Lunes 19 de Nov de 2018 | 22:0 |
OSDE es la obra social y prepaga que ofrece el más completo servicio de salud

Belén Blois - Estudio Inmobiliario - Constitución 651 - Tandil - Tel.: 249 468 1897



“Hay todo un cambio de paradigma sobre la idea que tenemos de las personas mayores”

TERCERA EDAD

El Dr. Diego Berardini estuvo en Tandil en el marco del Tercer Congreso de gerontología que se desarrolló en nuestra ciudad y en una extensa charla con ABCHoy, abordó algunas cuestiones relativas a los cambios que se evidencian en ese sector erario, con personas de mayor vitalidad y una expectativa de vida en crecimiento.

Diego Bernardini calificó al evento como muy interesante y se mostró “agradecido por la convocatoria, es el segundo año que vengo acá y este es el tercer congreso que se hace”.

Sostuvo que “es un encuentro muy interesante por varias cosas: primero porque está armado por gente local, por personas que trabajan en estos temas; y por otro lado porque es una de las pocas ciudades del interior del país que tienen un evento específico de este tema, que hoy sabemos que, por las tendencias y las proyecciones, cada vez va a haber más personas mayores. Eso es claro. Es el grupo de la población que más está creciendo”.

El licenciado explicó que “en el interior de la provincia de Buenos Aires, en términos de números, es el mayor distrito digamos político y territorial, con personas mayores y lo relevante de todo esto, es que las personas mayores están cambiando un poco el paradigma de cómo se las ve históricamente. O sea, que haya más personas mayores no significa que haya más enfermos, que haya más gente pasiva, las personas mayores viven diferente y son protagonistas desde varias perspectivas. Está cambiando bastante el escenario y la idea que nosotros tenemos sobre lo que será un viejo o una vieja”.


 

“MÁS DE 5.500 PERSONAS MAYORES DE CIEN AÑOS”

“Hoy, formalmente, nos jubilamos a los 65 0 60 años y una persona de esa edad está en su plenitud. Esto hay que verlo. Entonces yo creo que este nuevo siglo tiene que hacernos cambiar de viejos paradigmas a nuevos paradigmas, y uno de esos, es entender que las personas mayores no solo viven más, sino que viven mejor. Más activas, más saludables, más incluidas en la sociedad, con más participación civil, están decidiendo separarse de su compañero toda la vida y volver a enamorarse; están decidiendo empezar proyectos nuevos, que pueden ser laborales, que pueden ser de estudios. Por ejemplo, los programas educativos del adulto mayor a nivel universitario, son iniciativas impresionantes, que reúnen 1500 0 2000 personas mayores que van a capacitarse, personas que de repente dicen ‘sí, yo quiero ser abuelo, pero quiero ser abuelo tres horas por día, no me traigas a tu hijo las 24 horas’. Y eso es respetable. Personas que deciden seguir ejerciendo su sexualidad hasta entrados los 85, los 90 años. Entonces todo eso está cambiando mucho y va a seguir cambiando”, reflexionó el especialista.

Detalló que “hoy en Argentina, según datos del PAMI, el grupo de población que más va a crecer es el grupo de los de las personas de 85 y 100 años. En el país hoy tenés más de 5.500 personas de 100 años. En la zona de Mar del Plata tenes cien personas de más de 100 años y la misma Mar del Plata es el núcleo urbano con mayor grado de envejecimiento. Una de cada cuatro personas, tiene más de 60 años. Entonces yo creo que muchas veces no estamos considerando el cambio demográfico. Hoy la realidad es que la gente cada vez tienen menos hijos y cada vez hay más personas mayores y la realidad es que van a cambiar nuestras reglas de juego”.

“Muchas veces es un tiempo que para ellos vuelve a ser de reconexión con cuestiones pendientes. Yo en Mar del Plata tengo un estudiante de 65 años que un día me dijo ‘yo fui hasta quinto año de medicina en La Plata y por determinadas cosas de la vida tuve que dejarla’ y ahora se reenganchó y hoy lo tengo de estudiante. Entonces estas son cosas, son muy interesantes porque de alguna manera nos están poniendo una óptica que tiene que ver con derechos, ¿Por qué una persona a determinada edad, pasa a ser un ser obsoleto a nivel social, porque no se visibiliza? Eso tiene que ver con los Derechos Humanos y la edad no tiene que ser un factor que nos haga perder derechos. El derecho a manejar nuestro tiempo, a trabajar en lo que queramos, a la sexualidad, a ejercer nuestra participación social y esa visión de derechos a mí me parece que es muy interesante porque si uno se pone a pensar como quisiera ser tratado el día de mañana, diría ‘que me dejen hacer mi vida, no importa la edad que tenga’”.

 

 

CAPACITAR A LAS FAMILIAS

Consultado sobre el aspecto de los cambios en los cuidados de los mayores que estos nuevos paradigmas imponen, Bernardini indicó que “es el aspecto menos positivo de toda esta nueva longevidad que estamos viviendo. Eso pasa básicamente porque, si bien hay cada vez más personas mayores, empiezan a haber más problemas relacionados a eso y que traduce el cuidado, en dependencia. Hoy, países como el nuestro, como México, Chile, Uruguay, son países donde todavía el Estado no tiene una estructura como por ejemplo tienen los países de Europa. Entonces, ocurre que esa capacidad de cuidado recae fundamentalmente en la familia; y dentro la familia, recae fundamentalmente en las mujeres. Entonces, vos tenés que, por ejemplo, en nuestros países, el 70 u 80 por ciento de las cuidadoras, son mujeres. Son familiares primarios. Es un trabajo que no se reconoce con dinero. Hay otros países donde a la mujer, cuando se comprueba que está cuidando, el Estado la compensa con dinero o le dice ‘bueno, mire, le vamos a dar un asistente para que usted pueda tener un corte tres veces por semana y se vaya cuatro horas a hacer lo que quiera’, porque el tema del cuidado tiene dos frentes que son muy importantes: primero, el paciente propiamente dicho y el otro, es el cuidador. Hay que cuidar al cuidador, porque cuando el cuidador se satura, entra en el síndrome del quemado el ‘burnout’ que se le llama y se presentan situaciones de abuso y maltrato. Este es un desafío frente a las personas mayores, porque el abuso y el maltrato tienen, entre varias características, dos que son importantes: la primera es que se da dentro de una relación de confianza; y la otra es que el maltrato no pasa siempre por un golpe; puede ser una palabra, un abuso financiero, un abuso sexual, un abuso psicológico. Es algo que preocupa mucho y la capacidad de cuidado yo te diría que para los sistemas y servicios de salud, tienen ese desafío por delante”.

Y amplió: “las personas que están institucionalizadas en hogares o en asilos, apenas llegan al 3%. El resto de los viejos los tenemos en nuestras propias casas. Entonces, si vos no preparás a la familia para saber qué tiene que hacer, cómo manejarse, darle pautas para que sepan gestionar la situación, van a haber consecuencias que son bravas”.

“Siempre digo que esta es una situación donde uno dice ‘el futuro ya llegó’. ‘Ya está acá’. En lo único que va a cambiar de acá hacia delante, es que cada vez va a ver más. Y cada vez se necesita, no sólo resolver una situación puntual de salud o de cuidado médico del paciente, sino que el gran desafío para el cual muchas veces los profesionales no estamos preparados, es para gestionar las familias. Es decir, para decirle a un hijo o hija, ‘mire usted lo quiere mucho, pero no puede estar las 24 horas con el señor, porque dentro de dos semanas la tengo que internar a usted’. Entonces yo tengo que saber cuántos hijos tiene, con cuántos puedo contar, porque hay gente que dice ‘no, conmigo no cuenten, yo solamente paso dinero’, otros no pasan ni dinero; y otros quieren estar las 24 horas. Pero los dos juntos, 24 horas no pueden estar. Toda esa gestión es parte del escenario que hoy estamos viviendo. Es muy complejo y yo creo que cualquiera que haya cuidado un padre, una madre, un abuelo, sabe de lo que estamos hablando”.

 

ACTIVIDAD, DIETA, SOCIALIZAR

El doctor Bernardini explicó, en otro tramo que “esta nueva longevidad se construye y te diría que se construye desde la infancia. Lo que pasa es que hasta una determinada edad nos pensamos que somos inmortales y en determinado momento nos cae la ficha y vemos que no es así hay. Creo que hay un punto que es muy interesante, que es lo que yo llamo la ‘segunda mitad’, que también fue descrita como ‘la crisis de la mediana edad’ desde el punto de vista psicológico. Pero la ‘segunda mitad’ es muy interesante porque si vos te fijas, ahora todo el mundo dice ‘vamos a vivir 120 o 110 años’ y esto hay que tomarlo con pinzas, porque ¿De qué te sirve vivir 120 años si vas a estar internado, perdido en la vida? Pero sin embargo, cuando uno llega a los 50, tomas conciencia de varias cosas que tienen que ver con que hay una finitud, que hay un horizonte, con que ya experimentaste, ya tuviste pérdidas, ya entendés que muchas veces la satisfacción de vida no pasa simplemente por un tema económico, esas son cosas que se plantean; y después, que hoy sabemos con la fuerza de la evidencia de los estudios científicos que hay cosas que son muy importantes, como la actividad física, que correlaciona directamente con la longevidad, pero además con calidad de vida. Esto significa que acorta el tiempo de dependencia hacia un tercero. Otra es la dieta: hay evidencia de que por ejemplo, en el caso de la dieta mediterránea, hay cuestiones que se vinculan con disminución de enfermedades cardiovasculares. Y otro aspecto muy importante, que ahora empezó a cobrar mucho valor, son los contactos sociales. Los humanos somos seres sociales y hoy sabemos que las personas que tienen mayor cantidad de contactos sociales, viven más. Pero hay que diferenciar un par de cuestiones, lo que es la soledad, de la soledad indeseada. Aquellas personas que siempre fueron solitarias y lo llevan bien, no tienen problemas; el punto es cuando te toca una situación de soledad indeseada, cuando enviudas, cuando se te va la familia, cuando se te van los hijos… Ese caso de soledad indeseada es el que entre comillas ‘acorta la vida’ pues hoy sabemos que una persona que está integrada vive más”.

“También es muy importante tener en este momento un acceso a un servicio de salud y particularmente a un profesional o un grupo de profesionales que entiendan dos cosas: que un viejo no es un chico con más años o sea que un viejo o una vieja es una especie nueva en este zoológico de la sociedad, pues cada vez empieza a haber más; y la otra es la importancia de la continuidad, o sea, entender a esas personas no solo integralmente como una persona, sino la capacidad de seguimiento, de poder decir ‘a este señor lo conozco, conocí a sus hijos, conocí a sus padres y conozco el barrio’. Entonces vos ahí ya tenés una visión de un ecosistema diferente. Eso hoy se esta perdiendo y eso en el caso las personas mayores es fundamental”.

 

NUEVAS TECNOLOGÍAS

“Las nuevas tecnologías son un tema que van a estar ahí presentes desde varios aspectos. El primero, es el cuidado de asistencia, que esto presenta también un dilema porque por ejemplo, una experiencia que se está haciendo es, para la persona que vive sola, poner cámaras en la casa y yo como hijo o nieto controlo y veo cómo está, pero estoy invadiendo la vida y la intimidad. Sobre todo, porque hoy sabemos que los accidentes domésticos suelen producirse en el baño y en la cocina y de repente, ese señor se está bañando y yo lo estoy mirando. Esto está planteando nuevas cosas, pero hay cuestiones vinculadas, fundamentalmente, a detectar signos de alarma, a ayudar a lo que se llama el cumplimiento terapéutico, o sea que el señor tomé la pastilla de las 8, de las 10, de las 5 de la tarde y la de la noche y no se olvide y no se confunda. Entonces, ya hay aparatos o sistemas que detectan esto. Hay sistemas que se están probando, por ejemplo, para que si se detecta que ese señor pasó de una posición vertical a una horizontal, porque se cayó y quedó tirado ahí y no se puede levantar, recibir una alarma. Para pacientes que tienen deterioro cognitivo y que todavía no están con necesidad de estar institucionalizados, se están probando aparatos con GPS y si la persona se va y se pierde, se lo puede ubicar. Todo eso se está empezando a ver cada vez más fuerte y acá hay una salvedad también que es importante: supuestamente a mayor edad, hay menor presencia de tecnologías nuevas, pero esto es ahora. En 15 años cambia, porque en 15 años los señores que van a tener 80 años, son los que hoy tienen 65 y que ya están integrados. Es muy importante considerar lo que es el viejo de hoy, donde también es muy diferente el de 70, el de 80, el de 90, el de 90 para arriba. Son especies diferentes y esto está bueno porque por proyección, nosotros vamos a llegar a eso y tenemos que ir pensando un poco como queremos ese futuro”, concluyó.

Vivero El Cerrito. Av. Avellaneda 1140 - Tandil - Tel. (0249) 442-3641. Servicio de diseño de paisajes, Construcción de áreas verdes, plantaciones, movimientos de suelo, iluminación y riego.

Comentarios