Lunes 23 de Abril de 2018 | 10:36 |
Una empresa de OSDE - Binaria Seguros, Seguro de vida, Seguro con ahorro, Seguro Empresas

Laneria Mirta - Sarmiento 813 - Tel (0249) 443 2865 - Tandil - Lanas - Tejidos de Punto - Hilados -



Timidez, vergüenza o Fobia Social

ESCRIBE JUAN M. FLORIT $datos[

La fobia social o ansiedad social, está definida en el DSM-IV  como un temor acusado y persistente a una o más situaciones sociales o de actuación en público, en las que la persona se ve expuesta a gente desconocida o a la posible observación y evaluación negativa por parte de los demás.

Por Lic. Juan Martin Florit. Psicólogo Clínico.

La fobia social o ansiedad social, está definida en el DSM-IV  como un temor acusado y persistente a una o más situaciones sociales o de actuación en público, en las que la persona se ve expuesta a gente desconocida o a la posible observación y evaluación negativa por parte de los demás.

El sujeto en cuestión teme actuar de alguna manera que pueda ser humillante, embarazosa o inapropiada. Si tiene que hacer algo mientras sabe que los demás le estarán observando y, en cierta medida, evaluando su conducta.


La exposición a las situaciones temidas provoca o provoco alguna vez ansiedad extrema o ataques de pánico. (No se diagnostica Fobia Social cuando el único temor social se refiere a la posibilidad de ser observado en pleno ataque de pánico, a no ser que este temor esté circunscrito a situaciones únicamente sociales. -esto es parte del diagnostico diferencial-)

La característica distintiva de las personas con fobia social es el temor al escrutinio o evaluación negativa por parte de los demás. Generalmente temen que ese escrutinio sea embarazoso, humillante, les haga aparecer como tontos o sean evaluados negativamente como incapaces, desagradables, poco inteligentes etc. Esto es claramente fobia “social”, porque dichos individuos no tienen dificultades cuando realizan las mismas tareas en privado. «La conducta solo se deteriora  cuando los demás les están observando»

La exposición a las situaciones sociales temidas provoca ansie­dad de modo casi invariable en el sujeto y éste reconoce que su temor es excesivo o poco razonable. Además, las situaciones sociales o de actuación en público se evitan o se soportan con una ansiedad intensa, los síntomas del trastorno interfieren de manera importante con el funcionamiento del individuo en una o más áreas y/o se da un notable malestar por el hecho de padecer la fobia.

Las situaciones sociales más frecuentemente temidas por los sujetos con fo­bia social incluyen por ej: Iniciar o mantener conversaciones. citarse con alguien, asistir a una fiesta, comportarse asertivamente (ej., expresar desacuerdo o rechazar una petición) llamar por teléfono a personas a quienes no se conoce muy bien, hablar con personas con autoridad, hacer contacto ocular con gente que no conoce, hacer y recibir halagos, asistir a reuniones o congresos, hablar en público, actuar ante otras personas, ser el centro de la atención p. ej., entrar en un lugar cuando la gente ya está sentada y los van a observar etc.

Los sujetos con fobia social intentarán evitar estas situaciones (como intentan evitar distintos eventos todos los sujetos con trastornos de ansiedad), pero en ocasiones no tendrán más remedio que soportarlas, aunque con una notable ansie­dad. Los síntomas somáticos más frecuentes de la respuesta de temor en estos sujetos son las respuestas simpáticas del espectro de los trastornos de ansiedad como: palpitaciones temblores, sudoración, tensión muscular, sensación de vacío en el estómago, boca seca, sentir frío/calor, ruborizarse y tensión/dolores de cabeza.

El síntoma conductual más habitual de la fobia social es la evitación de las situaciones temidas. Por definición, los sujetos con fobia social temen y, siempre que pueden, evitan situaciones en las que es posible la observación por parte de los demás.

Los factores cognitivos o mentales que están implicados en el mantenimiento o agravamiento de la fobia social son relativamente numero­sos. Entre ellos se encuentran una sobreestimación de los aspectos negativos de su conducta, una excesiva autoimagen negativa, un temor a la evaluación negativa, patrones poco realistas para la evaluación de su desempeño, percepción de la falta de control sobre su propia conducta.

Aunque el DSM-IV sólo reconoce la fobia social discreta y la fobia social generalizada, se han propuesto otros subtipos de fobia social. Así por ejemplo, Heinberg propone la existencia de una fobia social discreta o circunscrita, que se da cuando el sujeto teme sólo una o dos situaciones, una fobia social no generalizada, cuando se temen varias situaciones sociales, y fobia social generalizada, que se diagnostica cuando el sujeto teme todas las situaciones sociales. Se ha planteado que el trastorno de la personalidad por evi­tación sería un problema psicopatológico más acusado que la fobia social e incluso en muchos casos se daría una comorbi­lidad de la fobia social generalizada más el trastorno de la personalidad por evita­ción que sería la condición más grave.

Aunque es difícil establecer la edad promedio de la aparición de la fobia social debido a nuestra dependencia a los informes retrospectivos, sí parece claro que es un trastorno que empieza a una temprana edad. Aparentemente un período crítico para el inicio del trastorno es la adolescencia. Al igual que todos los trastornos de ansiedad este es un cuadro que se construye con el tiempo y a mayor evitación mas se refuerza el cuadro clínico.

La prevalencia de la fobia social ha variado notablemente según los distintos estudios, aunque actualmente parece considerarse como uno de los trastornos “mentales” más frecuentes. Es usual la comorbilidad de la fobia social con otros trastornos como la fobia específica, la agorafo­bia, el trastorno obsesivo-compulsivo o el trastorno por ansiedad. A veces también se acompaña por problemas con el alcohol u otras drogas, que suele servir a los sujetos con fobia social como método de evitación de la misma. Entre los trastornos de la personalidad que acompañan con más frecuencia a la fobia so­cial aparecen los trastornos obsesivo-compulsivo, por dependencia, sin considerar al trastorno de la personalidad por evitación debido a la imposibilidad para distinguirla de la fobia social generalizada.

Espero el articulo les haya resultado, al menos, interesante. Continuare torturándolos con mas trastornos inauditos y conceptos extravagantes  el domingo que viene.  Saludos y felices pascuas!!

 

Juan Martin Florit. Lic. en Psicología.

Contacto:

Consultas  Tel:      2494492136.     Lunes a viernes de 18 a 21 hs

       Whatsapp:       54 9 249 4492136

Facebook:               Psicoterapias ACT-mindfulness Tandil

Tags

Autoservicio El Mago - Av Espora esq Liniers / Lunghi 2242 / Av Falucho 887 - 7000 Tandil

Comentarios

Notas relacionadas