Jueves 20 de Sept de 2018 | 17:0 |
Una empresa de OSDE - Binaria Seguros, Seguro de vida, Seguro con ahorro, Seguro Empresas

Belén Blois - Estudio Inmobiliario - Constitución 651 - Tandil - Tel.: 249 468 1897



Tengo miedo de matar o lastimar a alguien... Los terribles impulsos del Trastorno obsesivo (TOC)

ESCRIBE JUAN M. FLORIT $datos[

Como introducción a la columna de hoy  quisiera tranquilizar al lector sobre el titulo de este texto. Bajo ninguna condición ni circunstancia las personas que sufren o padecen este trastorno concretaran jamás alguno de estos terribles impulsos. Por lo cual no es necesario espantarse ni aterrorizarse por estos cuadros clínicos, que por otro lado son muchísimo mas frecuentes de lo que la mayoría de la población se imagina.

Lic. Juan M Florit. Psicólogo Clínico.

Introducción:

Dudo, pienso, sufro... luego existo


 

Durante los últimos 15 a 20 años se ha producido un número importante de avances en investigación sobre el TOC. En primer lugar, datos provenientes de investigaciones en Estados Unidos (Karno y colaboradores) y, recientemente, de un estudio epidemiológico transcultural en seis paí­ses, han mostrado que el toc es mucho más prevalente (La prevalencia de un trastorno es la proporción de individuos de un grupo o población que presentan una determinada característica, trastorno o cuadro clínico) de lo que se había pensado antes, con cerca del 2 a 2,5 % de la población con presencia del trastorno al menos una vez en su vida. Estos mismos autores, Karno y colaboradores, informan que la proporción de casos de TOC sin compulsiones o rituales (es decir, que sólo relatan obsesiones pero que no ritualizan) puede llegar hasta el 50-60% del total de casos.

Criterios diagnósticos:

Los criterios del DSM-IV -Manual Diagnostico Estadístico de los Trastones Mentales- para el toc conservan muchas de las características clásicas (frecuentemente psicodinamicas) del toc que se han descrito en la literatura psicopatoló­gica a lo largo de los últimos 100 o 120 años, más o menos.

En primer lugar, las obsesiones se definen como «pensamientos, impulsos o imágenes desagradables o perturbadoras, recurrentes y persistentes que se experimentan como invasivas e inapropiadas y provocan malestar, ansiedad y/o angustia  en un grado significativo.

Los contenidos refieren habitualmente y sobre todo a la agre­sión física o sexual y pérdida de control, a hacer daño, a la negligencia, a ser poco honrado, a los accidentes, a la sexualidad, a la religión, a la contaminación y a las enferme­dades, a la muerte. Necesariamente los temas que torturan al paciente con TOC giran en torno a cuestiones morales o se moralizan pensamientos o impulsos que no necesariamente poseen valoración moral en la cultura del sujeto en cuestión. Por ej; algunos individuos se lavan o lavan su hogar frenética y compulsivamente por miedo a infectarse y contagiar a algún ser querido, que este muera y ellos sean los culpables de esa muerte anticipadamente fantaseada. Otros casos experimentan el miedo sistemático a atropellar a alguien mientras manejan y no darse cuenta. También encontramos fantasías sobre dejar el gas abierto y matar a algún familiar por intoxicación de gas o el miedo de no controlar el impulso de tirar a un bebe por el balcón etc. etc.... como vemos, la muerte y la tragedia está al acecho en cada esquina de su mente y el obsesivo lo vislumbra.

Otro rasgo típico, de la sintomatología obsesiva, es que no posee un correlato físico mas allá de la angustia que genera, que por ciento es extremadamente intensa y frecuentemente aterroriza a quien lo padece.

Los temas y procesos predilectos del Trastorno:

Podríamos asegurar que la sexualidad y la muerte son, si bien no los únicos, los dos "temas predilectos" de este trastorno además de la duda insidiosa, persistente y patológica, que refiere mas a un proceso que a un contenido, ya que el obsesivo duda de todo "a lo Descartes"; si hablamos de dudar, el obsesivo lo lleva ciertamente a otro nivel; como lo llamaría Descartes la "duda hiperbólica". El miedo y la duda sobre la posibilidad de matar o causar daño a alguien, sea por perder el control de los impulsos o pensamientos, o por consecuencia de un evento accidental generado por el, generan en el Obsesivo un estado constante de malestar que le resulta imposible controlar y evitar. De hecho uno de los grandes miedos del Obsesivo es perder el control, matar a alguien y/o volverse loco debido a los contenidos de sus pensamientos.

Ante estas imágenes, pensamientos o impulsos horrorosos el obsesivo realiza los rituales para prevenir o reparar (reparatorios o preventivos) mentalmente la posibilidad de que lo que pensó suceda realmente, y en este punto las ritualizaciones pasan a ser un problema más, ya no solo de su padecimiento psíquico sino de su vida diaria y objetiva, ya que le impide realizar las cosas que disfruta o necesita hacer cotidianamente. Entonces encontramos no solo el sufrimiento que experimenta por tener estos pensamientos, sino además las dificultades para desenvolverse en su vida diaria que implica ritualizar constantemente en la conducta o el pensamiento.

El proceso interno o mental del cuadro:

El obsesivo, que tipifica clínicamente para tal cuadro, sufre por el miedo a matar o dañar a alguien directa o indirectamente (cosa que nunca va a hacer)...  sisi, y es este miedo a la muerte de, usualmente, un ser querido (como un hijo) el que lo lleva a realizar los rituales reparatorios y preventivos. El proceso de pensamiento resultante es más o menos el siguiente:  Surge de forma espontanea y automática la idea de que alguien va a morir o que se va a matar a alguien, ya sea porque se le desea la muerte o porque se asume que le va a pasar algo malo por razones desconocidas (un accidente), en la mente del obsesivo, el solo hecho de haber pensado en esto convierte la idea en una realidad "si yo lo pensé, fulanito va o puede morir!!!" o "si pensé esto soy un verdadero monstruo, me voy a volver loco y no tengo cura". Una vez que esta idea se fijo, y es considerada como parte de su esencia, no hay posibilidad de retractarla. En este estado de la situación, al obsesivo no le queda otra de remediar la nefasta consecuencia que su pensamiento causara al sujeto en cuestión (al menos en su pensamiento) sea quien fuere; como se contrarresta esto???  pues con el ritual!!!  el ritual, como todos los rituales que practicamos los seres humanos, libera al sujeto de la culpa por haber matado anticipadamente a aquel que todavía no murió (ni va a morir).

Algo malo puede pasar.....  pero qué???? - mmmm -no sé!

En ocasiones nos resulta imposible encontrar el meollo del asunto, ya que algunos paciente creen que "algo malo le puede pasar a alguien" pero les resulta imposible especificar qué, donde, cómo y cuándo, y de qué manera se relaciona con sus pensamientos.

Este tipo de obsesividad, generalmente se caracteriza por no saber si el hecho de realizar o no un ritual frecuentemente preventivo, protege a los otros de un nefasto desenlace catastrófico. Es aquí donde el cuadro toma distintas características entre los obsesivos que ritualizan para proteger y los que ritualizan para reparar el daño ya causado (fantaseado). Por otro lado están los pacientes (o no pacientes) que aparentemente no ritualizan, los obsesivos "puros" que no manifiestan ninguna acción conductual visible, pero si ritualizan en su mente (cuentan, repiten secuencias y patrones una y otra vez o repasan acciones del tipo que sean).

Hay esperanza, por supuesto!!

Para cerrar, quisiera dejar una luz de esperanza a quienes, leyendo este articulo, se sientan identificados con este terrible cuadro clínico. Las Terapias Cognitivo-Conductuales y, más preferentemente, las terapias de Aceptación y Compromiso, presentan altas tasas e eficacia en el tratamiento de estos trastornos. Solo es cuestión de elegir adecuadamente al profesional y comprometerse con el tratamiento.

Espero que el articulo les haya resultado, al menos, interesante o enriquecedor.

Continuare torturándolos con mas trastornos raros y conceptos extravagantes  el domingo que viene.

Saludos y buen domingo!!

 

        Juan Martin Florit. Lic. en Psicología.

  • Consultas  Tel:      2494492136.  o   www.facebook.com/actmindfulness/
  • Psicólogo clínico.(TCC-ACT- individual y  Terapia Sistémica- Infantil-Familiar)
  • Intervenciones institucionales en Conductas pro-sociales, prevención y tratamiento de Bullying.
  • Disertante-conferencista

Columnista del Diario ABChoy

Tags

Belén Blois - Estudio Inmobiliario - Constitución 651 - Tandil - Tel.: 249 468 1897

Comentarios

Notas relacionadas