Jueves 20 de Sept de 2018 | 17:48 |
Una empresa de OSDE - Binaria Seguros, Seguro de vida, Seguro con ahorro, Seguro Empresas

Belén Blois - Estudio Inmobiliario - Constitución 651 - Tandil - Tel.: 249 468 1897



Una huelga, las huelgas

1908, faltarían aún cuatro años para la caída de la piedra movediza, y los trabajadores de las canteras demostrarían que también estaban en movimiento. Las condiciones de trabajo eran al borde de la esclavitud: tenían prohibido asociarse entre sí, los explotaban en extenuantes jornadas de trabajo sin corte para alimentarse, ni tiempo para descansar. 

Por último, coronando la esclavitud moderna, no les pagaban en moneda nacional, sino que la misma cantera acuñaba una moneda que se llamaban “plecas” y que eran las que usaban en sus otros negocios, como el almacén. Es decir que trabajaban para poder volcar el fruto de su trabajo en los mismos  bolsillos del patrón.

La solución fue una sola, la huelga. Porque el patrón pierde toda capacidad de audición cuando todo marcha bajo su yugo. Tuvieron que parar la producción. Y como el patrón tenía muy anchas las espaldas, no alcanzó con un día. El patrón podía aguantar la huelga, y hacerlo es su técnica principal para ganar el conflicto. Espera el desgaste. Espera la pronta asistencia de las malas lenguas, que dirán que los vagos no quieren trabajar ¿Qué se creen estos, que tienen derecho a descansar? ¿Que hay que repartir mejor la ganancia del trabajo? ¡Están locos!

El patrón aguantó. Y los muchachos también. Qué habrán dicho los diarios de la época, los señores bien y las mujercitas peinadas. Qué asco y olor a mugre tendrán esos roñosos picapedreros que no quieren trabajar.


¡Once meses! Un año de huelga estuvieron. Me imagino si hubiese habido la cantidad de diarios, radios, televisión y medios digitales de hoy. La crucifixión continua de los picapedreros en huelga.

Once meses de huelga. Consiguieron el pago en moneda nacional, reducción de la jornada de trabajo a nueve horas en verano y ocho en invierno (porque laburaban doce, o más), obtuvieron el merecido tiempo de almuerzo y descanso en la jornada, que el domingo sea no laborable, y el reconocimiento del sindicato.

La historia, desde sus rincones, nos susurra que nuestros derechos de hoy son producto de las anteriores luchas. Surgen, al caso, dos expresiones de odio espontáneas. El desprecio por la lucha y unión de los trabajadores, el peor argumento para adornar aquí es que “eran otras épocas”. Siempre fueron otras, las épocas, para el esclavo romano, para el explotado moderno y para el precarizado de hoy. Claro que fueron otras épocas, se llama historia eso. Segundo, la historia la pueden escribir solo los que tienen el poder: el poder de decir qué sí y qué no, el poder de ostentar título: de señor nobiliario, o universitario; el poder del rigor falsamente objetivo. 

Lo lamento (falsa disculpa), pero la historia la escribimos a cada rato y es para quienes tienen el coraje de darle ojos, nariz y boca. De vez en cuando, los señores bien nos dejan hacer eso, pero al trote saltan cuando además le ponemos bonete y corneta. Porque claro, los escritores que vayan a escribir sus cuentitos y noveluchas, déjennos a nosotros “los que sabemos” hablar de historia.

Me río de janeiro, y me cache en la mondiola de escribir lo que la tinta quiera si se descontrola. Digo y desdigo con pluma que teclea en digital, lo que me viene gana si lo he leído, o lo quiero inventar. Porque considero inteligente al lector, de saber encontrar la metáfora, o la ocasión, de rajarle la tela a la historia y dejar que se le vea el calzón. Escribo como me place y porque me place, escribo para que otros me lean, y los que me aplauden, pero también para el que me pelea, incluso con vaina vacía, de noche y a ciegas. Salud a los que luchan, y al resto falta envido payador. 

También puede leer:
http://www.lospicapedreros.com.ar
http://www.revisionistas.com.ar/?p=8303
http://historicus-daniel.blogspot.com.ar/2014/11/nacimiento-de-los-principales-gremios.html?m=1
Foto: http://www.lospicapedreros.com.ar
Gonzalo Grela
En facebook
www.facebook.com/GonzaloGrelaFicciones/
Mail: grelagonzalo@yahoo.com.ar

Belén Blois - Estudio Inmobiliario - Constitución 651 - Tandil - Tel.: 249 468 1897

Comentarios