Martes 17 de Julio de 2018 | 5:24 |
Una empresa de OSDE - Binaria Seguros, Seguro de vida, Seguro con ahorro, Seguro Empresas

Belén Blois - Estudio Inmobiliario - Constitución 651 - Tandil - Tel.: 249 468 1897



Yo, el mejor de todos. El Trastorno narcisista de la personalidad

ESCRIBE JUAN M. FLORIT $datos[

Querido lector; me esmere mucho para que el artículo de hoy le resulte corto, claro y entendible (para mi esta clarísimo). Sepa disculparme si resulta densa o demasiado técnica su lectura, pero considere que no son temas fáciles de transmitir, mas allá de eso se hace lo posible.

Lic.  Juan Martin Florit. Psicólogo Clínico

 

En primer lugar es dable aclarar que nadie que tipifique o puntúe para un trastorno de personalidad, sea cual fuere, se da por enterado del mismo; solo lo perciben sus allegados o cualquiera con quien se trate. Esto se debe a que estos cuadros clínicos, LOS TRASTORNOS DE PERSONALIDAD, son todos egosintónicos; es decir que se han desarrollado desde la infancia, a partir de algunos rasgos heredados biológicamente y en combinación con el contexto inmediato (crianza) tanto ideas, comportamientos, valores y sentimientos que están en armonía o son aceptables para las necesidades y objetivos del yo, por lo tanto no son percibidos como perturbadores, conflictivos o distantes de la realidad.


Aclaremos algo; a todos nos gusta que nos digan que somos buenos, lindos e inteligentes!!

Estos individuos presentan un patrón cognitivo, conductual y obviamente vincular de grandiosidad absoluta. Tanto en su imaginación o su mente, como en su comportamiento presentan una "necesidad" -léase por necesidad refuerzo ambiental- de admiración constante,  exagerada y acompañada también por una clara falta de empatía, que empieza al principio de la edad adulta e incluso mucho antes.

 

LA AUTOEVALUACION DISTORSIONADA

Se autoevalúan (se ven a sí mismos) de manera totalmente distorsionada (grandiosidad,  omnipotencia, omnisciencia) y entablan, muy frecuentemente, con las demás personas discusiones y peleas que pueden llegar a la agresión física, sobre temas que desconoce totalmente, incluso con especialistas en las temáticas abordadas. Lo hacen para intentar convencer a los demás de que por ej: saben lo que no saben, o lo que tocan de oído. Podría decirse que son el maestro ciruela en todos los temas.

Exhiben una absoluta falta de tacto social o sentido de lo inapropiado contextualmente, jamás se dan cuenta de los desatinos en los que incurren. Cuando sus amigos y familia les comentan que esta fuera de lugar (lo que es obvio para todos) ellos se justifica culpando a los demás de lo que pasa o paso, jamás se hace cargo de lo que sus conductas generan sobre si mismos ni del malestar y rechazo que genera en los demás, simplemente no se dan cuenta.

 

LOS "TEMAS" DEL NARCISISMO:

Los temas sobre los cuales gira el narcisismos no son muchos.

Su característica o rasgo mas destacable es que son atributos o cualidades socialmente deseables o valoradas.

Tanto la belleza, la inteligencia, el poder o capacidad de influencia y la fama (y alguna que otra mas que no recuerdo) son harto frecuentes o típicas en este trastorno.

Cada narcisista toma alguna de estas cualidades, la que él considere que posee en mayor proporción, y lleva su creencia sobre esa cualidad-atributo al infinito "soy infinitamente hermoso, inteligente, poderoso, famoso" etc... el problema más frecuente y el que más les complica la interacción social, resulta ser que exigen ser tratados en función de esta falsa autopercepción.

 

MI FORMA DE SER -la mejor de todas, por supuesto-

Están orgullosos de su "forma de ser", aunque esta genere el rechazo social que padece y lo hace sufrir. Suelen decir "yo soy así y al que no le gusta que no mire" pero luego sufren las consecuencias de su falta de tacto social, carencia de empatía y su tendencia interpersonal explotadora y abusiva generalizada.

Aclaración; escribo en tercera persona asumiendo que yo no soy un narcisista, lo que es obvio, ya que los psicólogos nunca jamás padecemos ninguno de estos trastornos y tenemos una vida perfecta!!!.... espero que el sarcasmo no ofenda a ningún colega.

Por largos periodos pareciera que tienen un pie en la fantasía y otro en el delirio, que cada tanto lo sacan y lo apoyan en la realidad, que pareciera ser poco gratificante para ellos.

Frecuentemente manifiestan un estado de manía casi delirante similar a la manía bipolar.

Tienen un grandioso sentido de autoimportancia (por ej., exagera los logros y capacidades, exige ser reconocido como superior y maravilloso, sin unos logros proporcionados) o pretende que le tiren la alfombra roja y pétalos de rosas a cada lugar al que va.

Sus rasgos típicos son la explotación de los demás, carencia de empatía, el sentimiento de grandeza y la lucha constante por la admiración excesivas. Es frecuente que presente comorbilidad con el trastorno antisocial de la personalidad o lo que se conoce como psicopatía.

Está preocupado por fantasías de éxito ilimitado, poder, sexo, brillantez, belleza o amor imaginarios.
Creen con grado de certeza absoluta que son especiales y únicos, que sólo pueden ser comprendidos, o sólo deben relacionarse con otras personas (o instituciones) que son especiales o de alto status.

Resultan insoportablemente pretenciosos -al menos a mi me duran poco-, por ej: expectativas irrazonables de recibir un trato de favor especial o de que se cumplan automáticamente sus expectativas necesidades o deseos.

 

La cuestión de la empatía:

Son reacios a reconocer o identificarse con los sentimientos y necesidades de los demás. Frecuentemente envidian a los demás o creen que los demás le envidian a él. Presenta muy frecuentemente comportamientos y/o actitudes arrogantes o soberbios al extremo. También se suelen considerar magnánimos, lo cual es parte de sus distorsiones cognitivas sobre su persona y virtud.

Lo  típico  es  que  las  personas que tipifican para el trastorno narcisista de la personalidad  recurran  al  tratamiento  cuando  desarrollan, es decir presentan comorbilidad,  algún incómodo trastorno del eje uno del DSM (Manual diagnostico estadístico de los trastornos mentales) como depresión o algún trastorno de ansiedad, o  cuando  se  enfrentan  con  algún  problema  grave  en  una  relación (los mandan a volar) lo cual para ellos resulta inaudito.

Los trastornos o alteraciones del estado de ánimo, como alguno del espectro depresivo, son la perturbación comorbida más común que lleva al narcisista a iniciar un tratamiento. Entre estos trastornos depresivos se cuentan el trastorno de la adaptación con estado de ánimo deprimido, distímia y a veces la depresión mayor.

Los narcisistas no toleran para nada bien el malestar, de  modo  que  suelen  buscar  tratamiento  para  la  depresión. No obstante, cuanto  más  grave  sea  la  depresión  presentada, más  difícil  resultará  evaluar  con  exactitud  la presencia de un trastorno de la personalidad.

 

Conceptualización del TNP

La teoría cognitiva extiende al narcisismo el enfoque del aprendizaje social. Utilizando el concepto de tríada cognitiva (yo, mundo, futuro), se propone que el TNP puede conceptualizarse como derivado de una combinación de esquemas mentales, que son la formas de organizar la información (funciones cognitivas o mentales) que nos entregan nuestras experiencias y creencias nucleares (contenidos de esos esquemas) disfuncionales sobre sí mismo, el mundo y el futuro. Así encontramos formas, los esquemas mentales, en la que los contenidos mentales (ideas o creencias nucleares) adquieren sentido y se organizan funcionalmente. Debemos tener en claro que la relación yo-mundo no es otra cosa que la relación mente-contexto, es decir la forma en la que el entorno influye en como construimos, adquirimos y modificamos los procesos mentales que dialécticamente interpretaran la información que llega del contexto.

La base inicial de estos esquemas se desarrolla en virtud de los mensajes directos e indirectos recibidos del contexto inmediato (padres, hermanos y otros significativos) y gracias a las experiencias que dan forma a las creencias nucleares sobre la singularidad e importancia personales.

Esta constelación de experiencias y mensajes que recibimos de nuestros padres genera algunas creencias distorsionadas, hipervalentes y generalizadas, es decir de gran peso y actividad.

La conducta se ve afectada por el déficit total de cooperación e interacción social recíproca, lo mismo que por los excesos de conductas exigentes, autocomplacientes y frecuentemente agresivas.

La presencia -real o fantaseada- de algún talento, cualidad o atributo físico culturalmente valorado tenderá a suscitar respuestas sociales que refuerzan el esquema mental "superior/especial". La retroalimentación contextual -vínculos significativos- capaz de modificar el esquema de ser "especial" puede faltar por completo o haber sido distorsionada. Por ejemplo, el narcisista suele recoger muy poca información de la experiencia con sus semejantes que desacredite sus creencias nucleares, así desarrollan una suerte de filtro mental que elimina la información que pudiera llegar a poner en jaque sus ideas autorreferenciales.

 

La crianza

Los padres de los narcisistas suelen negar o distorsionar sistemáticamente la retroalimentación externa negativa que le llega al niño. Este aislamiento-distorsión simbólica, contribuye a generar la hipersensibilidad frente a la evaluación social, tan común entre los narcisistas. Esto resulta paradójico, ya que son externadamente sensibles a las criticas y al mismo tiempo carecen totalmente de empatía, por lo cual suelen ser crueles o al menos desconsiderados.

La sensación de ser único, especial, importante y diferente de los demás por alguna razón especial, se desarrolla a partir de diversas experiencias. Es obvio que el desarrollo del narcisismo es promovido por la adulación, la indulgencia y el favoritismo reiterados DE LOS PADRES -como vemos los padres siempre tienen la culpa de todo-. La creencia de que uno es un ser único o excepcional se puede desarrollar también a partir de la experiencia de los déficit, las limitaciones, la exclusión o el rechazo, en un intento fantaseado de compensación de las cualidades deseadas.

Es muy frecuente que presenten rasgos histriónicos y busquen sistemáticamente llamar la atención, incluso de formas inapropiadas o degradantes, todo vale para ser observado/a y estar en el centro de la escena.

 

Factores precipitantes de la consulta psicológica  (y la comorbilidad con otros trastornos)

Algunos  factores  que  precipitan o desencadenan  la  depresión  suelen  ser;  el  trastorno mismo (las consecuencias a nivel social que les genera) la  ruptura  de  alguna relación o vinculo significativo, que ya no los soporta, problemas en el trabajo o alguna crisis que "deshincha" el sentimiento de grandeza -el ego- y produce  desaliento o humillación. Muy frecuentemente las  expectativas  grandiosas  no  satisfechas  se  van acumulando a lo largo del tiempo, y finalmente imponen la conclusión disfórica de que los sueños de grandiosidad nunca se harán realidad. Por supuesto que como las expectativas de grandeza son desproporcionadas, resulta difícil que algún logro razonable o realista les resulte gratificante, sino mas bien frustrante.

Espero el articulo le haya resultado interesante.

Continuare torturándolos con mas trastornos raros y conceptos inauditos  el domingo que viene. Si considera que le pueda ser constructivo a alguien, comparta este articulo.

Buen fin de semana!!

 

 Juan Martin Florit. Lic. en Psicología.

Psicólogo clínico.(TCC-ACT - Sistémica Familiar)

Coordinador de grupos en discapacidad intelectual: autonomía, socialización, recreación, AVD e  integración.

Disertante.

Consultas  Tel:      2494492136.    

Facebook:              Psicoterapias ACT-mindfulness

Óptica Santa Lucía - Rodríguez 674 - Tel.: (0249) 442-4453 - Tandil

Comentarios