La Farándula que viene: Entre mantener la competitividad o recuperar el espíritu
Martes 14 de Agosto de 2018 | 2:56 |
OSDE es la obra social y prepaga que ofrece el más completo servicio de salud

Belén Blois - Estudio Inmobiliario - Constitución 651 - Tandil - Tel.: 249 468 1897



La Farándula que viene: Entre mantener la competitividad o recuperar el espíritu

ENTREVISTAS

La Farándula Estudiantil tendrá modificaciones en esta edición, a partir de lo ocurrido el año pasado, con el grave accidente que puso a un adolescente al borde la muerte. En el marco de una discusión en la que los jóvenes reclaman ser escuchados, ABCHoy convocó a algunos de ellos, justamente, para eso.

Por Mariano López Guerrero (marianolopezguerrero@gmail.com)

 

La tradicional celebración estudiantil vivió un punto de inflexión el año pasado, cuando el grave accidente que sufrió Tomás Chiuffo (fue atropellado por la carroza de su agrupación mientras se dirigían al desfile), obligó a alumnos, padres y autoridades a repensar el mundo que rodea a este evento, del que los mismos chicos aseguran, “mucha gente vive”.


Es por eso que a los anuncios de suspensión de la Farándula 2017 (después reconvertida en “expresión artística”), le siguió la certeza de que a partir de este año, el evento buscaría algunos cambios que le permitan recuperar el espíritu de celebración, esfuerzo y convivencia juvenil que, muchos creen, ha ido perdiendo.

Algunos de esos cambios aún están en análisis y es por eso que convocamos a algunos de los actuales miembros del COES (Comité Organizador de Eventos Estudiantiles), para conocer qué piensan los jóvenes protagonistas de estos tiempos, en que toca revisar uno de los actos juveniles más emblemáticos de Tandil.

Julieta Brenta tiene 17 años, es alumna de Polivalente y la Presidente del COES 2018; llega a la entrevista escoltada por Francisco Usoz, de 18 años y alumno de la Escuela Técnica 2; y Tomás Peredo, de 17, estudiante de San José. Ambos son Secretarios de Prensa de la organización estudiantil.

-Seguramente todo lo que pasó el año pasado, ustedes lo vivieron un poco, de manera periférica, porque todavía no era su año. Pero seguro también, formaron una opinión de lo que pasó con Tomás (Chiuffo) y de la discusión que se generó después con los padres, con el Municipio… ¿Cómo recuerdan esos días, que de alguna manera, inciden en estos?

-Francisco Usoz: Yo en ese momento no estaba en Tandil, estaba en un viaje de estudios de Técnica, en Córdoba. Pero lo charlábamos con compañeros nuestros y nos enteramos de lo que pasó y medio como que empezaron a hablar los padres…, y dije: “¡bancá!, no es su lucha, es nuestra lucha”. Que digan los chicos lo que quieren hacer, no los padres.

-Julieta Brenta: Creo que se puso la situación por encima de la vida de Tomás, sin saber cómo estaba su salud. Muchos comentarios de padres eran: “nosotros pusimos mucha plata, gastamos un montón y la suspenden”. Me parece que eso no tendría que haber pasado.

 

Tal vez no es lo mejor sacar así, de un golpe, los premios y todo, porque por ahí no te participa nadie.

 

-¿Es decir que presionaron más los padres que los chicos?

-J.B.: Sí. Creo que sí.

-Tomás Peredo: Desde mi punto de vista, los padres son los que tendrían que haber hablado y decir “ustedes tienen que pensar en este chico (por Tomás), porque una vida está por delante de la plata”. Mil veces más. Y fueron los padres los que hicieron más “escándalo”, por así decirlo, que los chicos.

-Bueno, pero yo recuerdo que cuando se anunció la suspensión el año pasado, no cayó muy bien entre los estudiantes tampoco, porque hubo una sentada en la municipalidad y muchos reclamos… Me pareció que hubo muchos chicos que también querían hacer la Farándula, en ese momento.

-F.U.: Mirá, yo no sé qué hubiese hecho si hubiese estado en el lugar de los chicos el año pasado. Me hubiese pegado bastante fuerte. Pero también, es la vida de un pibe y eso está por encima de la plata o el tiempo invertido. Yo a la Farándula la pienso desde ahora, que ni empezamos casi, pero la joda es lo que vas viviendo mientras vas ensayando, armando la carroza, los trajes, y eso. Eso es lo que te llevas en la memoria, en los recuerdos. No los veinte minutos que estás en el escenario, en la calle... Yo quizás me hubiese puesto a pensar un poco más en eso. De que estábamos hablando de la vida de un chico.

-¿Ustedes tienen la impresión que en la Farándula, hoy, tienen demasiada injerencia los adultos?

-F.U.: Para mí que sí.

-T.P.: Ya desde el momento en que tenés una coreógrafa, que es un adulto, que te dice lo que tenés que hacer, partimos de la base de que un adulto ya está metido en el medio…

-Esto de contratar coreógrafas y esas cosas, ¿Cuándo surgió?

-J.B.: Por ejemplo, nosotros, en mi colegio, pensamos que si viene alguien y nos hace las cosas, ¿Qué gracia tiene hacer la Farándula? Como decía “Panchi” (en referencia a Francisco), lo que vos te llevás es el recuerdo de estar ahí, haciendo la carroza, el baile, lo que sea. Y si pagás una coreógrafa, pagás una maquilladora… Ya sé que ahora van a decir, “¡Ay!, es de Polivalente, obvio que se van a maquillar ellos”, pero creo que cualquiera, con esfuerzo y dedicación, puede hacer un buen papel, cualquiera puede lograrlo.

-Bueno, era el espíritu original de la farándula, ¿No?

-J.B.: Claro. Pero hace unos años que se volvió muy competitivo.

-F.U.: Eso. Al volverse tan competitivo, es como que vas buscando la manera de llegar a hacer…, no sé si “trampa”, porque no es “trampa”, sino de llevar al límite todo lo que se pueda hacer, llamando a adultos que te suelden, que te hagan esto, hagan lo otro. No sé. En nuestra escuela vamos a hacer todo nosotros porque tenemos los medios y los conocimientos para hacerlo, pero no sé el resto. Es como que lo llevan muy al límite, capaz.

 

Yo creo que lo que nosotros decidamos, va a tener mucho condicionamiento en los chicos, el año que viene. Lo que se escribe en el Estatuto, queda ahí.

 

-Lo que pasa es que algunos colegios con alguna “desventaja” comparativa, digamos, trataron de compensar eso, con la injerencia de adultos. Siempre se dice que lo artístico es de Polivalente, las carrozas de Técnica y otros colegios buscan “empatar” de esa manera. Ahora, eso, ¿No surge de los mismos estudiantes?

-J.B.: Sí. Pero por el mismo tema este de la competencia.

-T.P.: Pero ya desde 5° Año, cuando tenés la mascota, la bandera, la remera, ya ves esa misma competencia. Ya ese evento se ha convertido en una mini Farándula. Algunos contrataron maquilladoras ya para eso, coreógrafas. Hay gente que viene y te insulta por tu decisión o por cómo votaste.

 

RIVALIDADES Y EXCESOS

La Farándula es un evento que lleva algunas semanas previas de preparación. Son días en que los chicos trabajan duramente en los trajes, las carrozas, las coreografías. Pero también subyacen en esos días, fuertes rivalidades que en ocasiones han ofrecido eventos violentos y lamentables. Muchos jóvenes han tomado conciencia sobre la necesidad de recuperar cierto espíritu de camaradería y convivencia.

-¿Y creen que se puede revertir esto de la competitividad y los enfrentamientos?

-F.U.: Quiero pensar que se va a revertir. Este año tratamos de hacerlo en “Himnos”, porque lo que hicimos en la brecha de tiempo entre la presentación y la premiación, que era en Paca, fue irnos todos juntos, todas las escuelas, al Parque, a compartir un momento juntos. Y de ahí, nos fuimos todos juntos para Paca. Fue una movida que estuvimos organizando una semana antes. Y después estuvimos hablando con “Perico” (Pedretti, titular de Radio Más y coorganizador de Himnos), que se enteró y nos felicitó, porque era algo nuevo, que no lo había visto nunca.

 

Ya desde el momento en que tenés una coreógrafa, que es un adulto, que te dice lo que tenés que hacer, partimos de la base de que un adulto ya está metido en el medio.

 

-Es un buen primer paso…

-F.U.: Quiero pensar que vamos a seguir así…

-Porque hay que decir que así como la Farándula es un evento maravilloso, también ha estado rodeada de cuestiones complicadas, como algunas carrozas quemadas, piñas entre agrupaciones, etc. Y ustedes decían recién, “a veces los padres se meten mucho”, pero a la luz de esos hechos, es hasta lógica la preocupación de los adultos…

-J.B.: Bueno, pero volvemos a lo mismo sobre la competencia. Ya se pasa más allá de una broma.

-F.U.: Hay rivalidades como San José y SAFA, ponele. Que “se odian a muerte”. Como que ya desde los primeros años van teniendo esa rivalidad, ese clásico…

-T.P.: Nosotros lo vivimos, creo que cuando yo estaba en 3° Año, que SAFA había ganado un premio en la Farándula y ellos vinieron a cantarlo a la puerta de la escuela nuestra y ahí es cuando vos empezás a confiar en esa rivalidad que tenés contra la otra escuela. Es como que desde los primeros años te empiezan a fomentar eso. Es decir, por un lado es divertido, pero por otro lado, no hay que llegar a quemar una carroza.

-F.U.: No hay que llegar a los extremos, pero para mí, igual, un poco de rivalidad, siempre tiene que haber. A mi me gusta el rugby, ponele, si no está el clásico entre 50 y Cardos, no está la diversión en cantarse canciones de cancha, por ejemplo. Algo de rivalidad tiene que haber, pero nunca el vandalismo.

-J.B.: En realidad, eso ya es más maldad que otra cosa.

-En algún momento escuché que se hablaba de gastos de cien mil pesos o más, para armar una presentación. El tema de la plata que se pone se salió un poco de control, ¿No?

-T.P.: La Farándula se convirtió en un negocio. Gana la coreógrafa, gana la maquilladora, gana el del cotillón. Ganan los de los galpones. Hoy en día, por un galpón te piden 130 mil pesos, por tres meses…

-J.B.: Por ejemplo, una compañera nuestra, averiguó por un galpón, diciendo que era para la agrupación, y le pasaron un precio. Y llamó la madre, sin decir que era para la agrupación, y le pasaron diez mil pesos menos.

-T.P.: Algunos te lo alquilan solamente para guardar la carroza y no podes estar adentro. Otro no te lo alquilan directamente para agrupaciones, por lo que ha pasado en años anteriores.

-F.U.: Nosotros llamamos a una inmobiliaria y nos dijeron que de los galpones que tenían disponibles, ninguno podía ser alquilado por gente de secundaria para la Farándula. Pero también hay gente que vive de la Farándula y lucra totalmente y te cobran diez o quince mil pesos más, solamente sabiendo que es para la Farándula. Es algo que te choca un poco.

 

La joda es lo que vas viviendo mientras vas ensayando, armando la carroza, los trajes, y eso. Eso es lo que te llevas en la memoria. No los veinte minutos que estás en el escenario.

 

 

LA “NUEVA” FARÁNDULA

Mientras los chicos reflexionan, discuten y resuelven si este año habrá competencia, o no, lo que está definido es que la fecha será el 20 de octubre (con posibilidad de postergar al 27, en caso de mal clima), en la Avenida del Encuentro (Avenida del Valle, entre Avenida Colón y Moreno) y aquellas agrupaciones que decidan hacer carrozas, no podrán utilizar maquinaria pesada para el tiro; es decir, no se podrán usar tractores; sino vehículos habilitados para el tránsito urbano, como camionetas.

Respecto de la competitividad, los chicos están en pleno debate y avizoran algunas complicaciones para un “acuerdo unánime”

-¿Ya se ha definido cómo va a ser la Farándula este año?

-J.B.: Lo que se plantea para este año, es que sea libre. Que no que se evalúe por ternas como años anteriores, o sea Carroza, Bandera, Coreografía… Sino algo más general. Si un colegio quiere representar un tema a través de una obra de teatro, lo hace; si otro quiere hacer la Farándula “tradicional”, también se puede, pero lo que buscan es cambiar esto y que cada colegio pueda hacer lo que quiera sin la obligación de que sea tan estricto.

-F.U.: Y lo que se está viendo también es el tema de la evaluación y que no sea tan competitivo, porque si bien el año pasado, todo lo que pasó con Tomás (Chiuffo), fue más que nada por el premio, que fue el detonante, porque fue decir “¡Uy! Me voy a mi casa sin saber quién ganó”, estamos viendo también si va a haber premios, si va a haber ganador o no. Sobre cómo se va a evaluar la Farándula.

-¿Y esto se ha charlado entre agrupaciones? ¿Están todos de acuerdo en que no haya premios?

-F.U.: Estamos todavía en el debate. Estamos viendo qué es lo que vamos a hacer. Tenemos mucho para hablar de eso.

-Pero hay oposición a sacar los premios…

-F.U.: Sí, obvio.

-J.B.: Es más, el otro día, en una de las reuniones que hemos tenido como agrupación, han dicho algunos compañeros que quieren ganar. Hay chicos que siguen pensando en el premio.

-F.U.: Y vos pensá que nosotros hablamos por cien o ciento veinte compañeros atrás nuestro. Y no todos piensan igual que yo. No todos están de acuerdo conmigo. Pero por algo estoy siendo el delegado en el COES de mi escuela y si no estaría otro en mi posición. Yo creo que tienen que confiar en mí y en lo que yo piense. Y si todos no están de acuerdo, bueno, mala suerte. Pero que sé yo…, tiene que haber un cambio.

 

(El año pasado) se puso la situación por encima de la vida de Tomás (Chiuffo), sin saber cómo estaba su salud. Muchos comentarios de padres eran: “nosotros pusimos mucha plata, gastamos un montón y la suspenden”.

 

-De alguna manera, muchos deben pensar que si no se compite, no vale la pena el esfuerzo de una carroza, por ejemplo…

-F.U.: Sí. Eso es lo que más dicen. Que si no hay competencia y no hay premio, ¿Para qué hacer la carroza? Es gastar plata y tiempo, que capaz no tenemos, todo para al final no tener premio. En lo personal, pienso que no es así. Que no importa el premio, más allá de saber que ganaste o no ganaste, es el recuerdo que te llevás de hacer eso, ¿No?

-T.P.: Incluso, algunos se preguntan para qué participar de la Farándula si no hay premio.

-¿El cambio de lugar? ¿Cómo lo ven?

-F.U.: Para mí, si mejora la organización, si va a ser más organizado, mejor.

-J.B.: Igual, para mí tendría que haber sido en Avellaneda, como se venía haciendo tradicionalmente.

-T.P.: Muchos también piensan que esa (por Avellaneda) es “LA” avenida de la Farándula. Y no están de acuerdo con el cambio de lugar.

-¿Estas cosas se están discutiendo con las autoridades del Municipio?

-T.P.: Sí. Desde la Dirección de Juventud dijeron que la idea de ellos no era quitar los premios, pero querían nuestra opinión y ver que decidíamos.

-F.U.: En sí, los que deciden, somos nosotros. Lo de Juventud es más como que nos guían, nos dicen lo que ellos piensan, pero la palabra final la tenemos nosotros.

-¿Y cómo se va a resolver esta cuestión de la competitividad? ¿Qué creen?

-J.B.: Va a estar difícil porque hay muchos chicos que siguen queriendo la competencia, y todo su colegio quiere la competencia. Nosotros somos uno o dos, que representamos a nuestros colegios. Obviamente, nunca vas a lograr que estén todos de acuerdo.

-F.U.: Va a haber una asamblea, con votos y eso. Pero todavía no es algo que, digamos, se va a definir ya. Cada uno, por ahora, está exponiendo su opinión y más que nada, es tratar de encontrar una solución para que todos queden lo más conformes posible. Tal vez no es lo mejor sacar así, de un golpe, los premios y todo, porque por ahí no te participa nadie. Y también estábamos viendo de tratar de traer a otras escuelas que no han participado antes, porque en Tandil hay 30 escuelas secundarias y carrozas se presentan, como mucho, 12 o 15.

-T.P.: Eso es lo que se busca con una temática libre. Que las escuelas que tengan menos alumnos, que sean solo 30 o 40 chicos, puedan participar también de la Farándula.

-¿Creen que de lo que surja este año, se pueden sentar las bases para las Farándulas del futuro?

-F.U.: Va a influir, obviamente. Yo creo que lo que nosotros decidamos, va a tener mucho condicionamiento en los chicos, el año que viene. Lo que se escribe en el Estatuto, queda ahí. Y los del año que viene, trabajarán sobre eso.

Belén Blois - Estudio Inmobiliario - Constitución 651 - Tandil - Tel.: 249 468 1897

Comentarios