Domingo 17 de Nov de 2019 | 19:58 |

Centro Médico Veterinario Villa Italia



"A nosotros no nos acompañaron, por momentos se nos reían en la cara"

A 5 AÑOS $datos[

Se cumplen este miércoles 5 años de la trágica explosión de uno de los hornos de la extinta Metalúrgica Tandil que se llevó la vida de tres jóvenes operarios. Soldad Bazterrica, viuda de Luciano Vargas, dialogó con ABCHoy Radio (89.1 FM) y aseguró que entre las tres mujeres que perdieron a sus maridos decidieron no hacer más 'actos oficiales' de recordación porque "a lo último nadie nos daba bola. Es más, fuimos acusadas y juzgadas en algún punto. Es cansador y no tenemos la misma fuerza ni ganas de exponernos a eso".

Luciano Vargas tenía 31 años cuando falleció, luego de varios días de agonía, en el Hospital Municipal Santamarina. Lo mismo le ocurrió a Juan Cruz Andrade (34) y a Lucas Serén (27). Los tres trabajadores de Metalúrgica Tandil habían resultado con gravísimas heridas tras la explosión de uno de los hornos de fundición de la empresa.

Soledad Bazterrica comenzó diciendo que "por suerte" está mejor aunque remarcó que "ya pasaron 5 años" del fatídico día.

"En este tipo de fechas se siente un poquito más", afirmó y mencionó que tratan de recordarlo -junto a su nene que ahora tiene 8 años, no tanto en esta fecha sino en el Día del Padre y en el día de su cumpleaños.


Observó que la indiferencia con que la terrible noticia fue tomada por la comunidad, las autoridades e incluso hasta por los propios compañeros de trabajo "fue como sumarle más dolor. Por ahí, en ese momento, cuando uno peleaba lo hacía atravesando un duelo. Hoy lo veo desde otro lado. Duele igual es de que 'todo quedó en la nada!, 'nadie se acuerda'. Pero ya no tiene tanta prioridad. Después de 5 años, yo todavía tengo que estar sosteniendo al nene que en ese momento tenía 3 años y por ahí no caía, pero ahora ya es más grande".

"Duele pero ya tenemos que trabajar más en nosotros", destacó.

Para transitar el duelo "fui a un psicólogo. En un principio a un psiquiatra. Pero más que nada la familia es la que te puede contener y entienden más el proceso. Y te dejan pasarlo".

En cuanto a la causa judicial, expresó que estuvieron "haciendo un año todas las marchas y luego se cierra. Una de las otras chicas presenta en Azul para que se revea el caso, se lo niegan. Y, la última, presenté unas cosas en la Fiscalía de Azul para que se vea el caso y directamente no me contestaron". Ese último intento fue a fines de 2014.

Al hablar, en su tono se deja entrever que, por más que le duele, decidió cerrar esa etapa. "Si, me costó mucho igual". Lo definió "más como una resiliencia que una resignación".

La forma de trasmitirle lo ocurrido a su hijo también cambió con el tiempo. "Al principio era más dura con la información, porque estaba enojada. Hoy trato de suavizarla y recordarlo a Luciano de una forma más amorosa. Desde el amor".

Explicó que entre las viudas decidieron no hacer más actos oficiales de recordación porque "a lo último nadie nos daba bola. Es más, fuimos acusadas y juzgadas en algún punto. Es cansador y no tenemos la misma fuerza ni ganas de exponernos a eso".

Hizo hincapié en que no le molesta que se recuerde el fatídico accidente "pero sí en el caso de que se use de forma política o como en el caso del cierre" de la empresa.

La foto de los tres trabajadores fallecidos fue utilizada durante las recientes marchas para rechazar el cierre de Metalúrgica Tandil y eso le provocó enojo. Al respecto, dijo que habló con la señora que lo hizo ya que ella "no tenía malas intenciones. Nos acompañó siempre y, de hecho, la hemos visto y hemos tenido contacto. A nosotros no nos acompañaron, por momentos se nos reían en la cara, nos ignoraban, nos trataban de malas personas, de querer un cierre y dejar gente en la calle. No digo que me haya alegrado por el cierre, sino que no acompañamos eso".

"Los que podían lo utilizaban y los que no, era una indiferencia total. Los únicos que sentíamos realmente éramos la familia", sentenció.

"Cuando todos salen a decir que habíamos arreglado y que por eso nos callábamos, la realidad es que la indemnización nuestra se arregla casi a mitad de año y después seguimos un año completo intentado que algo pasara. Y una de las cláusulas, cuando se iba a arreglar, era que nos calláramos", pero ninguna de las tres aceptó.

Concluyó recalcando que "sería bueno que también unirse. A mí me pasó, le puede pasar a cualquiera y por eso yo misma salgo hoy a unirme en cosas que por ahí no me pertenecen, pero le hecho de tener gente al lado ayuda un poquito más".

 

AUDIO ENTREVISTA

siemprebeneficios.com.ar - Siempre Beneficios – Puntos con beneficios

Comentarios