio por el Teatro Cervantes.

Lo que sí se había confirmado es la ausencia del vicegobernador Daniel Salvador, cuya presencia se había anunciado este miércoles.


Por la tarde, la actividad prevista para la tarde de este 4 de abril coemnzará a las 19, en el Centro Cultural Universitario, en donde se presentarán los resultados de los trabajos de los ejes propuestos en este primer año de recorrido.

Participaron del acto, además del mencionado Avelluto, autoridades y funcionarios municipales, provinciales, legislativos, de las fuerzas de seguridad, de la Universidad y civiles.

Un pastor y un cura dieron una bendición y se entonó el Himno Nacional con el acompañamiento de la banda militar despelgada en la escalinata.

Se colocó una ofrenda floral a los pies del cuadro del fundador de Tandil, Martín Rodriguez y Miguel Lunghi dió un discurso a los presentes.

A continuación, el discurso brindado por el Intendente en el hall del Palacio Municipal:

"Nuevamente nos convocamos, en esta ocasión en el palacio municipal debido a las condiciones climáticas, para recordar a nuestro fundador, que un día como hoy de hace 196 años, a las seis de la mañana, comenzaba la construcción de la Fortaleza de la Independencia en medio de la intemperie de un valle abrazado por sus sierras.

Desde entonces aquellas pocas familias que formaron el primer núcleo poblacional hasta la vecindad del hoy, componen ese eslabón de historias nacidas bajo un cielo que es de todos.

Tengo para mí que el verdadero bronce de la historia le sigue perteneciendo a la gente común. Que los verdaderos estadistas son los vecinos de a pie que poco piden y todo dan y que así, en sus actos pequeños, en sus gestos mínimos, construyen día a día el concepto de vecindades activas en dirección al Tandil del Bicentenario.

Es la enfermera que acompaña al paciente en sus horas difíciles; es el vecino que pinta el frente de su casa entendiendo que uno puede cambiar a la humanidad empezando por la manzana de su barrio. Es la maestra que enseña el tesoro del abecedario a sus alumnos. Es el emprendedor de una pyme de familia que crea empleo construyendo la dignidad del trabajo. Es el mecánico, el artesano y el profesor.

Es la señora que atiende el merendero del barrio. Es el trabajador que corta el pasto de la plaza, es el albañil que canta en el andamio mientras levanta las casas de los otros. Es el policía que cuida la cuadra. Es el chofer de micro y la modista. Es el actor que crea una ilusión, es el carpintero que fabrica la mesa donde se reúne la familia. Es la memoria del pasado. Son los adolescentes que hoy caminan las veredas replicando sus pasos sobre las huellas de quienes ya no están, fundiendo todas las huellas en una sola.

Es el médico en un centro de salud, es el bombero, el deportista, el artista, el bancario, los voluntarios y las voluntarias de todas las causas que valen la pena. Es el obrero, los talleres y las pequeñas fábricas, son los socios de un club, es el comerciante, el profesional, y los que día a día le ponen el pecho a la adversidad para salir adelante.

Todos estas vecinas y vecinos que nunca a o casi nunca aparecen en los diarios, ni en los libros de historia, son los  que día a día vuelven a fundar Tandil, lo reinventan, lo recrean en cada pequeño pero imprescindible acto con que una comunidad se hace a sí misma. Deseo celebrar este nuevo aniversario de la ciudad con todos ellos porque en realidad es cierto que este acontecimiento le pertenece a la historia fundacional, pero sobre todo le pertenece a los miles y miles de vecinos que a cada instante hacen de Tandil una tierra elegida.

La eligieron nuestros abuelos y nuestros padres. La elegimos nosotros, y con su trabajo silencioso y tantas veces anónimo, con su épica del sacrificio fundado en la potencia de las vecindades activas -eso que yo llamo la poderosa energía del localismo-, hoy la gente común es la verdadera protagonista de esta historia.

Es la que cuida la ciudad, es la que crea riqueza, es la que siente un legítimo orgullo por el Tandil que tenemos y es la que también nos demanda ir por las obras pendientes de cara al bicentenario.

Mi promesa, como siempre, al lado del cuadro del fundador brigadier general Martín Rodríguez, mirando imaginariamente este valle donde vive una familia social de 140 mil almas que sueñan, viven y trabajan sin esperar un aplauso ni condecoración alguna, es la que se hicieron y cumplieron los tandilenses que llegaron primero: fueron aquellos vecinos que hace cien años plantaron un árbol sabiendo que no lo habrían de ver, un árbol cuya sombra sería disfrutada por los vecinos del porvenir.  Bajo la sombra de esos árboles añosos, los vecinos del siglo veintiuno sabemos que tenemos la misma responsabilidad: dejar una ciudad mejor a la que encontramos.

Me gustaría cerrar estas palabras invitándolos a cerrar los ojos y por un instante reproducir en nuestras mentes a la ciudad. Vemos la vastedad apacible del valle, el crecimiento formidable en sus distintas barriadas, las casitas remotas en la última línea del horizonte, el verde de las plazas, sus calles onduladas, las clásicas edificaciones que la distingue. El paisaje y los vecinos se funden en un mismo óleo de belleza pero también de demanda ante los nuevos tiempos que ya están con nosotros. La comunidad nos reclama que el sentimiento por lo tandilense vaya en línea con la innovación, con la toma de nuevos desafíos y con la resolución de las cuestiones pendientes. Vamos por ellas y también vamos por las nuevas realidades. Tandil lo merece".

AUDIO DISCURSO (Miguel Lunghi)

AUDIO ENTREVISTA (Julio Elichiribehety)

Tags

DS Pisos - Avenida España 408 - Tandil - Tel 0249 442 3184 / Cel 249 421 3887

Comentarios

Notas relacionadas