Jueves 19 de Julio de 2018 | 11:45 |
Una empresa de OSDE - Binaria Seguros, Seguro de vida, Seguro con ahorro, Seguro Empresas

Belén Blois - Estudio Inmobiliario - Constitución 651 - Tandil - Tel.: 249 468 1897



El Síndrome de Münchhausen Casos clínicos raros

ESCRIBE JUAN M. FLORIT $datos[

Un cuadro clínico inaudito entre los más fantásticos y bizzaros, para ser diagnosticado es necesario que aparezca un patrón de síntomas fraudulentos y que el paciente se presente siempre como un enfermo físico en ausencia total de otras enfermedades mentales que puedan explicarlo.

Lic Juan M Florit

El doctor Richard Asher fue el primero en designar esta entidad patológica como síndrome de Münchhausen en 1951. Esta enfermedad epónima toma su nombre, extrañamente, no de un investigador que la haya descubierto, sino del excéntrico Karl Friedrich Hieronymus, barón de Münchhausen, quien se hizo famoso por contar historias de aventuras fantásticas que nunca le habían sucedido, como haber bailado en el estómago de una ballena o haber viajado a la luna.

Para ser diagnosticado es necesario que aparezca un patrón de síntomas fraudulentos y que el paciente se presente siempre como un enfermo físico en ausencia total de otras enfermedades mentales que puedan explicarlo.


El paciente diagnosticado con síndrome de Münchhausen tiene una necesidad psicológica de asumir el papel de enfermo, lo cual implica un estatus psicopatológico en sí mismo. Es un trastorno mental que se caracteriza por inventar dolencias para recibir atención.

El paciente lo hace con síntomas físicos o psicológicos fingidos o producidos intencionadamente. De hecho algunos estudian las enfermedades para representar fielmente sus síntomas y resultar mas creíbles.

Se trata de ficciones patológicas. Su motivación y necesidad de llamar la atención son conscientes para el paciente. Esto no excluye la existencia de síntomas físicos o psicológicos verdaderos.

Diferencias entre la hipocondría y el Síndrome de Münchhausen

En la Hipocondría el paciente está convencido que padece una o varias enfermedades orgánicas, crónicas y mortales, que las pruebas medicas de ultima generacion no pueden detectar. Dadas estas características, los pacientes hipocondriacos poseen historias clínicas de varios cientos de paginas

El Síndrome de Münchhausen por poder (MSBP),

Llamado en inglés Münchhausen Syndrome by power o by proxy, es un término acuñado por un médico de origen inglés, Samuel Roy Meadow, al referirse a lo que él consideró un trastorno en el que una persona, generalmente el cuidador o la madre del niño, deliberadamente causa lesión, enfermedad o trastorno a otra persona, generalmente el hijo.

Parte de la comunidad médica es escéptica ante la existencia del MSBP, el cual, hasta el momento, no ha sido reconocido oficialmente por los sistemas estadísticos de clasificación de los trastornos mentales. 

Roy Meadow fue desacreditado debido a que, luego de actuar de perito de parte en casos de condenas por filicidio, pudo comprobarse que había falseado la información y, por ese hecho, perdió su matrícula profesional y su credibilidad.

El síndrome es mencionado en el DSM-IV-TR con el nombre de trastorno facticio por poderes como uno de los ejes que han sido propuestos, por «personas ajenas» a la American Psychiatric Association, «para estudios posteriores», o sea, para investigar, sin que, hasta el momento, haya sido reconocido. El DSM IV TR aclara que se trataría de un trastorno en el que «no hay incentivos externos que justifiquen el comportamiento, por ejemplo, una ganancia económica» ni la persona lo hace para lograr un beneficio personal.

Yo, al igual que muchos colegas, no concuerdo con estas afirmaciones ya que los sujetos que realizan estas patológicas puestas en escena, si obtienen una ganancia personal que consiste en recibir atención y ser tratados como héroes por ocuparse tanto por sus hijos, llevaros a todos los centros médicos y realizarles todos los análisis habidos y por haber. La ganancia que obtienen es el refuerzo social, el afecto y el interés de padres, familiares y trabajadores de la salud.

El perfil de personalidad mórbida de estas personas resulta de una sensación de inadecuación social, suelen ser poco agradables al trato, exigentes en relación a la atención y demandantes sobre aspectos relacionados con la aceptación y el reconocimiento. Es muy usual que violenten los vínculos por no ser tratados con todo el reconocimiento o interés que consideran que les corresponde.

Las situaciones que gatillan o desencadenan este tipo de cuadro son, muy usualmente, la percepción de que estando enfermos o padeciendo alguna enfermedad algún miembro de su familia, recibieron atención que de otra manera no lo obtendrían dados sus rasgos (de personalidad) poco atractivos. También tenemos que considerar la historia personal de vínculos no continentes y afectos negados, que van configurando una personalidad base con escasos recursos adaptativos y pobres "herramientas" para hacer frente a la frustración y el rechazo social.

 Síntomas o conductas típicas del cuadro clínico.

Dado que lo más usual es que esta bizarra enfermedad la padezcan las mujeres, la madre puede tomar acciones extremas para fingir los síntomas de una enfermedad en su hijo. Por ejemplo, podría:

Añadir sangre a la orina o heces del niño

Privar de alimento al niño para que parezca que no puede aumentar de peso

Calentar los termómetros para que parezca que el niño tiene fiebre

Inventar resultados de pruebas de laboratorio

Darle fármacos al niño para provocarle vómito o diarrea

Infectar una línea intravenosa (IV) para enfermar al niño

¿Cuáles son las señales en la madre?

La mayoría de las personas con este trastorno son madres con niños pequeños. Algunos son hijos adultos que cuidan a un padre mayor.

La madre suele trabaja en atención médica y sabe mucho sobre el cuidado médico. Puede describir los síntomas del niño con mucho detalle médico. Le gusta estar muy involucrada con el equipo de atención médica y es apreciada por el equipo por el cuidado que le da a su hijo.

Estas madres están muy involucradas y en apariencia protectores con sus hijos. Parecen devotas a su hijo. Esto dificulta que los profesionales de la salud lleguen a un diagnóstico de síndrome de Munchausen por poderes.

¿Cuáles son las señales o síntomas en el niño?

El niño visita a muchos médicos de y ha estado incontables veces en el hospital.

A menudo le han practicado muchos exámenes, cirugías innecesarias u otros procedimientos. 

El niño tiene síntomas extraños y aislados que no encajan con ninguna enfermedad síndrome ni cuadro clínico tipificado. Los síntomas tampoco cuadran con los resultados de los exámenes.

La madre reporta los síntomas del niño. Los profesionales de la salud nunca ven estos síntomas. Desaparecen en el hospital, pero vuelven a empezar cuando el niño se va a casa.

Los exámenes de sangre no corresponden con el tipo sanguíneo del niño.

Se encuentran fármacos o químicos en la orina, sangre o heces del niño. 

Los niños pueden necesitar atención médica para tratar las complicaciones de las lesiones, infecciones, medicinas, cirugías o análisis. También pueden necesitar atención psiquiátrica para lidiar con la depresión, la ansiedad y el trastorno de estrés postraumático que pueden presentarse con el abuso infantil.

El tratamiento a menudo involucra terapia individual y familiar. Ya que esto es una forma de abuso infantil, el síndrome se debe reportar a las autoridades.

       

Juan Martin Florit. Lic. en Psicología.

  • Psicólogo clínico.(TCC-ACT- individual y  Terapia Sistémica-Familiar)
  • Intervenciones institucionales en Conductas pro-sociales, prevención y tratamiento de Bullying.
  • Coordinador de grupos en discapacidad intelectual: autonomía, socialización, recreación, AVD e  integración.
  • Disertante.
  • Columnista del Diario ABChoy.
  • Consultas  Tel:      2494492136.    
  • Facebook:              www.facebook.com/actmindfulness/

 

 

Belén Blois - Estudio Inmobiliario - Constitución 651 - Tandil - Tel.: 249 468 1897

Comentarios