“Todos debemos asumir nuestra responsabilidad al desarrollar una carrera de aventura”
Martes 14 de Agosto de 2018 | 19:26 |
Una empresa de OSDE - Binaria Seguros, Seguro de vida, Seguro con ahorro, Seguro Empresas

Belén Blois - Estudio Inmobiliario - Constitución 651 - Tandil - Tel.: 249 468 1897



“Todos debemos asumir nuestra responsabilidad al desarrollar una carrera de aventura”

ENTREVISTAS

Federico Mouillerón y Ariel Islas son los creadores de Grupo Safe, dedicada a organizar pruebas atléticas de aventura que muestran una creciente masividad. El pasado 18 de febrero ocurrió la fatalidad del fallecimiento de un competidor, y a raíz de ello, ambos procuran alertar respecto de los riesgos y responsabilidades que rodean al deporte adulto.

Por Mariano López Guerrero (marianolopezguerrero@gmail.com)

El Primer Circuito Provincial del Trail Running, denominado Héroes, que organiza el Grupo Safe, se inició este año en Necochea, opacado por la lamentable muerte de José Acosta, quien sufrió una descompensación pocos metros antes de terminar la carrera y falleció dos días después, en el hospital de aquella ciudad balnearia.

Todavía acongojados y tristes por el episodio, Mouillerón e Islas enfrentan las críticas, ofrecen detalles de lo ocurrido y lanzan una reflexión respecto del futuro, acerca de los roles que caben a cada variable del deporte amateur, especialmente en relación a las edades más avanzadas.


 

-Imagino que vienen de una experiencia muy triste con lo ocurrido en Necochea. ¿Cómo lo están llevando?

-Federico Mouillerón: Y…, fue una noticia de la cual todavía estamos tratando de recuperarnos. Porque que a un “pibe” de 40 años le haya pasado lo que le pasó, es tristísimo. Además, era una persona que habíamos alcanzado a conocer. Es una tristeza que no te la quita nadie. Era un chico que había hecho todo bien: Tenía los estudios médicos presentados que la organización le había pedido antes de la carrera, que se hidrató, que comió, hizo todo lo que se recomienda que un corredor haga, pero por algún motivo, no alcanzó. Hizo un proceso que se desencadenó, que hizo que lo tuviéramos que derivar rápidamente al hospital, hubo una asistencia inmediata y realmente excelente del Hospital de Necochea…, pero no alcanzó. Fue una descompensación masiva y lamentablemente, falleció.

 

Las carreras de aventura tienen distintos riesgos y quienes corren aventura, lo saben y los afrontan. (Federico Mouillerón)

 

-¿Fue en plena competencia?

-F.M.: Sí, sí. Le faltaban 300 metros para finalizar la competencia.

-Ariel Islas: La ambulancia estaba a 40 metros. Fue asistido de inmediato. Desde lo organizativo se hizo todo lo posible. Humanamente, es mucha la tristeza. Nosotros estuvimos con la familia de José durante los dos días que estuvo internado en el hospital y se crea un vínculo también… Y la verdad que en diez años que venimos trabajando en esto, es la primera vez que entramos a un hospital. Y tenemos muchas carreras encima. Y además, que te pase en la primera del año, genera también internamente inquietudes y mucha tristeza. Pero estamos tranquilos del accionar con lo que nos tocó hacer, de cómo cuidamos la carrera y lo que teníamos que hacer para el corredor, porque eso nos los hacen saber todos los corredores que fueron. Tuvimos infinidad de mensajes y llamados telefónicos de organizadores, corredores, hasta gente con la que no tenés trato, pero nos apoyaron y entendieron que esto fue una fatalidad. También me podría haber pasado a mí, corriendo.

 

-¿Se asume esto como parte del riesgo de organizar?

-F.M.: Quienes organizamos, sabemos a los riesgos que nos exponemos. Y un riesgo puntual, es éste. Sobre todo nosotros que hacemos carreras de aventura, que implican un esfuerzo físico. Desde nuestro lado, en este panorama triste, tenemos la tranquilidad de saber que hicimos todo lo que estaba a nuestro alcance. Uno nunca cree que le va a pasar, pero siempre visualizamos para el día que pasara, qué era lo que nosotros teníamos que hacer. Somos organizadores responsables y seguimos todo el protocolo que teníamos pensado, al pie de la letra: asistencia inmediata, acompañar, y estar con la familia, asistiendo en todo lo que haga falta. José falleció casi dos días después y de nuestra parte, hicimos todo lo que estuviera a nuestro alcance. Consultamos médicamente si había posibilidad de hacer una derivación y que recibiera una mejor atención. Lamentablemente, no alcanzó.

-¿Y de aquí en adelante? ¿Analizan cambiar algo?

-F.M.: La verdad que los riesgos siempre están latentes…

-A.I.: De aquí en adelante, nos preguntamos ¿qué podemos cambiar? Y la verdad que nada, porque dimos todos los pasos previos con los deportistas. Que presenten el certificado médico, que estén aptos. Siempre le decimos a los corredores, que el certificado médico es para ellos, no para nosotros.

-¿Puede haber algún tipo de limitante que como organizador uno se autoimponga en el momento? Por ejemplo, no correr si es un día de muchísima temperatura, o demasiado frío, etc.

-F.M.: Las carreras de aventura tienen distintos riesgos y quienes corren aventura, lo saben y los afrontan. Uno, puede ser el terreno; otro, pueden ser las condiciones climáticas. Yo he corrido en el Cerro Bayo, en plena nevada. Todos sabemos a lo que nos exponemos. Por ejemplo, todos, organizadores y competidores, sabíamos que iba a hacer calor el día de la carrera en Necochea. Estaban pronosticados 32° a la hora de la largada y eso fue lo que aconteció. Y hacían 36° a la hora de terminarla. Fue el día más caluroso del verano. Y lo que hicimos como organización, fue, tres días antes, ya con el pronóstico más cercano, mandar un mail a todos los inscriptos, con todas las prevenciones que había que tener en el caso, como hacer una muy buena hidratación previa, correr con hidratación… Muchos corredores compiten sin hidratación, a pesar de las recomendaciones que les hace uno o hasta los mismos profesores, o los médicos. Reforzamos los puestos de hidratación. Lo que estaba al alcance de la organización, se hizo, aunque por supuesto que correr con calor implica un mayor esfuerzo físico y todos los participantes decidieron asumirlo. Estamos hablando de un deporte que practican adultos, con una franja etaria que va de los 30 a los 50 o 55 años y todos tienen la capacidad de discernir si largar o no largar.

 

Hubo situaciones muy miserables. Y a mí, que trabajo en los medios, me dio mucha tristeza lo que hicieron muchos colegas, que trataron la noticia sin saber. (Ariel Islas)

 

-Tenés razón. La decisión de correr o no correr debería asumirla cada corredor…

-F.M.: Todos sabemos a qué nos enfrentamos y cuáles son nuestros límites. También es verdad, que es un poco cómo opera nuestra cabeza cuando queremos participar y nos excedemos de los límites que tenemos. Y también, que hay mucha gente que se anota en distancias para las cuáles no está preparada para correr. Y como organizador, yo no tengo la facultad, en la previa, de decir: “vos corrés, vos no corrés”. Porque no tengo las condiciones ni el conocimiento de cada corredor si está entrenado o no. Si hay un certificado médico que avala y en el 90% de los casos, los corredores tienen profesores que les aconsejan o desaconsejan las participaciones.

 

-A.I.: ¿Y cómo lo medís? ¿Lo mirás? ¿Y decís, este puede correr? ¿Este no? Es muy difícil eso. Depende de la persona y de su entrenador, decidir qué distancias y qué nivel de dificultad pueden asumir.

-F.M.: Yo creo que los organizadores tenemos responsabilidades y tenemos que asumirlas. Los que competimos, cuando competimos, también tenemos responsabilidades y también tenemos que asumirlas. E insisto que estamos hablando de un público adulto y puede ser para el maxi básquet, máxi voley, fútbol senior, carreras de aventura, de MTB. Hoy, hay un cambio cultural y el adulto necesita seguir ligado a la práctica deportiva. Porque también ha pasado en lo recreativo y hay gente que ha fallecido corriendo por la senda aeróbica. Y agregaría que también debería haber obligaciones de los municipios con respecto a lo que se pide a los organizadores y lo que se le pide a los corredores. En Tandil, esto está avanzado y en Capital Federal, por ejemplo, vos no podés participar de una competencia atlética, si no tenés un certificado médico avalado y realizado en determinadas condiciones, que te sirve para competir todo el año. Porque esa es otra discusión: ¿hasta cuándo sirve un certificado? Y hay médicos que te van a decir que una ergometría te puede dar perfectamente hoy y en dos días te puede dar una muerte súbita. Los estudios son importantísimos porque detectan un pilón de enfermedades, o padecimientos que un atleta puede tener, que pueden ayudar a prevenir. En eso sí, los municipios y organizadores deberían alentar a que eso se haga.

-¿Pero cómo establecés en un certificado médico, que alguien puede correr un maratón o solo 10 kilómetros?

-F.M.: Yo creo que es muy difícil que un médico te pueda avalar que vos puedas hacer 42 kilómetros. O 30, o 15. Es difícil. Lo que el médico puede determinar es que estás en condiciones de hacer una actividad medianamente exigente. Pero determinar cantidad de kilómetros…, es difícil. Un entrenador tal vez tenga una visión más clara de cómo su alumno va respondiendo a las distancias, pero creo que no hay nadie como el propio corredor, que tiene la sensación corporal de saber cómo va respondiendo. Y ahí está la responsabilidad de quienes somos corredores, de anotarnos en cosas para las cuáles no estamos preparados.

 

Hay mucha gente que se anota en distancias para las cuáles no está preparada. Y como organizador, yo no tengo la facultad de decir: “vos corrés, vos no corrés”. (Federico Mouillerón)

 

 

-En algún momento, hubo como mucha oferta de carreras y el “mercado” se ha ido depurando. Ustedes tienen una gran convocatoria en las pruebas que desarrollan. ¿Qué filtros podés aplicar entre un corredor entrenado y un “entusiasta”?

-F.M.: Lo primero que te pido es un certificado médico, que esté hecho por un clínico o por un cardiólogo. Tengo gente que se viene a anotar con el certificado de un ginecólogo.

-A.I.: Y muchos te traen el estudio médico y no el certificado. A mí me traés un electro y no lo sé leer. Tiene que ser avalado por un médico que diga que está apto para competir.

-F.M.: También hay muchos certificados médicos que no vienen con el formato que vos presentás, sino que hacen otro certificado. Y hay toda una pelea cuando un corredor quiere participar y vos no le tomás el certificado. En verdad, uno lo está haciendo por prevención para el propio corredor, porque si hay algo que a mí me interesa, es que mínimamente, quienes compiten en nuestras pruebas, una vez al año, se hagan una evaluación, para que ellos mismos sepan que lo pueden afrontar. Por supuesto, que al mismo tiempo, yo también minimizo mis riesgos como organizador.

-A.I.: Repito que Tandil está muy avanzado en eso también y está dos pasos adelante en muchas cosas. Y los profes de Tandil, son muy conscientes en eso, los evalúan, les exigen controles médicos. Pero pasa que hay muchos corredores “libres”, que se largan solos y eso es incontrolable. En otras carreras ha pasado que alguien que no estaba en condiciones de correr, le dijo al organizador que no le podía negar la participación. Aparecen con un abogado y te hablan de discriminación.

-F.M.: Sí. Hay organizaciones que han tenido demandas porque no han dejado participar a un corredor. No lo dejaron participar porque no tenía certificado médico y esa persona decía que asumía la responsabilidad. Como no lo dejaron correr, presentó una denuncia por discriminación. Hoy, el lugar del organizador es muy difícil, porque es asumir riesgos. Y hay cosas que desalientan a que muchos organizadores tengan iniciativas a hacer cosas.

-También hay un mensaje en este ambiente, respecto de la superación física que puede ser contraproducente, ¿no?

-F.M.: Nosotros somos muy cuidadosos en esto de “Desafiate”, “Da Todo”, “Entregá hasta lo último”. Tratamos de ser muy cuidadosos con ese lenguaje. Porque como organizador uno quiere llamar al desafío, pero puede llevar a que el corredor se desafíe para algo para lo que no está preparado. Eso lo hemos tratado de mejorar como organizadores.

-¿Qué falta hacer?

-F.M.: Creo que hay que legislar más. Hoy el Municipio de Tandil tiene pasos adelante, en el sentido que hay un calendario atlético, donde se regula un orden de carreras, tiene una serie de requisitos con los que tenés que cumplir, como tener una ambulancia y un médico, tenés que presentar todo en tiempo y forma, si vas a dar alimentación tiene que estar aprobado por Bromatología. Creo que lo que nos faltaría, sería pedir un certificado médico obligatorio, buscar un formato que se hiciera en el hospital o en forma privada y que aceptemos que tenga validez para el año en curso. Con eso, nos garantizaríamos que quienes participan, una vez al año, tengan estudios médicos previos y pertinentes. Y hablo de todo el deporte adulto, en todas sus variantes.

-¿La inscripción incluye un seguro médico?

-F.M.: En nuestro caso hay un seguro, que el Municipio lo exige. Pero es un seguro de accidentes deportivos. Previene por algún accidente que se pueda desarrollar en la carrera, no para una muerte natural, o una muerte súbita, o como el caso del chico de Necochea. Muchos municipios te lo piden.

 

Estamos tranquilos de cómo cuidamos la carrera y lo que teníamos que hacer para el corredor. (Ariel Islas)

 

-Volviendo al caso del fallecimiento de José Acosta. ¿La familia entendió que lo ocurrido fue una fatalidad?

-A.I.: Nosotros desde un primer momento nos abocamos a estar con ellos y nunca pensamos en qué inconvenientes nos podría acarrear. Uno está tranquilo con lo que hace. Hablamos con la familia. La hermana de José es la Directora de Deportes de Coronel Dorrego, también organiza carreras y sabe los riesgos que se tienen. Y sabía que su hermano estaba haciendo algo que le gustaba, que quería hacer.

-F.M.: Nosotros tenemos claro que no tuvimos una actitud negligente respecto del evento. En este caso, la familia se mostró agradecida por nuestra actitud y tuvimos la suerte de que la hermana de José nos entendió perfectamente como organizadora de carreras. Y me lo hizo saber en varias oportunidades. Nosotros, lo único que sentimos es que teníamos que estar al lado de la familia, para lo que hiciera falta. Porque nadie está exento de que le pueda pasar.

 

-¿Les dolieron las críticas?

-A.I.: Hubo situaciones muy miserables. Y a mí, que trabajo en los medios, me dio mucha tristeza lo que hicieron muchos colegas, que trataron la noticia sin saber, sin ir a la carrera, sin llamarnos a nosotros. Y muchos se colgaron de esas noticias sin saber. El único medio que trató la noticia como correspondía fue el único que nos llamó, que es el conductor del noticiero de Necochea y participó de la carrera. Pero después, hubo muchas páginas que no informaron, que pusieron cualquier cosa. Me da mucha tristeza cierto oportunismo que vimos.

-F.M.: También dijeron que la carrera no estaba habilitada. El Municipio de Necochea la habilitó, lo que pasó es que no llegó a aprobarse en el Concejo Deliberante. Muchas veces, pasa en todos lados, los expedientes al Concejo llegan después. Pero el Intendente estuvo con nosotros y estuvo en la carrera, lo mismo que el Director de Deportes del Municipio y el Director del EMTUR. Nosotros presentamos todos los papeles que Necochea nos pidió y hasta una concejal nos mandó a felicitar porque no es habitual que los organizadores presenten toda la documentación que presentamos nosotros.

 

Es posible que los organizadores tengamos que reforzar la comunicación, especialmente en la parte previa a la competencia. (Federico Mouillerón)

 

-Respecto de los riesgos que envuelven a la actividad deportiva, ¿creen que es un tema para hablar más de lo que se habla en el ambiente?

-F.M.: Creo que el pie de esta nota es hablar hacia lo que viene. Que esto sirva como un disparador. Porque esto mismo ya pasó en Tandil, hace tres años. Pasó este año en una carrera en San Luis. Ha pasado…

-Por eso. Tengo la impresión de que estas cosas conmueven cuando pasan. Y después, pasan…

-F.M.: Sí. Mira, hay disparadores que surgieron de este caso puntual. Primero, en un grupo de running que participó de la carrera en Necochea, hicieron una charla los profes con sus alumnos, sobre los recaudos que hay que tener. Me pareció súper interesante que alguien tomara el caso, porque sentía que tenía que hacer docencia y reforzar el mensaje sobre el tema. Porque justamente, dentro del grupo, había chicos que habían corrido sin agua, en un día de 32°. Después, es posible que los organizadores tengamos que reforzar la comunicación, especialmente en la parte previa a la competencia, aunque caiga pesado. Pero fundamentalmente, esto nos tiene que ayudar a mejorar a organizar el deporte adulto en nuestra ciudad, que es mucho y muy variado. Y después, quienes participamos de eventos, tenemos que llamarnos a la reflexión. Hay una responsabilidad de cada competidor, sobre todo porque es adulto, que debe discernir cuáles son sus limitaciones.

 

Nota Relacionada:


Dr. Luis Cicco: “El debate hacia el futuro, es saber cuál es la ‘dosis’ de actividad física para cada persona”

Belén Blois - Estudio Inmobiliario - Constitución 651 - Tandil - Tel.: 249 468 1897

Comentarios