Lunes 22 de Enero de 2018 | 20:40 |
OSDE es la obra social y prepaga que ofrece el más completo servicio de salud

Autoservicio El Mago - Av Espora esq Liniers / Lunghi 2242 / Av Falucho 887 - 7000 Tandil



Las Sierras no son piedra para moler, ni terrenos para el negociado inmobiliario

COMUNICADO $datos[

El 2018 ha comenzado con altos riesgos para las Sierras de Tandil. Por una parte, quienes fueron desde el ejecutivo los principales responsables del avance de las construcciones sobre las Sierras en los últimos diez años, ahora en el concejo deliberante, impulsan excepciones para autorizar un gran centro comercial en Don Bosco.  

Ni piedra para moler, ni terrenos para el negocio inmobiliario, las Sierras son la identidad de Tandil y el patrimonio natural de las presentes y futuras generaciones.

En el área núcleo del paisaje protegido, en una zona de uso de baja densidad ligado a la recreación y el turismo, al disfrute de la naturaleza y la tranquilidad, se pretende instalar 36 locales comerciales, hacinados, sin estacionamiento suficiente, sin agua potable y sin cloacas.  La firma Tandil for Sale, con 40.000 pesos pretende la autorización para luego empezar a vender los locales y así construir. Es decir, es la excepción lo que van a vender. Ante la solicitud de un estudio de impacto ambiental, presentaron uno que no considera aspectos fundamentales, que no considera el impacto en el área de influencia y que firma un familiar de los particulares que presentan el  proyecto. 

Es llamativo el apoyo de algunos funcionarios, que aparecen repetidamente en el expediente, y hoy lo promocionan en el concejo deliberante.  


Este proyecto, no es el primero, ni el único, expresa una visión sobre la ciudad y particularmente sobre el área serrana,  que soslaya las cuestiones ambientales y urbanísticas para priorizar los negocios de unos pocos. También una visión de la democracia donde se naturaliza que algunos compren excepciones a las normas que todos los ciudadanos debemos cumplir. El negocio es justamente disponer de algo que los demás no.  Perversamente, la excepción que dan hoy es lo que alimenta el “pedido” de nuevas excepciones o el cambio de la norma para permitir “el mayor aprovechamiento Inmobiliario”.

Hacen y dejan hacer cosas que trasgreden el plan para luego, cuando el resto de la población se queja por la desigualdad, tener un argumento para  poder cambiarlo. Así es como empiezan a  hablar de actualizar el plan. Más allá de que genuinamente siempre se pueda mejorar,  para lo  cual debiera ser realmente participativo e incorporar la visión del conjunto de los tandilenses sobre la ciudad que queremos, no es lo que cabe esperar de los responsables de la  gestión  de la última década. No olvidemos que son los mismos que incumplen desde hace varios años con la presentación de un plan de manejo para el área serrana, dando evidencias de un manejo discrecional. 

En suma, las excepciones van abriendo el camino y producen un efecto dominó. ¿Cuánto falta para que se haga público el intento de loteamiento y urbanización de otras chacras sobre Av. Don Bosco, algunas de ellas en manos de personas o grupos de gran poder de lobby?

También, el 2018 nos enfrenta al poderoso lobby minero, envalentonado ´por el apoyo político nacional,  intentando reactivar o abrir nuevas canteras. ¿Dónde está la “seguridad jurídica” de los ciudadanos? ¿O sólo interesa cuando se trata de inversores externos? La ley no es cartón pintado. En Tandil, el plan de desarrollo territorial vigente desde 2005 establece como Zona Protegida Sierras de Tandil al área complementaría desde la cota 220 msnm y el área rural desde la cota 200 msnm, y determina (ver VIII.16): la prohibición para nuevas explotaciones mineras.
 
Por su parte, la ley de paisaje protegido, 2010, estableció claramente el cierre de las canteras dentro de la poligonal. La ley les otorgó la posibilidad de presentar proyectos de reconversión, lo cual las canteras no hicieron, y se cerraron.

En este sentido, las especulaciones sobre posibles juicios de las canteras y pedidos de excepciones para no realizarlos, lejos de tener asidero legal, constituyen una estrategia para presionar en la búsqueda de condiciones especiales. No es el estado y la comunidad quienes deberían compensar a quienes lucraron con las canteras sino estos la comunidad por el enorme e irreversible daño ambiental que dejaron para siempre. Además, los funcionarios permeables a los argumentos mineros, ¿con qué criterio ético le darían a quienes destruyeron las Sierras condiciones excepcionales respecto a quienes las preservaron? 
Los globos de ensayo que pretenden poner en la agenda  disparates jurídicos y ambientales deben encontrar firmes a la comunidad y a sus representantes. Proteger a Tandil, sus Sierras y las cuencas hídricas que constituyen un patrimonio natural inconmensurable es una responsabilidad ineludible. 
                                                                                                          
 Asamblea en defensa de las Sierras de Tandil

Óptica Santa Lucía - Rodríguez 674 - Tel.: (0249) 442-4453 - Tandil

Comentarios