Lunes 16 de Julio de 2018 | 3:4 |
OSDE es la obra social y prepaga que ofrece el más completo servicio de salud

Óptica Santa Lucía - Rodríguez 674 - Tel.: (0249) 442-4453 - Tandil



“El tema de mi edad y mi cansancio es algo del periodismo y la oposición”

LUNGHI II

En este segundo tramo de la charla con Miguel Lunghi, el jefe comunal analiza el apoyo de la sociedad en las urnas y ofrece el consejo de “no creertelá”, ante el caudal de votos; se refiere a las propias posibilidades en 2019 y reconoce la interna que lentamente comienza a despertarse en la propia tropa.

Por Mariano López Guerrero (marianolopezguerrero@gmail.com)

 

-¿Lo alivió haber ampliado la mayoría en el Concejo Deliberante?


-Siempre es una tranquilidad para seguir el proyecto nuestro, pero no tenemos problema de hablar con los Presidentes de los otros bloques, porque buscamos el consenso. Y ciertamente, si vos analizás, el 95% de los temas que nosotros mandamos al Concejo Deliberante, salen por unanimidad. No salen por la mayoría. Vos vas a tener el tema presupuestario, el tema del transporte, cuatro o cinco temas, que indudablemente, las ideologías a veces tienen que diferenciarse y ahí se diferencian. Pero después, los Concejos que hemos tenido han sido respetuosos y no hemos tenido inconvenientes. Yo en 14 años he subido a dar explicaciones una sola vez. Y en 14 años, solamente en el 2005 me rechazaron, por no tener mayoría, un proyecto de 50 cuadras de repavimentación, que no me lo autorizaron. En el 2007 lo pude llevar adelante cuando tuve mayoría. Porque es importante tener mayoría, no para tener una escribanía, sino para llevar adelante tu proyecto de gobierno. Pero cuando hemos tenido problemas, hemos ido, hemos charlado y hemos llegado a un acuerdo.

 

 

Nosotros estamos en transición hacia el 2019 y hay varios candidatos. Hasta ahora, son todas personas correctas, e interpreto que va a haber diferencias, sin pasar a mayores. Eso espero.

 

-Y cuando las urnas muestran ese caudal de votos, ¿hay que hacer algún ejercicio especial para mantener el equilibrio? Se lo pregunto porque a veces se interpreta como una especie de “cheque en blanco”, para hacer lo que uno quiera…

-Primero, no hay que creerselá. Segundo no pensar que sos el Intendente, sino que sos Miguel, que querés a tu ciudad y que querés ayudar a la gente. Y caminar. Hablar con la gente. Entrar a una panadería, a una fiambrería, a una casa de familia…, conversar, pararte en una esquina, hablar con la gente. Y a mí, prácticamente el apellido me ha desaparecido, porque todos me llaman o me gritan ¡Miguel! Y eso es lo que más me voy a llevar.

-¡El método Zanatelli!

-Zanatelli era un hombre que andaba en los barrios. No sé, no creo que sea invento de Zanatelli, sino que hay muchos políticos que hacen eso en muchos otros distritos y gobiernan hace varios mandatos. Pero el que se la cree, que tiene el título, que anda con guardaespaldas, con muchas cosas, vos ves que no tienen mucho vuelo. Zanatelli tenía esa modalidad, interpreto que es muy buena, pero yo no trato de copiarlo, sino que me sale de adentro. Hay muchos intendentes que lo hacen, más en el interior. Acá viene mucha gente del conurbano y te cuentan que a su Intendente no lo conocen y nunca lo ven.

 

-¿Le facilitó un poco las cosas, electoralmente, que la oposición nunca haya tenido un “Lunghi” para enfrenarlo a usted?

-¿Si me facilitó?

-Sí, no en su gestión de gobierno, pero desde el punto de vista electoral… La oposición nunca le puso un candidato que le moviera un poco el piso…

-Y…, supongo que sí… Indudablemente, no encuentran la persona que lidere el peronismo y creo que están un poco divididos. Esto siempre, al oficialismo, al que está, lo favorece. Pero es un tema en el que nosotros nunca nos hemos metido, menos en una interna de otro partido.

-Bueno, pero ahora la interna la tiene adentro. El trabajo va a tener que ser controlar a los propios…

-Puede ser. Nosotros estamos entrando en un período de transición, hay que ser muy honestos. El período de transición es ver quién continúa en 2019 y hay varios candidatos y todos tienen derecho a ser candidato a Intendente. Ahí pueden diferenciarse. Hasta ahora, son todas personas correctas, que tenemos los mismos principios e interpreto que va a haber alguna diferenciación, sin pasar a mayores. Eso espero, eso lo he comentado y lo he hablado con ellos.

-¿Se equivocó para usted, Marcos Nicolini? O en todo caso, ¿se apuró?

-(Piensa…) Es un muchacho muy honesto, muy bueno, muy trabajador. Cada uno hace su carrera a su manera, o como lo aconsejaron. El tiempo dirá. Lo que sí, es un muy buen cuadro político y un muchacho muy honesto y capaz. Como lo es Mario Civalleri, como lo es Juan Pablo Frolik y como lo es Julio Elichiribehety. Nosotros tenemos una cantidad de candidatos buenos y esperemos poder resolverlo a nivel del método de preferencias, con algo simple.

 

-¿Una interna?

-No, a mí no me gustan las internas. El método de preferencias, en el que vos vas y tachás sin mucho bombo. Vas y elegís a tu candidato. En el 2003, con el método de preferencias, nosotros no hicimos ni actos, ni cenas, ni discursos, ni nada. Cada uno voto por el que más creía. Y fijate que nosotros veníamos de los 500 votos de (Leopoldo) Moreau y en el método de preferencias participaron 3000 personas. Y no se gastó un peso, nada más que en hacer planillas.

-Usted en el 2015, dijo que “acataba” la orden de la asamblea partidaria de presentarse nuevamente como Intendente. Pero recién no se nombró… ¿Se baja del 2019?

-Yo me debo a la gente y no me debo a estar pensando en una candidatura. De aquí al 2019 hay tres cosas fundamentales: la primera es la biología… ¿la entendés?, las neuronas avanzan y se achican;  la segunda es ver qué dice la UCR; y la tercera es ver cómo estoy posicionado en la gente. Y de ahí, se verá. Son varios pasos que hay que dar.

 

Es importante tener mayoría en el Concejo, no para tener una escribanía, sino para llevar adelante tu proyecto de gobierno.

 

 

-Pero me llamó la atención que habló de Nicolini, Elichiribehety, Frolik, Civalleri y usted no se nombró…

-Yo no me descarto.

-¿Le molesta que se empiece a hablar de su edad y si está cansado o no está cansado?

-Sí. Eso es un tema periodístico y de algunos de la oposición. Te cuento: Tabaré Vázquez tiene 76, De Gaulle tenía 80, Churchill estaba más o menos a la misma altura, el Presidente de Perú que acaba de salvar la ropa, tiene 78. (NdR: El pasado 6 de diciembre, Lunghi cumplió 74 años). No me comparo con ninguno de ellos, por supuesto, bajo ningún punto de vista, pero depende de cómo estás biológicamente y de la actitud tuya, de la fuerza que tengas y las ganas.

-Pero algunos de esos casos no traían sobre las espaldas más de una década y media de gestión ininterrumpida…

-Sí, es cierto. Trae desgaste…, trae muchas cosas. Por eso digo que se va a resolver en su momento. Yo no me descarto, ni descarto a las otras personas que son todas muy capaces. Y bueno, los tiempos vienen para generaciones nuevas y hay que saber escuchar y saber ver. Pero hoy te diría que no me descarten.

-¿Le pasan facturas los correligionarios por lo de Gualeguaychú (NdR: En la convención de 2015, Lunghi se opuso a la creación de la alianza electoral con el PRO)?

-No, para nada. Yo llevé un mandato que aprobó el Comité. No fue un mandato mío.

-Bueno, pero a lo mejor radicales de otras ciudades, a nivel nacional…

-No, no. Te digo que no. Al contrario, sigo siempre manteniendo y orgánicamente estando dentro del espacio Cambiemos, pero tratando de todas las maneras posibles de reforzar a la UCR para que sea un pilar fundamental dentro de Cambiemos y que nosotros seamos más escuchados. Siendo orgánico, mantengo mi corazoncito radical. No tengo nada que decir de Cambiemos, pero mantengo mis principios y mi historia.

 

De acá al 2019 hay que ver tres cosas: la primera es la biología, las neuronas avanzan y se achican; la segunda es ver qué dice la UCR y la tercera es ver cómo estoy posicionado en la gente.

 

Óptica Santa Lucía - Rodríguez 674 - Tel.: (0249) 442-4453 - Tandil

Comentarios