Martes 16 de Oct de 2018 | 13:4 |
Una empresa de OSDE - Binaria Seguros, Seguro de vida, Seguro con ahorro, Seguro Empresas

Vivero El Cerrito. Av. Avellaneda 1140 - Tandil - Tel. (0249) 442-3641. Servicio de diseño de paisajes, Construcción de áreas verdes, plantaciones, movimientos de suelo, iluminación y riego.



“Lo único que queremos es que Renault no nos dé la espalda, que no nos deje en la calle”

ENTREVISTAS

Es un Octubre difícil para mucha gente. Pero en particular, hay alrededor de 160 familias que transitan el mes con la intranquilidad propia de no saber qué será de ellos en noviembre, si acaso la filial local de la multinacional francesa, decide bajar la persiana de Metalúrgica Tandil, ese pedazo de historia tandilense, que parece agonizar eternamente.

Por Mariano López Guerrero
(marianolopezguerrero@gmail.com)

 

La convocatoria a los trabajadores de Metalúrgica Tandil fue abierta, porque el objetivo era escucharlos, preguntarles, darles el espacio para decir lo que seguramente tienen atravesado en la garganta frente al sombrío panorama que, les dicen, se cierne sobre la planta que les da trabajo.


Los que aceptaron la entrevista fueron Gustavo Corthondo y Marcos Cabrera, alarmados por el futuro de su fuente laboral y porque, fundamentalmente, buscan que la comunidad los apoye en la marcha que anunciaron para el próximo martes 16, desde las 18, que partirá desde calle Figueroa, en la puerta de MT, hasta el Municipio.

-¿Cómo están viviendo este que es un momento tan complicado para ustedes?

-Gustavo Corthondo: Estamos con mucha incertidumbre, angustia... Realmente no sabemos para dónde disparar… Renault no nos da la información que nos tiene que brindar sobre sí seguimos, no seguimos, qué rumbo tomar…

-¿Se imaginaban este punto límite? ¿Lo vieron venir?

-G.C.: Sí. Sí, porque de a poco se fue yendo la cartera de clientes, hasta que en un momento quedó Scania solamente. Y bueno, ahora dijeron “Scania no va más”.

 

Marcos Cabrera tiene 24 años. Trabaja para una contratista exclusiva de Metalúrgica Tandil, se dedica a la parte del mantenimiento general y vive con miedo y preocupación lo que vendrá.

-Marcos Cabrera: Nosotros dependemos de ellos. Y tampoco sabemos nada, no nos dicen nada y tenemos que esperar. Nosotros queremos laburar y por eso vamos a hacer la marcha, para defender las fuentes de trabajo y no queremos quedar en la calle.

-Cuando se les dijo que se los suspendía un mes, ¿Cómo lo tomaron?

-G.C.: Y…, lo tomamos un poco mal. Si bien sabíamos que íbamos a tener poco trabajo, no sabíamos que íbamos a estar todo un mes sin trabajar…

-M.C.: Yo, desde que estoy, es la primera vez que pasa una situación así.

 

Sabemos como está el país, que viene todo complicado y no queremos ser una empresa más que se cierra.

 

-Gustavo, si tenés que comparar la Metalúrgica Tandil a la que entraste hace 14 años, con la de hoy, ¿Qué dirías?

Gustavo, tiene 34 años e ingresó a MT en 2004. Es decir, hace 14 años. Es uno de los operarios del sector Hornos y ha vivido vaivenes de todo tipo en la emblemática planta de fundición.

-G.C.: Es calamitoso. Me duele decirlo, pero es calamitoso. Cuando yo ingresé había mucho trabajo, había más compañerismo, todo… Ahora se dejó venir todo muy abajo, no hay inversiones, no hay nada… Prácticamente las máquinas que tenemos son obsoletas.

En 2004 se trabajaba con tres turnos. Todo el día. Así fue hasta el 2010 más o menos. Después pasamos a dos turnos, pero extendíamos el turno tarde hasta la 1 de la mañana, pero siempre con buen trabajo.

-Me sorprende que me marques esto del compañerismo. ¿También las relaciones personales se deterioraron?

-G.C.: Sí. Se han ido desgastando. Por los problemas que tenemos ahí adentro, problemas gremiales, de todo.

-Siempre se apuntó fuerte contra los administradores de la empresa. ¿Ustedes coinciden con que son los grandes responsables de esta debacle?

-G.C.: Y sí. Pero el gerente que está ahora, creemos que está haciendo las cosas bien. Pero no lo acompañan de más arriba, de Renault. Pero los gerentes anteriores, hicieron un desastre.

-¿Cómo notás que el gerente está pateando en contra?

-G.C.: Y…, va un jefe a pedir algo que falta y no lo conseguís. La respuesta siempre es no, que no se puede.

-¿Para los contratados el panorama es similar, Marcos?

-M.C.: Nosotros hacemos mantenimiento mecánico y de electricidad. Si MT para, nosotros paramos. Dependemos de ellos.

 

-G.C.: Somos 160 familias en total, que estamos dependiendo que Renault nos traiga las piezas que no nos quiere traer. Y si no nos traen las piezas, los 160 quedamos a fuera.

-M.C.: Que traigan una solución como para poder seguir trabajando.

-G.C.: O sea, no pedimos nada raro. Le pedimos a Renault que nos de trabajo. Nada más.

-¿Qué esperan de la marcha del 16?

-G.C.: Primero, que la gente nos acompañe. Que no vamos a pedir nada más que trabajo. Y que Renault no nos de la espalda y no nos deje en la calle.

-Porque la convocatoria no apunta tanto al tema de la suspensión, sino que ustedes hablan de “No al Cierre”...

-G.C.: Y…, nosotros vemos que se viene el cierre.

-M.C.: Es el miedo que tenemos todos los compañeros, porque quedamos en la calle. Sabemos como está el país, que viene todo complicado y no queremos ser una empresa más que se cierra.

 

Alguien del Municipio dijo que hagamos una cooperativa. Eso nos cayó mal, porque de semejante fábrica, hacer una cooperativa, no vamos a poder.

 

-¿Ustedes creen que después de octubre les anuncian el cierre?

-G.C.: Sí. La verdad que sí. Ahora, entre el 20 y el 25, Romano y los delegados tienen una reunión en Buenos Aires y ahí se va a saber el desenlace final que tendremos. Si se cierra o seguimos.

 

SEGURIDAD E HIGIENE

Metalúrgica Tandil y sus crisis, no son algo nuevo. Desde hace varios años, la planta que fue icono de la industria metalmecánica de la ciudad, se debate entre despidos, suspensiones, cruces entre la UOM y los distintos gerentes, la supuesta desidia de Renault y, el doloroso y dramático episodio de enero de 2014, cuando fallecieron tres trabajadores en plena tarea, en el que se cuestionó las condiciones en las que desarrollaban su trabajo, los empleados de la planta.

-Hace tiempo que se cuestiona también a Metalúrgica en materia de seguridad e higiene. ¿En eso también se ha empeorado?

-G.C.: No. El tema seguridad, fue bastante para adelante. Se solucionó bastante. Para lo que veníamos, se avanzó mucho.

-¿Se invirtió?

-G.C.: Sí. Sí. Yo estoy en el sector Hornos y tenemos ropa ignífuga, todo lo que es necesario para manejar los hornos.

-¿Eso cambió a partir de la tragedia de los chicos en 2014?

-G.C.: Sí.

-¿Cómo vivieron aquellos días?

-G.C.: Fue muy angustiante. En lo personal, te digo la verdad, en esos momentos no quería volver, porque uno de los chicos que falleció, me estaba reemplazando a mí. Yo había tenido un accidente y…

-¿¡Vos tenías que estar ahí!?

-G.C.: Yo tenía que estar ahí… Unos días antes había tenido una fractura en una mano y estaba operado. Pero estoy seguro que en ese lugar, tendría que haber estado yo. Así que, en lo personal, fue terrible.

-Y pensaste en dejar…

-G.C.: Sí. Pensé en dejar.

-¿En esos días si se laburaba en malas condiciones de seguridad?

-G.C.: Mirá… El tema del horno ese…, me quiero limitar a hablar de eso.

-Bueno, pero en líneas generales, si ves que no hay inversión en cuestiones de seguridad, te empezás a dar cuenta que la empresa está yendo para atrás, ¿No?

-G.C.: Hoy se labura más seguro. Y seguimos haciendo el trabajo habitual.

 

Somos 160 familias en total, que estamos dependiendo que Renault nos traiga las piezas que no nos quiere traer. Y si no nos traen las piezas, los 160 quedamos a fuera.

 

 

COOPERATIVA, NO

-¿Qué va a pasar si MT cierra como ustedes temen?

-G.C.: No sabemos. La verdad que por parte de Romano y los delegados, se están moviendo mucho por el tema. Creo que es para destacar eso. Nos están acompañando y nos dicen la realidad de cómo viene el tema. Está complicado el panorama y ahora ya no dependemos de nosotros, dependemos de Renault. Yo no sé hacer otra cosa que trabajar en la fundición. Buscaré otro trabajo. Pero en general, yo pienso que otras empresas del rubro están igual o peor que nosotros.

-M.C.: Yo estoy terminando el secundario y tendré que salir a buscar lo que sea. Anteriormente estuve en otra fábrica y también de peón de albañil, hasta que pude conseguir en la empresa que estoy ahora. Pero tendré que salir a buscar laburo urgente.

-¿El gerente les habló?

-G.C.: No. Lo que sabemos, lo sabemos por la UOM.

-¿Y desde el sector político?

-G.C.: Recién ahora es como que el Municipio se está moviendo y está interesado en nuestro problema y nos apoya. Pero hubo alguien de ahí adentro que dijo que hagamos una cooperativa...

-¿Del Municipio?

-G.C.: Sí, del Municipio. No recuerdo el nombre ahora. Pero eso nos cayó mal. Porque hacer de semejante fábrica una cooperativa…, no lo vamos a poder hacer.

-¿No ven posible experiencias como la de Ronicevi o Impopar para Metalúrgica?

-G.C.: No. La verdad que no. Ahí, Renault tiene que llevar inversiones. Así como tiene el poder de suspendernos si estamos sin trabajo, tiene el poder de invertir lo que tiene que invertir en la planta.

-¿Por qué crees que Renault quiere dejar caer semejante planta?

-G.C.: Porque ya no le interesa Metalúrgica Tandil. Se la quiere sacar de encima. Entonces de a poquito la fue matando, porque no la quiere más. Eso porque supuestamente damos pérdida nosotros.

-¿Y es verdad eso?

-G.C.: Y sí, porque hay mucha desinversión y mucho desinterés de parte de ellos. Pero invirtiendo un poco, se mejora enseguida.

-¿Creen que puede ser un poco tardía esta reacción de ustedes, de marchar, de salir a los medios…?

-G.C.: Puede ser… Todo puede ser. Pero creo que si nos quedamos quietos ahora, definitivamente se cierra. La idea de la marcha es para que reflejar un poco la situación en que estamos.

 

“Cuando yo ingresé había mucho trabajo, había más compañerismo, todo… Ahora se dejó venir todo muy abajo, no hay inversiones, no hay nada…”

 

-¿Y piensan que se puede torcer esa decisión, si es que Renault ya la tomó?

-G.C.: Sí. Yo creo que sí.

-M.C.: Además, dicen que el mes de agosto fue muy bueno. No hubo tanta pérdida. Tal vez se los pueda convencer con eso y llegar a invertir un poco más y salir adelante.

 

-Ese dato de que se pasó de 115 clientes a solo 1, ¿Es correcto?

-G.C.: Sí. Desde principios de año, nos quedamos solo con Scania, hasta septiembre. Esta caída de los clientes viene de los últimos cinco o seis años, en que de a poco se fueron yendo, porque al no haber inversión, no podemos cumplir con los pedidos. Entonces, los clientes se van, buscan otros mercados.

-¿La razón de la merma de clientes es esa: MT no cumplía con los pedidos?

-G.C.: Claro. Vos para cumplir en tiempo y forma, tenes que trabajar con tres turnos o con dos. La empresa decidió trabajar con un solo turno y no llegas a producir todos los pedidos que tenés. La empresa, desde el punto de vista técnico, está mal. La maquinaria que tenemos es atrasada y en eso pedimos un poco de inversión, para mejorar la calidad de las piezas y poder competir.

-Si bien es un mes horrible para ustedes, el arreglo durante la suspensión fue, digamos, “bueno”, ¿No?

-G.C.: Sí. Por suerte a los chicos que estaban contratados, se les cortaba en septiembre y se les renovó por octubre. Y conseguimos el 80% del sueldo cuando lo habitual es que te paguen el 60%. Eso fue gracias al trabajo y la pelea que dio la UOM.

Finalmente, ambos dijeron esperar que “la gente nos acompañe el 16. A las 18 horas salimos de la puerta de Metalúrgica hasta el Municipio, de forma pacífica, para hacer visible lo que estamos pasando nosotros. Le pedimos disculpas a la gente por las molestias que podemos ocasionar con la marcha, porque es jodido ir cortando la calle, pero es para pedir trabajo y que no se cierre la empresa”.

Belén Blois - Estudio Inmobiliario - Constitución 651 - Tandil - Tel.: 249 468 1897

Comentarios