Martes 22 de Enero de 2019 | 17:38 |
OSDE es la obra social y prepaga que ofrece el más completo servicio de salud

Vivero El Cerrito. Av. Avellaneda 1140 - Tandil - Tel. (0249) 442-3641. Servicio de diseño de paisajes, Construcción de áreas verdes, plantaciones, movimientos de suelo, iluminación y riego.



La pirotecnia: ese enemigo ruidoso de los niños con autismo

El Cofolp advirtió sobre las consecuencias del uso de fuegos artificiales que afecta a pacientes con TEA. Familias que sufren juntos con sus hijos mientra otros "festejan" a puro ruido.

El uso de la pirotecnia tiene cada vez más contraindicaciones. Y el impacto más doloroso y triste recae sobre las personas con autismo, especialmente en niños. Son ellos quienes en épocas festivas como las celebraciones de navidad o Año Nuevo padecen los efectos de los artículos de explosión y fuegos artificiales porque tienen un sistema auditivo con alta sensibilidad

Por eso, el Colegio de Fonoaudiólogos de La Plata (Cofolp), desde la Comisión del Lenguaje realizaron una advertencia, recomendaciones y sugerencias para las familias que puedan resultar afectadas y además, insistieron en la necesidad de reducir esta práctica en nuestra ciudad.

“Sabemos de casos puntuales de familias enteras, que para las fiestas de fin de año, no pueden disfrutar ni festejar al tener que contener a sus pequeños que entran en estado de pánico. Por eso es importante concientizar a la población para que todos podamos tener unas fiestas felices”, dijo Alejandra Morchón, presidente del Cofolp.


“La mayoría de las personas con trastorno del espectro autista (TEA) presentan dificultades de procesamiento sensorial, por eso pueden llegar a presentar alteraciones en los sistemas sensoriales ( procesamiento de estímulos visuales, táctiles, gustativos, olfativos, auditivos, propioceptivos y vestibulares); frente a estas dificultades de desorden sensorial responden a veces disruptivamente, percibiendo estos estímulos como algo realmente muy estresante y desorganizador”, explicó la especialista Giselle Prado, consultada para esta nota por las autoridades de la Comisión del Lenguaje del Cofolp.

“El el sonido de una ambulancia, la música fuerte en un ambiente, los ruidos ocasionados por cohetes, entre otros provoca reacciones en estos pacientes:  desde taparse los oídos o manifestar oralmente su molestia hasta llegar a presentar un malestar tan importante que les impida permanecer en el espacio y hasta a veces llegar a autolesionarse por no poder autoregularse”, agregó la fonoaudióloga.

Por otra parte, Agustuna Richuisa, también especializada en estos tratamientos explicó que “los niños con TEA presentan en su gran mayoría una hipersensibilidad auditiva, esto se ve reflejado en la vida diaria en una percepción de sonidos que para nosotros pasan desapercibidos y para ellos pueden resultar altamente perturbadores (secadores de pelo, licuadoras, sirenas, trenes a distancia). Incluso presentan una alta dificultad en realizar figura-fondo con dichos sonidos, es decir, no pueden inhibirlos sino que quedan en el foco de sus percepciones auditivas inhibiendo otro tipo de estímulo más cercano e inmediato. Por citar un ejemplo, si perciben estos sonidos como altamente perturbadores y en forma de figura, la palabra hablada queda en el plano de un fondo que perturba aún más y no logra calmar”, agregó Richiusa. Además Richiusa agrego: “Es importante como Fonoaudiólogos alertar a la sociedad de otras formas más respetuosas de festejo considerando q los últimos datos hablan de una prevalencia superior a 1 cada 68 niños con TEA"

Gisele Prado, licenciada en fonoaudiología aclaró además que “las rutinas diarias en tiempos de celebraciones suelen modificarse, y esto puede provocar a su vez dificultades de adaptación en personas con TEA que requieren cierta anticipación para poder flexibilizar y responder a estas situaciones que se acontecen, ya que solemos compartir espacio con más cantidad de personas, el movimiento de la casa es diferente, los alimentos son otros, el ruido, los tiempos, las luces, la música”.

No obstante aseguraron que las personas con TEA pueden participar activamente de las fiestas y lo hacen mucho mejor cuando se los ayuda a través de la observación de una historia social (que es una especie de cuento formulado a base de fotos reales o imágenes figurativas en relación al tema puntual), el uso de una agenda visual (con palabras o con pictogramas); y es así que  se les anticipa entonces cuales van a hacer los cambios que va a percibir en la casa, o si va  a tener que viajar, en que fechas, que horarios cambiarán. “Y sobre todo también trabajamos sobre aquello que les puede generar un estado de desorganización como puede ser la exposición a fuertes ruidos explosivos”, concluyó Prado.

Actualmente se está tomando cada vez más conciencia acerca de lo perjudicial que es el uso de ella tanto para personas con tea como también para el hábitat natural, y a través de campañas, muchas de ellas impulsadas por familiares de personas con TEA, se convoca a disminuir y en lo posible evitar su uso, conversando con la comunidad para que pueda tomar conciencia del daño que causa más allá de los accidentes por su mala manipulación.

“El rol del fonoaudiólogo es acompañar a las familias y trabajar interdisciplinariamente con terapistas ocupacionales, psicólogos, entre otras disciplinas; para que la persona que presenta TEA pueda participar activamente de todas las actividades que desee y lo haga lo más placenteramente posible”, agregó la profesional.

“Abogamos por supuesto y acompañamos todos los impulsos para que haya reglamentaciones (que ya están en proceso) que prohíban su uso a fines de acompañar a las personas que perciben esta situación como algo totalmente estresante, desorganizante, angustiante, y no solo afecta a la persona en sí sino también a su familia que muchas veces no sabe como sostener o como ayudar al que lo padece” dijeron desde el Colegio de Fonoaudiólogos.

En la provincia hay 35 municipios que a través de ordenanzas prohibieron en uso y comercialización de elementos de pirotecnia. En las últimas horas se conoció también un informe de una asociación que reúne a padres de niños autistas. “La pirotecnia causa gritos, desesperación y alteración en las personas con TEA” afirman en la página de la Asociación Argentina de Padres Autistas y explican en detalle las complicaciones que lo que para muchos es un festejo les provocan.

Tags

Vivero El Cerrito. Av. Avellaneda 1140 - Tandil - Tel. (0249) 442-3641. Servicio de diseño de paisajes, Construcción de áreas verdes, plantaciones, movimientos de suelo, iluminación y riego.

Comentarios

Notas relacionadas