Sábado 22 de Sept de 2018 | 23:13 |
OSDE es la obra social y prepaga que ofrece el más completo servicio de salud

Belén Blois - Estudio Inmobiliario - Constitución 651 - Tandil - Tel.: 249 468 1897



Tandil y el 4 de abril: El mito de la fundación

OPINIÓN $datos[

Un día como éste, en 1823 se da la fundación del Fuerte Independencia, de la mano sangrienta del Brigadier Martín Rodríguez.

El fuerte sería utilizado para el exterminio de aborígenes, desde allí se recuerda el nacimiento de la ciudad. Según historiadores avezados, no siempre insomnes, el apelativo “Tandil” le viene en saga incluso antes de su fundación.

Parece que los cronistas ya se referían con anterioridad a: los valles del Tandil, las tierras del Tandil. Parece que las determinaciones castrenses confudieron con un nombre que se sospecha pertenece a los pueblos originarios. Su derrotero y significado son confusos y poéticos, carentes como toda prolija mitología del estricto rigor de la prueba.

 A pesar del revés del destino la ciudad sigue festejando su fundación el 4 de abril. Ese día es feriado, o lo era hasta el último capricho de la gobernación de turno. Hay también una calle que galopa esta misma fecha y recuerda adoquines no siempre desalineados.

Para algunos de mis amigos, por asco o rebeldía, la ciudad no fue fundada por los mataindios, chacareros explotadores y ladrones de la tierra. Prefieren tomarse apurados ese trago amargo de historia y avanzar hasta la llegada de los trabajadores de la piedra y sus ideas libertarias.


Algunos abriles después, en 1912, alguien que aprendería la labor de la piedra a la vez que las mismas ideas anarquistas de quienes dieron forma a ese oficio, nacería un 5 abril, como corrigiendo la fatalidad, llegado ochenta y nueve años y un día después a proponer otro nacimiento, el de José Américo “Bepo” Ghezzi. Su espíritu libertario no pudo soportar las mandoneadas de los jefes y los horarios extenuantes a cambio de unas chirolas que lo sumirian en la pobreza pero también en la infelicidad. Bepo eligió la pobreza y la felicidad. Ganó la vía del tren con el mono al hombro, siendo apenas un muchacho y se largó a caminar volviéndose linyera. Seguiría siendo pobre toda su vida, pero ya nunca mas esclavo.

Bepo, el linyera libertario, el croto anarquista, el hombre que sabía del corte de la piedra, de la juntada de maíz, de la zafra y de tantos laburos y piques para ir tirando, nació un 5 de abril. La ciudad que yo quiero, se funda ahí, aunque el devenir de la historia sea inevitable e impuesto, la identidad es una elección.

Por un durmiente más, cruzando la vía de tu vida hecha ya mito ¡Salud, Bepo! ¡Salud, Tandil!

Por Gonzalo Grela.

En Facebook: www.facebook.com/GonzaloGrelaFicciones/

Mail: grelagonzalo@yahoo.com.ar

Tags

Belén Blois - Estudio Inmobiliario - Constitución 651 - Tandil - Tel.: 249 468 1897

Comentarios

Notas relacionadas