OSDE es la obra social y prepaga que ofrece el más completo servicio de salud

DS Pisos - Avenida España 408 - Tandil - Tel 0249 442 3184 / Cel 249 421 3887



Almada: “Vivimos momentos muy duros con cada compatriota que regresaba herido o muerto”

2 DE ABRIL

El presidente del Centro de Veteranos de Guerra de Malvinas Héctor Almada estuvo hoy en ABCHoyRadio (89.1 FM). Habló del inicio de la guerra y la rendición. Del hundimiento del Belgrano y también del reconocimiento que no todos tuvieron.

Héctor Almada, es el actual presidente del Centro de Veteranos de Guerra de Malvinas, estuvo este martes 2 de abril en el Programa Fondo Blanco, y antes de iniciar su relato y contar sus recuerdos de lo ocurrido en el sur del país en el año 1982, señaló que “Estuvimos conmemorando esta fecha, junto a integrantes del Centro de Veteranos de Guerra, con sus respectivas familias, donde entregamos presentes a las esposas y obsequios a los propios veteranos”.
 
Comenzó su relato “A mí no me dijeron que tenía que ir, estaba en la Antártida, en el Buque Hospital “Bahía Paraíso” reabastecíamos las bases antárticas un 23 de marzo desembarcamos gente en Georgias del Sur, supuestos compradores de chatarra. Si sabíamos que iba gente que iba a comprar porque había salido a licitación la parte de balleneras abandonadas, y también había otra gente involucrada, y cuando bajaron pusieron el pabellón argentino, y ahí detonó para mí la situación espero yo algún día saber cuál es la verdad. Que hacían esos argentinos en ese lugar. En ese momento nos enteramos que mandaban una corbeta inglesa a sacarlos a todos de ahí. Estábamos trabajando en la Antártida hasta fin de mes, y nos dan la orden que zarpemos a rescatar a esa gente porque los iban a tomar prisioneros”. 

“Era cabo nuevo recién egresado de la escuela. La armada cumple diferentes roles, y mi profesión es actualmente en educación cocinero, y el rol de combate mío era rescate de pilotos y camillero”.

“Queríamos seguir adelante, éramos jóvenes, queríamos avanzar. Después el buque comenzó a llevar provisiones, y quedó mucho, pero había que reabastecer. A los isleños les quedó mercadería por largo tiempo. Todos los hangares llenos”. 


Y ante nuestra pregunta sobre que no llegaba la comida a la isla expresó “Lo que pasa que es distinto al que estuvo en combate en primera línea no siempre podía comer. Llevamos cartas, cajas de chocolate. Pasaron hambre si, frío también. En todo el sur hace mucho frío y dentro del mar más viento, era muy difícil avanzar en el cruce de los dos océanos”.


Tenían conciencia que iniciamos una Guerra contra una potencia mundial, le preguntamos, a lo que manifestó “No teníamos la menor idea, para mí ir a un tiro a un polígono era lo mismo que ir a combatir, no concientizábamos, después lo que feo que vimos no lo podemos olvidar”.

 


Mucha emoción y tristeza al contar el Rescate de camaradas tras el hundimiento del General Belgrano

“Estuvimos dos días con el crucero en Ushuaia, como dos familias que se juntan. No era nuestro puerto. Amarramos en el muelle de combustible, tuvimos dos días donde hablábamos, jugábamos durante el día a la pelota y a la noche a la canasta. Es una familia, eran dos familias. Se fueron, tenían que ir a la Isla de los Estados, dicen que le dieron una orden que venía una corbeta averiada, lo hunden, y apareció la desesperación nuestra. Te tocan alguien del barrio. Salimos a buscarlos, no llegas enseguida, tardamos 36 horas. Ellos no los encontraban, el temporal los agarró a la noche. Cuando llegamos encontramos algunas balsas, algunos estaban vivos y otros muertos en la cubierta. Son dolores que te clavan durante toda la vida. Además el momento de ponerlos en un cajón cuando llegamos a Ushuaia”. 

“El nuestro era un buque hospital, traíamos heridos, amputados, degollados durante la guerra, recorrimos toda la isla en forma permanente. Más después que hundieron al Belgrano, nadie sabe quién fue el que disparó, fue desde abajo del agua, no se le ve la bandera al submarino, pudo haber sido algún vecino que estaba en contra nuestro. Ellos se adjudicaron el hundimiento”

“Nosotros seguimos, el 14 de junio fue la rendición, y el 27 de junio fue la fecha que pudimos retornar. Porque había prisioneros por los campos minados”. 


Los 37 años tras la rendición

“Como reconocimiento no digo que lo tuve. Estuve internado en una clínica psiquiátrica, tres años, en 2009 vine a Tandil, medicado con dos hijos maravillosos me ayudaron mucho. Trabajo en educación, y los chicos te hacen olvidan de los malos pensamientos. Porque cuando apoyas la cabeza en la almohada, y más cuando llega la fecha no descansa. Este año fue más fuerte, porque hasta en un partido de fútbol hacían un minuto de silencio o tocaba la banda, o en un noticiero hablando de la gesta, nos hace llorar. Aunque también nos hacen sentir bien, porque se acuerdan”.
 

Fuerte final

Si hoy estuviera Héctor Almada con casi 60 años, en una situación similar a la que él vivió, y uno de sus hijos de 20 tuviera que ir a la Guerra, que le diría “Hijo juraste defenderla hasta morir. Y yo jure defenderla hasta morir”.

AUDIO ENTREVISTA

Tags

DS Pisos - Avenida España 408 - Tandil - Tel 0249 442 3184 / Cel 249 421 3887

Comentarios

Notas relacionadas