Miércoles 18 de Julio de 2018 | 0:50 |
Una empresa de OSDE - Binaria Seguros, Seguro de vida, Seguro con ahorro, Seguro Empresas

Óptica Santa Lucía - Rodríguez 674 - Tel.: (0249) 442-4453 - Tandil



Cómo emprender el nuevo año 2018

ESCRIBE PAOLA A. ZUCCONI $datos[

Termina el año. Y se siente como si se tratara de armar valijas para llevarse lo más querido, todo lo aprendido y partir. Partir hacia lo desconocido. Con un poco de miedo, de inquietudes y de esperanzas. Diciembre es un mes puente para lo nuevo, un mes en el que se multiplican las consultas por ansiedad, tristezas y depresión.

Por Paola A. Zucconi, Licenciada en Psicología

 

Lo mejor de este 2017 que termina quedará guardado, escrito y grabado en la memoria de cada uno de nosotros para siempre. En ella, seguramente estarán los momentos más felices que hayamos vivido, experimentado y sentido.


Pero, los cambios de año también nos suelen hacer pensar en balances y evaluaciones. Tendemos a mirar hacia atrás con exigencia y evaluar los logros y los proyectos no cumplidos. Esto puede provocarnos nostalgias, tristezas y finalmente resultarnos negativo. Los momentos  tristes, las pérdidas afectivas, las situaciones adversas, también se recuerdan.

La alegría impuesta desde afuera -muchas veces no sentida-, entra en disputa con las angustias internas por un lugar en el podio de las sensaciones. ¿Por qué siento angustia cuando "debería" estar alegre?

Cuando las emociones negativas impactan sobre la mente y el cuerpo es necesario regularlas. La regulación de las emociones es una tarea que emprendemos cotidianamente sin mayor conciencia y que se hace especialmente necesaria en épocas de emociones intensas como la llegada del fin de año. Aprender a regular las emociones nos propone dejar de lado el rencor, las culpas, los enojos, aprender a pedir perdón y a perdonar, agradecerles a nuestros amigos por su amistad, enviándoles saludos y si es posible, sentir alegría al momento del brindis.

Entonces, el objetivo es proponernos empezar el año próximo con renovadas energías, fortalezas internas y proyectos nuevos basados en ideas positivas creyendo firmemente que el tiempo venidero será mejor. Pero... ¿cómo podemos lograrlo? La resiliencia es la respuesta.

Hablamos de la capacidad del ser humano de vivir y desarrollarse positivamente a pesar de las condiciones adversas o difíciles que nos haya tocado atravesar. No es una característica con la que "se nace o no se nace" sino que incluye pensamientos, acciones y conductas que pueden ser aprendidas y desarrolladas por cualquier persona, teniendo en cuenta su estructura de personalidad, el estilo de crianza y la educación. Es un proceso, no sólo individual sino social y comunitario, en el cual se sale de una situación adversa fortalecido y alcanzando un nivel de satisfacción personal. Reitero para subrayar esta idea: la resiliencia no es sólo atravesar las situaciones dolorosas o adversas, sino también la capacidad de aprender de las mismas para salir fortalecido. Algunas veces para lograrlo es necesario solicitar ayuda profesional.

El término resiliencia proviene del psiquiatra y psicoanalista Boris Cyrulnik. Se toma de la capacidad de ciertos materiales físicos que se doblan sin romperse para recuperar su forma original, como por ejemplo los juncos ante el viento.

Actualmente la Psicología Positiva, centrada en las capacidades, atributos y valores positivos de los seres humanos es la que aborda este tema y sus procesos.

Según la APA (American Psychological Association), para algunas personas una forma de fortalecer la resiliencia podría ser escribir sobre sus pensamientos y sentimientos más profundos relacionados con las experiencias difíciles vividas u otros eventos estresantes en sus vidas. También la meditación y las prácticas espirituales ayudan a algunas personas a establecer relaciones y restaurar la esperanza.

La clave fundamental es identificar en cada uno aquellas actividades que podrían ayudarnos a construir una estrategia personal para desarrollar la resiliencia. Es importante rodearse de personas queridas, realizar actividades placenteras para uno mismo como deportes, bailar, aprender algo nuevo,  participar de eventos comunitarios, para favorecer el desarrollo de este proceso.

Ordenar y escribir nuestras metas nos permite obtener un balance armónico. Tomando en cuenta las metas y actividades que cumplimos con una mirada positiva, las que te aportaron bienestar y crecimiento. Podemos dejar de lado la exigencia respecto de las que no realizamos durante 2017 y definir si deseamos comenzarlas en el año próximo o simplemente postergarlas. El ciclo de la vida es ininterrumpido, un día del año no es definitivo.

Para finalizar, acerco las palabras del escritor uruguayo Eduardo Galeano, quien en su texto titulado "Deseos para el nuevo año" nos dice:

Ojalá seamos dignos de la desesperada esperanza.

Ojalá podamos tener el coraje de estar solos y la valentía de arriesgarnos a estar juntos, porque de nada sirve un diente fuera de la boca, ni un dedo fuera de la mano.

Ojalá podamos ser desobedientes, cada vez que recibimos órdenes que humillan nuestra conciencia o violan nuestro sentido común.

Ojalá podamos ser tan porfiados para seguir creyendo, contra toda evidencia, que la condición humana vale la pena, porque hemos sido mal hechos, pero no estamos terminados.

Ojalá podamos ser capaces de seguir caminando los caminos del viento, a pesar de las caídas y las traiciones y las derrotas, porque la historia continúa, más allá de nosotros, y cuando ella dice adiós, está diciendo: hasta luego.

Ojalá podamos mantener viva la certeza de que es posible ser compatriota y contemporáneo de todo aquel que viva animado por la voluntad de justicia y la voluntad de belleza, nazca donde nazca y viva cuando viva, porque no tienen fronteras los mapas del alma ni del tiempo.

 

Paola A. Zucconi es Licenciada en Psicología

Para consultas, comunicarse al (0249) 154 36-2029

E-mail: paolazucconi74@gmail.com

Belén Blois - Estudio Inmobiliario - Constitución 651 - Tandil - Tel.: 249 468 1897

Comentarios