Jueves 20 de Sept de 2018 | 19:43 |
Una empresa de OSDE - Binaria Seguros, Seguro de vida, Seguro con ahorro, Seguro Empresas

Belén Blois - Estudio Inmobiliario - Constitución 651 - Tandil - Tel.: 249 468 1897



La imperiosa necesidad de creer en cualquier cosa

ESCRIBE JUAN M. FLORIT $datos[

La Idea de escribir este artículo surge, básicamente, en función de la asombrosa cantidad de gente que opta por realizar "terapias" sin sustento científico que las respalde.

Por Juan Martin Florit. Lic. en Psicología.

La Idea de escribir este artículo surge, básicamente, en función de la asombrosa cantidad de gente que opta por realizar "terapias" sin sustento científico que las respalde.

Es relevante, para la cuestión, distinguir las practicas pseudocientíficas de prácticas iatrogénicas y, también, de las científicas:


El juramento hipocrático sentencia "primum non nocere" que se traduce como "lo primero es no hacer daño"  y de esto se trata la cuestión.

Cuando hablamos de pseudociencias nos referimos, necesariamente, a creencias, teorías o ideas sin sustento científico, estas pueden ser iatrogénicas (generan malestar o patología) o no, es decir, no todas las practicas pseudocientificas generan malestar o son peligrosas. La inmensa mayoría de las practicas pseudocientificas son inocuas, es decir no son terapéuticas y no producen nada en el sujeto, salvo algún efecto sugestivo momentáneo o placebo. Algunas de estas prácticas como la terapia de regresión a vidas pasadas o las constelaciones familiares son peligrosas y deben ser denunciadas ya que implican un delito por ser iatrogénicas y muy peligrosas en ciertos cuadros clínicos  como los trastornos limítrofe, esquizoide o ezquizotipico. Tampoco están acreditadas por ninguna Facultad, ya sea en una carrera de grado o postgrado

Las pseudociencias pueden ser muy seductoras e interesantes y tener  un tratamiento "científico" de sus procedimientos y nombres, por  ejemplo,  la  numerología  y  la  astrología  hacen  uso  de  correlaciones  y  cálculos  matemáticos, y razonamientos lógicos, que son herramientas científicas. Lo que falla es que los  postulados  de  donde  parten  estas  deducciones  son  irracionales,  dogmáticos y espurios,  no  se produce un estudio crítico para contrastarlos a través de sus consecuencias con la realidad (investigación). Tampoco establecen investigaciones ni desarrollan protocolos detallados de las mismas para que otras personas las puedan verificar.

La ciencia que estudia la producción de conocimiento, que es la Epistemología, nos dicta los métodos y procesos que nos permiten producir conocimiento valido y de esta forma delimita lo que es ciencia de lo que es charlataneria pseudocientifica. Nos garantiza los procedimientos lógicos validos para obtener conclusiones  validas de sus premisas y las formas en las que debemos actuar y presentar los artículos de investigación para que cualquier científico (que disponga de los recursos) pueda reproducir los pasos de la investigación en cuestión.

Es decir, falta el control interno que da su poder inmenso a la ciencia, la facultad de poner a prueba una teoría (idea) con la realidad o desechar una teoría cuando no se ajusta a ella.

Las pseudociencias  pueden ser cultivadas por una gran variedad de personas, tanto los creyentes y los estafadores: los creyentes sinceros, que hacen a veces un esfuerzo comparable al de los científicos en su formación académica de grado o postgrado,  para  aprender  todos  los  recovecos  de  su  “ciencia”.  Son  gente profundamente equivocada, pero no son fraudulentos, no tienen intención de engañar. También están los (numerosos)  falsarios (estafadores),  que  no  creen  en  su  propio  trabajo,  y  usan  la  pseudociencia del NEWAGE  para obtener buenos dividendos a costa de los ingenuos creyentes que les pagan para saber su futuro, curarse de mal de amores o quitarse un “mal de ojo”, y por qué no, redirigirlo a quien los maldijo.

Reconociendo íntimamente la superioridad de la ciencia, estas personas suelen envolver su cháchara con terminología científica (energía, radiación, magnetismo, campos, vórtices, etc.) y aún entremezclar sus simplezas con verdadera información científica.

Algunas de estas "terapias" son inocuas o placebos, es decir no producen "nada bueno ni malo" y solo generan un tibio bienestar si quien se somete a estos tratamientos cree que ellos lo van a sanar o generar cualquier tipo de mejora. Este es el fenómeno llamado efecto placebo y/o sugestión.

Lo preocupante de realizar algunos de estos tratamientos es que, algunas personas, dejan los tratamientos de la ciencia tradicional para realizar estos ultimos, y en este punto resulta peligroso ya que algunos paciente mueren por falta de un tratamiento serio. Este es el caso del conocido fundador de APPLE Steven Jobs quien murió por tratar un cáncer con métodos "alternativos".

En el ámbito de la psicología las terapias de constelaciones familiares son particularmente peligrosas en los casos de trastornos limite, esquizoide o borderline, en los cuales el contacto con la realidad es escaso y estas terapias suelen empujar a estos pacientes al abismo de sus propios terrores.

Algunos ejemplos de prácticas pseudocientíficas son:

Numerología, Tarot o cualquier práctica derivada de la astrología, homeopatía, reiki, constelaciones familiares, terapias de regresión a vidas pasadas, Parapsicología, programación neurolingüística (PNL), grafología (no la forense) brujería, feng shui biomagnetismo, bioneuroemoción, biodescodificación o  flores de Bach y un largo etc.... El mejor criterio para distinguir los tratamientos validos de los pseudocientíficos es el aval de la formación de grado y post grado, ya que en ninguna universidad del país se dictan cursos de este tipo.

Entonces, la mayoría de estas prácticas son inocuas, por lo que no generan ningún tipo de bienestar ni malestar o padecimiento, y mucha gente (la inmensa mayoría) que las realiza no son estafadores sino simplemente inexpertos carentes de formacion, solo no saben que lo que están haciendo no sirve para nada.  Si usted está realizando alguna de estas terapias seguramente estará tirando su dinero, tiempo, salud y expectativas a la basura.

 

Juan Martin Florit. Lic. en Psicología.

  • Psicólogo clínico.(TCC-ACT- individual yTerapia Sistémica-Familiar)
  • Intervenciones institucionales en Conductas pro-sociales, prevención y tratamiento de Bullying.
  • Disertante.
  • Columnista del Diario ABChoy.
  • Consultas  Tel:      2494492136.    

Facebook:              www.facebook.com/actmindfulness/

Belén Blois - Estudio Inmobiliario - Constitución 651 - Tandil - Tel.: 249 468 1897

Comentarios