Domingo 22 de Julio de 2018 | 14:40 |
Una empresa de OSDE - Binaria Seguros, Seguro de vida, Seguro con ahorro, Seguro Empresas

Óptica Santa Lucía - Rodríguez 674 - Tel.: (0249) 442-4453 - Tandil



No existe “flexibilizar” la ley, se cumple o no se cumple

Desde hace unas semanas existen rumores de presiones para la “flexibilización” de la ley de paisaje protegido También las explosiones en las canteras en actividad se han intensificado, como la  adjudicada a Equimac, que hizo temblar y se escuchó en toda la ciudad. 

Se han visto salir camiones cargados de canteras cerradas por la Ley de Paisaje Protegido.  Los camiones con sobrecarga de piedra  siguen destruyendo las rutas y poniendo en riesgo a los usuarios, además de incumplir normas y eludir impuestos.

Desde la política nacional se alienta a la minería  y se intenta retroceder cambiando  leyes como la de protección de glaciares, o las que  prohíben  la megaminería en Chubut, San Luis y otras provincias. 
Hoy, como en los noventa, la minería opera como un lobby en todo el territorio.  Así, vemos a nivel local como se presiona para “flexibilizar”  la ley de paisaje protegido. El propio término es tramposo, alude a cambiar algo rígido,  la ley no es rígida, ni flexible, es ley. 

Se cumple o no se cumple. 


En todo caso ¿”flexibilizar” querría decir que a algunos no se les haría cumplir? Entonces, ¿sería ley?  Todos los ciudadanos estamos obligados a cumplir las leyes. Las autoridades a cumplirla y hacerla cumplir. Quienes crean que es injusta o que otra sería mejor,  deben utilizar el procedimiento democrático y aprobar otra ley  dentro del poder legislativo, con la debida información y participación de la ciudadanía. 
La ley de paisaje protegido debe ser cumplida. No pueden abrirse las canteras que la ley cerró. 

Por otra parte, la piedra molida puede obtenerse en muchos lugares del país, dónde no implica destruir un patrimonio único y extraordinario. La presión por la reapertura de las canteras de Tandil tiene que ver con los intereses de un puñado de empresas  canteriles y  con los grandes contratistas de obra pública que quieren insumos a precio de regalo, aunque para eso muelan Sierras de un valor extraordinario y dejen pasivos ambientales para siempre. La cercanía es un argumento falaz, porque las obras no se hacen sólo en la provincia de Buenos Aires, y porque en términos económicos hay muchos lugares del país que podrían abastecer  de piedra molida a un precio menor si hubiera trenes como corresponde. 

La discusión sobre las Canteras es una discusión sobre los sistemas de transporte. 

Varias Sierras de Tandil no alcanzarían para sostener en el tiempo una política de obras públicas pensada para llenarle los bolsillos a los contratistas, no para el país. ¿Qué es mejor?  ¿Pensar  un sistema ferroviario para un proyecto inclusivo e integrado de país capaz de ser sostenido en el tiempo,  menos costoso en el mediano plazo, mucho menos contaminante,  dinamizador de un sinnúmero de actividades y generador de mucho trabajo estable y decente,  directo e indirecto, sin apostar a actividades extractivas?   ¿O costosísimos planes de infraestructura, rutas llenas de pozos a los pocos años que requieren nuevas extracciones de piedra para tapar los agujeros o rehacerlas una y otra vez, muchas veces por la propia acción de la sobrecarga de camiones de piedra?  Para los contratistas, para los especuladores financieros que lucran con las acciones de estas empresas, con nuevas formas contractuales donde el estado termina garantizando ganancias pagadas con nuestros impuestos,  las obras son un gran  negocio.  Para el país la infraestructura es mucho más que eso, es el sistema  que permite la vida de todo su territorio. 

Si todos los beneficios  que hoy se le dan a la minería  y el empeño en seguir privilegiándola  se utilizará para  hacer un sistema ferroviario propio del siglo XXI  al servicio del pueblo argentino,  muchos problemas  sociales, económicos y ambientales se solucionarían. Y entre otras cosas, la piedra molida que realmente fuera necesaria se podría abastecer mucho más barata desde aquellos lugares del país donde extraerla sea una opción menos costosa ambientalmente y dónde la población esté de acuerdo.  

Por lo anterior convocamos a la ciudadanía de Tandil a expresarse “Si al tren, No a las canteras”

Quienes deseen colaborar con la organización de las acciones con este lema pueden acercarse a las reuniones, miércoles a las 19 hs.  en Alsina 1242, o contactarse por  mensaje al Facebook Asamblea por la preservación de las Sierras de Tandil o  al cel. 249 154331098

Tags

Belén Blois - Estudio Inmobiliario - Constitución 651 - Tandil - Tel.: 249 468 1897

Comentarios

Notas relacionadas