Sábado 15 de Dic de 2018 | 11:6 |
Una empresa de OSDE - Binaria Seguros, Seguro de vida, Seguro con ahorro, Seguro Empresas

Belén Blois - Estudio Inmobiliario - Constitución 651 - Tandil - Tel.: 249 468 1897



Martín Arce no recuerda su colapso cardíaco en plena media maratón

RECUPERADO $datos[

Se trata del tandilense que el 26 de agosto pasada, corría la Media Maratón de Buenos Aires y sufrió un episodio cardíaco que lo tuvo al borde de la muerte. Recuperado desde el punto de vista físico, lo ocurrido le dejó secuelas y asegura que no recuerda nada de aquel día.

En declaraciones al diario La Nación, Pedro Martín Arce dijo que “Yo era de los que decían que correr era una locura. Pensaba ¿para qué corren?”, sin imaginarse nunca que la actividad lo apasionaría y lo llevaría a participar de varias pruebas atléticas, hasta la del 26 de agosto, en la Capital federal.

Poco más de tres meses después, ya piensa volver a correr, aunque su pasión “en realidad es el fútbol", dice.

El episodio cardíaco que casi le cuesta la vida sucedió casi al finalizar la carrera. Aunque eso hay que contárselo a Martín, porque no recuerda nada. "Sé que estaba en Tandil, antes de correr, y ahora estoy de vuelta. En el medio, nada", detalla. En el medio, casi muere y estuvo internado en cuatro hospitales a lo largo de más de un mes.


Arce se desvaneció a menos de dos kilómetros de la llegada, cuando venía corriendo en plena forma.

Joaquín Podstavka fue el primero del equipo de salud del evento que lo asistió y le hizo las maniobras de resucitación. "Las ganas de vivir de Martín eran increíbles", recuerda. Lo trasladaron al Hospital Pirovano. Verónica García, su pareja desde hace 21 años, lo esperaba en la llegada, sin saber lo que había pasado.

"Cuando finalmente me informaron, me agarró un ataque -recuerda ella-. La zona era un caos de vehículos, no había forma de conseguir un taxi, así que me fui corriendo hasta el hospital".

Verónica también había participado de la media maratón; llegó al hospital desesperada por su pareja, aún con la medalla que le otorgan al terminar la competencia colgando del cuello y sintiéndose culpable por la situación.

"Yo le insistí para que empezara a correr", explica ella. Verónica comenzó a hacerlo en Tandil hace tres años, se entusiasmó con todos los beneficios de la actividad y convenció a Martín. "Nunca me gustó correr, pero lo hacía para jugar al fútbol -reconoce Arce-. Pero ella me insistió y me terminó ayudando mucho: bajé 20 kilos y en la cancha me sentía estupendo".

En la cama del Hospital Pirovano, la realidad era muy diferente. "Estaba todo entubado", relata Verónica. "Fue terrible verlo así. Por suerte me acompañaba Marcos, nuestro entrenador, que se hizo cargo de hablar con los médicos; a mí me hablaban y me era imposible entender qué decían", agrega.

Le informaron que esa misma tarde lo derivaban al Hospital Fernández. Unas horas después estaba en una cama nueva y ya habían llegado los padres y los cuatro hermanos desde Tandil. En el Fernández intentaron colocarle un stent, pero fue imposible; tenía una de las arterias coronarias totalmente tapada, calcificada, y allí estaba el problema que había desencadenado todo.

"Ni con rayos lograron desbloquear la obstrucción", relata Verónica. Martín asiente, como un espectador al que le van contando lo que le sucedió; parece ver su experiencia desde afuera.

Los médicos descubrieron que Arce había tenido un episodio cardíaco más de un año antes y no había sido bien diagnosticado. Una arteria coronaria se le había tapado, tuvo un pequeño infarto y su cuerpo generó ramas colaterales para abastecer el corazón, pero era solo un parche que duró hasta la competencia. Para prevenir futuros accidentes, le colocaron un desfibrilador, que debe controlar cada seis meses y deberá cambiar dentro de ocho años. Continuó internado durante dos semanas y luego fue trasladado al Sanatorio Sagrado Corazón, donde estuvo dos semanas más.

Al fin, el 21 de septiembre, Arce volvió a su Tandil natal. Aunque a otra internación más, que sería la cuarta y última, en la Clínica Chacabuco; allí estuvo seis días y luego regresó a su casa junto a Verónica y sus dos hijos, Benjamín (8) y Francisco (6).

"Es realmente sorprendente el apoyo que tuvimos. Desde los que nos enviaban plata a Buenos Aires para ayudarnos con la estadía hasta los que nos contaban que desde Salta rezaban por mí", comenta Arce.

La secuela en la que está trabajando Martín para recuperarse del todo es la pérdida de memoria de corto plazo. Para eso, se encuentra con una psicopedagoga una vez por semana.

Más allá de cualquier lapsus, hay algo que nunca olvida. "Nosotros jugamos al fútbol los sábados", indica, en referencia a su equipo de compañeros de trabajo, con los que se conoce desde hace años. "Faltan tres meses para que me dejen jugar, pero igual voy a verlos todos los partidos. Esa es mi pasión: quiero volver a correr, detrás de la pelota", se entusiasma el “runner que escapó de la muerte”.

Fuente: Ezequiel Brahim para La Nación

Tags

Belén Blois - Estudio Inmobiliario - Constitución 651 - Tandil - Tel.: 249 468 1897

Comentarios

Notas relacionadas