Martes 23 de Enero de 2018 | 12:37 |
OSDE es la obra social y prepaga que ofrece el más completo servicio de salud

Belén Blois - Estudio Inmobiliario - Constitución 651 - Tandil - Tel.: 249 468 1897



La teoría que explica el autoengaño- y la justificación de la infidelidad

ESCRIBE JUAN M. FLORIT $datos[

Una de las maneras de pillar a un mentiroso es provocando un aumento de la disonancia cognitiva, para de esta manera detectar las señales que le delaten.

Lic Juan Martin Florit. Psicólogo clínico

El psicólogo León Festinger -siempre somos los psicólogos, por supuesto!!- desarrollo la llamada teoría de la disonancia cognitiva, que explica cómo las personas intentamos mantener la consistencia interna y evitar el malestar que  genera la contradicción entre la forma en la que necesitamos vernos a nosotros mismos y lo que hacemos, es decir entre nuestras cogniciones y conductas.

Sugirió que los individuos, sujetos, personas en general, experimentamos una intensa tendencia cognitiva (mental-ideacional) que nos empuja a asegurarnos de que nuestras creencias, actitudes y conductas son coherentes entre sí. Cuando existe inconsistencia entre éstas, el conflicto conduce a la falta de armonía -disonancia-, algo que la gente se esfuerza por evitar y ahí es sonde surge, para evitar la disonancia, el autoengaño.


Esta teoría ha sido ampliamente estudiada en el campo de la psicología y puede definirse como la incomodidad, tensión o  ansiedad  que experimentamos los individuos cuando nuestras creencias, acciones y emociones entran en conflicto. Esta tensión puede llevar a un intento de cambio de la conducta o a defender sus creencias o actitudes (incluso llegando al autoengaño) para reducir el malestar que produce la disonancia.

Festinger fue el autor de “Theory of Cognitive Dissonance" (1957), una obra que revolucionó el campo de la psicología social, (si Ud. disfruta de la lectura le recomiendo que lo lea) y que se ha utilizado en distintas en áreas, como la motivación, la dinámica de grupos, el estudio del cambio de actitudes, la toma de decisiones y un largo etc.

 

El experimento de Festinger y Carlsmith

Ambos diseñaron un experimento para probar si "tenemos poca o mucha" motivación extrínseca, es decir en qué medida nos motiva el contexto, para justificar un comportamiento que va en contra de nuestras creencias o valores, frecuentemente tendemos a cambiar de opinión para racionalizar nuestras acciones y no sentirnos mal con nosotros mismos y nuestros valores.  Si le interesa este tema puede leer el experimento de Stanley Milgram (Yale 1963) sobre obediencia a la autoridad muy recomendable e interesante..

 

Aumentar la disonancia cognitiva para desenmascarar a un mentiroso

Otro famoso estudio, en esta línea de investigación, lo llevó a cabo Anastasio Ovejero y concluyó que, respecto a la mentira, “Es necesario entender que los sujetos por lo general vivimos o intentamos vivir en consonancia cognitiva entre nuestro pensamiento y conducta y si por algún motivo no podemos ser congruentes, intentaremos no hablar sobre los hechos que generan la disonancia, evitando así aumentar ésta y buscaremos reacomodar nuestras ideas, valores y/o principios para así poder autojustificarse, logrado de esta manera que el conjunto de ideas encajen con ciertas conductas y se reduzca la tensión”.

Cuando se presenta la disonancia cognitiva, además de hacer intentos activos para reducirla, el individuo suele evitar las situaciones e informaciones que podrían causarle malestar cuando entran en contradicción.

Un ejemplo sobre el uso de la disonancia cognitiva para detectar a un mentiroso

Una de las maneras de pillar a un mentiroso es provocando un aumento de la disonancia cognitiva, para de esta manera detectar las señales que le delaten. Por ejemplo, un individuo llamado Carlos, que llevaba dos años sin trabajo, empieza a trabajar como comercial para una compañía eléctrica. Carlos es una persona honesta y con valores, pero no tiene más remedio que llevar dinero a casa a final de mes. 

Cuando Carlos acude a visitar a sus clientes, tiene que venderles un producto que sabe que a la larga acarreará una pérdida de dinero para el comprador, por lo que esto entra en conflicto con sus creencias y valores, provocándole la disonancia cognitiva. Carlos tendrá que justificarse internamente y generar nuevas ideas o cogniciones dirigidas a reducir el malestar que puede sentir o cambiar su conducta.

El cliente, por su parte, podría observar una serie señales contradictorias si presiona lo suficiente a Carlos para lograr que aumente la disonancia cognitiva, pues esta situación tendría un efecto en sus gestos, su tono de voz o sus afirmaciones. En palabras del propio Festinger, “Las personas nos sentimos incómodas cuando mantenemos simultáneamente creencias contradictorias o cuando nuestras creencias no están en armonía con lo que hacemos".

La psicóloga, autora del libro “Emociones expresadas, emociones superadas”, agrega que debido a la disonancia cognitiva, “El malestar viene acompañado generalmente por sentimientos de culpa, enfado, frustración o vergüenza”.

 

El clásico ejemplo de los fumadores

Un ejemplo clásico cuando se habla de la disonancia cognitiva es el de los fumadores. Todos sabemos que fumar puede provocar cáncer, problemas respiratorios, fatiga crónica e, incluso, la muerte. Pero, ¿por qué la gente, sabiendo todos estos efectos perniciosos que causa el humo, todavía fuma?

Saber que fumar es tan perjudicial para la salud pero continuar fumando, produce un estado de disonancia entre dos cogniciones: “debo estar sano” y “fumar perjudica mi salud”. Pero en vez de dejar el tabaco o sentirse mal porque fuman, los fumadores pueden buscar autojustificaciones como “de qué sirve vivir mucho si no se puede disfrutar de la vida”.

Este ejemplo muestra que a menudo reducimos la disonancia cognitiva distorsionando la información que recibimos. Si somos fumadores, no prestamos tanta atención a las pruebas sobre la relación tabaco-cáncer. Las personas no quieren oír cosas que les pongan en conflicto con sus más profundas creencias y deseos, a pesar de que en el mismo paquete de tabaco haya una advertencia sobre la seriedad del tema.

 

La infidelidad y la disonancia cognitiva

Otro ejemplo claro de la disonancia cognitiva es lo que le ocurre a una persona que ha sido infiel. La mayoría de individuos afirman que no serían infieles y saben que no les gustaría sufrirlo en sus carnes, aun y así, en muchas ocasiones, pueden llegar a serlo. Al cometer el "acto de infidelidad" suelen justificarse diciéndose a sí mismos que la culpa es del otro miembro de la pareja (ya no le trata igual, pasa más tiempo con otras personas, etc.), pues soportar el peso de haber sido infiel (asumiendo que la infidelidad es una "cualidad" necesariamente de "malas personas") puede causar mucho sufrimiento.

De hecho, después de un tiempo, la disonancia cognitiva puede llegar a empeorar, y ver constantemente a su pareja puede obligarle a confesar, pues cada vez puede llegar a sentirse peor. La lucha interna puede llegar a ser tan desesperante que los intentos de justificarse ante esta situación pueden causar alteraciones emocionales. La disonancia cognitiva, en estos casos, puede afectar a distintas áreas de la vida, como pueden ser el trabajo, las amistades en común, etc. Aceptar y cambiar suele ser la única manera de librarse del sufrimiento.

Cuando ocurre la disonancia cognitiva debido a una infidelidad, el sujeto se ve motivado a reducirla, pues le produce un enorme malestar o ansiedad. Pero cuando por distintos motivos, no es posible cambiar la situación (por ejemplo al no poder actuar sobre el pasado), entonces el individuo tratará de cambiar sus cogniciones o la valoración de lo que ha hecho. El problema surge porque al convivir con esa persona (su pareja) y verla diariamente, el sentimiento de culpa puede acabar por “matarle por dentro”.

Espero que la columna de hoy le haya resultado, al menos interesante. Continuare torturándolos con conceptos extravagantes y teorías raras el domingo que viene.

Feliz 2018!!!!!

 

        Juan Martin Florit. Lic. en Psicología.

  • Psicólogo clínico.(TCC-ACT- individual y  Terapia Sistémica-Familiar)
  • Intervenciones institucionales en Conductas pro-sociales, prevención y tratamiento de Bullying.
  • Coordinador de grupos en discapacidad intelectual: autonomía, socialización, recreación, AVD e  integración.
  • Disertante.
  • Columnista del Diario ABChoy.

 

 

  • Consultas  Tel:      2494492136.    
  • Facebook:              www.facebook.com/actmindfulness/

Baracoa -  Indumentaria Deportiva - 9 de Julio 818 | Tel.: (0249) 442-3935 / 154-506909 - Tandil

Comentarios