Jueves 20 de Sept de 2018 | 17:7 |
Una empresa de OSDE - Binaria Seguros, Seguro de vida, Seguro con ahorro, Seguro Empresas

Belén Blois - Estudio Inmobiliario - Constitución 651 - Tandil - Tel.: 249 468 1897



El desarrollo económico de Tandil

POR SEBASTIÁN AUGUSTE $datos[

Tandil es un digno caso de estudio internacional de desarrollo económico acelerado, sustentable y diversificado.

Por Sebastián Auguste

Ph.D. en Economía, University of Michigan

Director del Instituto de Economía (Unicén)


Director de Maestría en Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella

 

Tandil es un digno caso de estudio internacional de desarrollo económico acelerado, sustentable y diversificado.

Cuando me fui de Tandil a estudiar economía a Buenos Aires, allá por 1991, la gente no ubicaba a la ciudad. Cuando me preguntaban de donde era y les decía Tandil, la gente en general no tenía ni idea a donde quedaba. Surgían comentarios como “ah en Córdoba” o “¿a dónde queda Tandil?”. Para el lector de esta nota, parado en 2018, le puede parecer inverosímil, pero así fue. Hoy en día cuando digo que soy de Tandil en seguida surge el comentario de qué bonita ciudad, estuve hace poco, o un amigo estuvo y me dijo que es hermosa. La ciudad logró posicionarse como un lugar lindo, de muy buena calidad de vida, que vale la pena visitar o en la cual les gustaría vivir.

Uno podría pensar que el auge del campo con los precios de los commodities fue lo que motorizó el crecimiento, pero esto no es cierto. El proceso tampoco comenzó en los últimos años, sino que hace décadas que se viene gestando. No hubo un único factor, sino una gran cantidad que se aunaron para aprovechar cada oportunidad que tuvo la ciudad. Cabe destacar la industria del software y del conocimiento, con la importancia que la universidad del Centro ha tenido en esto, el turismo y la gastronomía, los productos regionales, la construcción, hasta el tenis. Sería injusto nombrar unas pocas actividades porque fueron muchas las que han tenido impacto, y cada una puso su granito de arena. Quizás el elemento en común de la ciudad ha sido su emprendedorismo y empuje, cosa que no abunda en las ciudades de nuestro país. En economía cuando se generan círculos virtuosos de desarrollo todo se potencia. Tandil pasó de ser la ciudad con dos estaciones, el invierno y la de trenes, como se decía cuando yo era chico, a “un lugar soñado”.

En términos puramente económicos, lamentablemente disponemos de muy poca información como para ilustra el proceso magnifico de desarrollo que ha evidenciado la ciudad. El Censo de 2010 dice que había en el municipio  123.871 personas en 43.155 hogares, lo que arroja un crecimiento poblacional de 14.6% respecto al censo del 2000, unos puntos por encima del crecimiento poblacional del país en igual período (11.4%). El incremento parece poco, y tal vez los problemas en la implementación del censo en el 2010 hayan afectado la precisión del resultado. Desconfiando del número podemos ir a ver la cantidad de clientes residenciales conectados a la electricidad en nuestro municipio, y el número oficial para el 2010 arroja 44.892, por lo que de haber una subestimación en nuestra población en el censo no parece tan elevada. Lo que siguió al 2010 parece ser una aceleración del crecimiento poblacional, al menos medido por conexiones residenciales a la electricidad. A 2016 había casi 53.700 conexiones, un crecimiento anual del 3% comparado con el 1.4% entre 2000 y 2010.

Siguiendo con la recolección de estadísticas fragmentadas podemos ver que en Tandil los depósitos bancarios volaron, y no solo por la inflación. Si le sacamos la inflación acumulada, que fue muchísima, los depósitos crecieron en términos reales un 24.9% desde el año 2000, el doble que en la provincia de Buenos Aires y casi 8 veces más que a nivel país. O en Tandil amamos poner la plata en el banco, o bien la ciudad tuvo un muy fuerte crecimiento de su riqueza.

 

Otro aspecto es el crecimiento de la construcción. Los metros cuadrados permisados en Tandil crecieron tres veces más que el promedio nacional, y nuevamente este crecimiento es mucho mayor al poblacional, lo que indica que hay más metros cuadrados por habitantes hoy en Tandil que hace 20 años.

Así podemos seguir recorriendo toda la información fraccionada que siempre apunta a lo mismo: Tandil se benefició de un proceso de desarrollo donde creció su población, pero mucho más creció su producto y su riqueza, por lo que hoy es una ciudad más rica, y más diversificada económicamente. Además, este crecimiento fue un gran atractor de gente de los alrededores y hasta Buenos Aires, migrantes internos que a través de sus aportes hicieron de Tandil un mejor lugar.

Finalmente, un esfuerzo imperfecto por agrupar toda esta información es el Producto Bruto Geográfico, que es la versión local del Producto Bruto Interno. Esta medida computa el valor agregado que se genera per cápita y es una medida que usamos para ver el crecimiento económico y el nivel de bienestar. No es lo que se produce o factura, sino el valor que se agrega. Este valor agregado luego remunera a los trabajadores, a los empresarios y al gobierno (impuestos), por lo que es una medida de los ingresos disponibles.  Hacer estimaciones precisas a nivel de municipio es muy difícil por la escasez de datos, pero nuevamente lo relevante es ver el desempeño relativo. Según los cómputos que realizamos en el Instituto de Economía de la UNICEN, Tandil generaba per cápita unos 7.700 dólares en 1993 cuando la Argentina generaba 8.117 dólares. Es decir, éramos en promedio más pobres que el argentino promedio. En 2016 el país llegó a un PBI per cápita de 12.449 dólares, pero Tandil registró casi un 40% más. Nada mal en tan poco tiempo. A futuro Tandil enfrenta la trampa de los ingresos medios, que es el desafío que tienen las economías para dar el salto final al desarrollo. Obviamente que no puede ser una isla en el océano, y las posibilidades estarán condicionadas por lo que pasé a nivel país. De todas formas tiene un muy buen cimiento para seguir construyendo. Comparada con ciudades de igual tamaño Tandil muestra un muy buen funcionamiento institucional, baja conflictividad, muy buen nivel de capital humano, un fuerte valor de marca, una ubicación geográfica estratégica, elevados niveles de emprendedorismo y una calidad de vida envidiable. Estos son los pilares de las ventajas competitivas de Tandil, que son muy difíciles de construir, pero que hay que cuidar para que sigan dando sus frutos.

Tags

Belén Blois - Estudio Inmobiliario - Constitución 651 - Tandil - Tel.: 249 468 1897

Comentarios

Notas relacionadas