Lunes 17 de Febrero de 2020 | 7:16 |

Centro Médico Veterinario Villa Italia



“La gente de Tandil debe saber que en materia de Defensa Civil están desprotegidos”

ENTREVISTAS

Mariano Romero es Licenciado en Seguridad e Higiene y Control Ambiental y tuvo un fallido paso por la Dirección de Defensa Civil de nuestra ciudad. Estuvo solo dos meses trabajando en el área, hasta que por cuestiones políticas no pudo seguir. Además de mantener un reclamo porque no cobró haberes por su tarea, avisa que en la dependencia municipal “hay ignorancia y mucha audacia, pero no creo que mala fe”.

Por Mariano López Guerrero (marianolopezguerrero@gmail.com)

 

Mariano Romero nos contactó hace algunas semanas y nos explicó su situación. Una mala experiencia comercial y un frustrado paso por la función pública lo obligaron a dejar Tandil hace un mes y medio, buscando recomponerse. Sin embargo, su experiencia y su capacitación profesional, permiten realizarle algunas preguntas respecto del funcionamiento del área de Defensa Civil, después de un ajetreado año con inundaciones, tormentas, tornados y otros “fenómenos”. Oriundo de Avellaneda, Mariano llegó a la ciudad a mediados de 2015.


 

 

-¿Cómo y cuando se dio tu llegada a Tandil?

-Yo llegué a Tandil para encarar un proyecto comercial con un socio. Algo que no tenía nada que ver con mi profesión. Al final no prosperó, hubo algunos problemas y no me fue bien. Pero te aclaro que yo conozco Tandil y voy desde que tengo cinco años, por gente muy allegada a mi familia que viven ahí y he pasado todas mis vacaciones de verano y de invierno y fines de semana largo en Tandil. Es una ciudad que siempre llevé en el corazón y siempre fue mi sueño vivir ahí. No es que caí como un paracaidista. Siempre me unió un lazo muy especial y es un lugar que quiero mucho y mi sueño era vivir allá.

 

De 36 años de edad, Licenciado en Seguridad e Higiene y Control Ambiental, egresado de la Universidad de Flores (UFLO) en el año 2007 en Buenos Aires, Romero es especialista en gestión del riesgo y control de emergencias. “Desde los 15 años que estoy abocado a voluntariados, primero en Bomberos y después en Cruz Roja Argentina, como socorrista, en paralelo. Hice muchos cursos en el país y en el exterior, como Chile y Brasil en control de emergencias, incendios, rescates, etc.”.

También cuenta se su trabajo en el sector privado en temas de seguridad e higiene y en gestión y prevención del riesgo, en empresas como Cargill y BASF.

 

Le dije a Della Maggiora: “mirá, a mí me preocupa mucho porque estás en bolas con el tema Plan de Emergencias”. Así, textual.

 

-En ese contexto, ¿cómo te vinculas con el Municipio y con el área de Defensa Civil?

-Después que no tuve éxito con mi proyecto comercial, quedé un poco a la deriva laboralmente, pero en paralelo, me presenté en la filial Tandil de la Cruz Roja Argentina, ahí en la calle San Martín y les llevé mi voluntad y les mostré lo que yo hacía y la experiencia que tenía e inmediatamente ingresé como coordinador del área de socorros de la filial. Hacíamos todo tipo de cobertura sanitaria en eventos, por ejemplo deportivos, recitales, como cuando estuvo el Indio Solari en Tandil, teníamos mucho contacto con el Municipio por eventos que ellos organizaban, como los festejos del Día del Niño, ese tipo de actividades. Hacíamos la cobertura sanitaria y socorrismo, todo de manera voluntaria. Pero por esa actividad, entramos en contacto directo con el área de Defensa Civil de la Municipalidad, que hasta marzo de este año, estuvo a cargo del Director Pablo Esquivel. Tenía mucho contacto con él, por este tipo de tareas y se hizo una relación de afinidad y buena onda.

-¿Así fue que te convocaron a trabajar?

-Yo le conté (a Esquivel) que me había quedado sin laburo porque no me había ido bien en mi emprendimiento y él me dijo que estaba la oportunidad, pero nada conciso, de contratarme para el área de Defensa Civil. Esto me lo dijo en abril o mayo de 2016. Bueno, el tiempo pasó, me las fui arreglando haciendo algunas changas y fui sobreviviendo con ahorros y ayuda de mi familia. La fui “piloteando”. En diciembre de 2016, Esquivel me llamó para que vaya a su oficina, que en esa época estaba en Santamarina 450 y me dijo que estaba la oportunidad concreta de que ingrese a trabajar al Municipio desde enero de 2017. Ahí me pidió que le diera una mano con el Tandil Brilla que ya se venía.

-¿Qué condiciones te ofrecieron?

-Me dijo que la idea era que estuviera a contrato un año y después pase a planta permanente. Y el cargo que me ofreció era de Coordinador de Defensa Civil y Asistencia a la Víctima, porque en esa época cubrían los dos frentes, lo que era Defensa Civil, prevención y asistencia al vecino y todo lo que era asistencia a víctimas de robos, de hechos de violencia sexual o de género. Eso se cubría con una psicóloga que también contrató Esquivel en el mismo momento, una chica que se llama Josefina, que le pasó lo mismo que a mí, trabajó dos meses, nunca la nombraron ni le pagaron su trabajo.

 

Romero recuerda que cumplía el horario de 8 a 14, de lunes a viernes y después prestaba servicios de guardia por si surgía alguna emergencia. “Sobre todo yo, porque siempre había, en el verano, incendios forestales o tormentas y los fines de semana siempre estábamos ahí, presentes”.

 

-¿Qué acciones concretas desarrollaste en ese tiempo que estuviste trabajando?

-Cuando empecé, lo primero que vimos con Esquivel, como punto a trabajar, era que la ciudad no contaba con un Plan Municipal de Defensa Civil, que es un protocolo de medir qué riesgos tiene Tandil, es decir, cuántas posibilidades tengo de que me pase algo, que un peligro me llegue y tenga un daño o una pérdida. Lo primero era hacer un mapa de riesgos, definir zonas de riesgos y categorizarlos y después protocolizar la actuación. Quién va a actuar, qué se va a hacer, cómo, cuándo, etc. y con qué recursos se cuenta y cuáles hay que pedir a otros lugares en caso de una emergencia.

 

Si vos tenés un Plan de Emergencias, pero la población en general no lo conoce, te falta una pata en la mesa. Si no lo divulgas, ni lo probás, es un documento muerto, papel pintado.

 

-¿No teníamos eso?

-Una emergencia a nivel municipal puede ser un tema climático, como inundaciones, explosiones, derrames de productos químicos peligrosos que puedan afectar a la población, grandes accidentes, grandes incendios. En cada caso, debe estar definido, de común acuerdo con todos los efectores de la comunidad, qué vamos a hacer y quién lo va a hacer, Bomberos, Hospital, Policía… Eso, Tandil, no lo tiene. No sé ahora, porque escuché que estaban trabajando en el tema y Tifner y Della Maggiora que vendieron un poco de humo en el Concejo Deliberante, pero no sé en qué quedó. Yo empecé a trabajar en eso y es un laburo bastante grande para una ciudad que no tiene un plan de emergencia, empezar de cero. Y después había que coordinar lo que fuera surgiendo en el día a día. En esos meses tuvimos que trabajar haciendo cortafuegos en zonas agrestes, asistimos a Bomberos en incendios forestales que hubo, coordinar con policía, hospital, Cruz Roja, etc. Y también trabajé en asistencia a la víctima en casos de asaltos. Me acuerdo que en enero y febrero fue infernal la cantidad de casos de motochorros que hubo en Tandil, que atacaban a la gente, muchos escruches también y la Dirección lo que hacía era acompañar a la víctima, legal y psicológicamente. Otro caso que recuerdo es el de una chica de la Policía Local que sufrió un incendio y perdió todo en la casa y coordinamos con Desarrollo Social para asistirla.

 

-O sea, para que quede claro, no había en la ciudad un Plan de Emergencias…

-Había un papelucho en la oficina. Más que un plan de emergencia era un folleto. Lo que debe hacer una Defensa Civil en un Partido, es prevención. Y para hacer prevención, hay que planear. Y para eso, hay que tener un Plan de Emergencia. Ese es el alma mater de Defensa Civil y eso es lo que yo quise hacer. Y también había empezado a armar un plan de capacitación anual, interno, para los empleados del Municipio, con temáticas de emergencia y prevención y otro plan para Policía, Bomberos y Hospital. Ese era un plan de capacitación externo. Llegamos a hacer un primer tema, que era comunicación en la emergencia, que se hizo el 16 de febrero, en el Salón Blanco del Municipio. Eso lo organicé yo.

-Es decir que habías avanzado bastante…

-Sí. También armé un plan de trabajo bianual, para 2017-18, con todo lo que habría que hacer en el área de Defensa Civil, desde inversiones en recursos, capacitaciones, varias tareas específicas, para levantar un poco el área, porque la verdad, lo que se hacía y creo que se sigue haciendo, es reactivo. Es ver cómo se puede ayudar cuando pasa algo. No hay nada preventivo y eso es lo que yo quería atacar. Para eso hay que planificar. Y eso es lo que había intentado empezar a hacer. Pero para esto hay que pasar por las aulas. La prevención se estudia, porque tiene mucho de ciencia y también de arte. No es tarea ni para un policía ni para un abogado. Ni para alguien que no está en el tema. Hay que saber, hay que pasar por las aulas y hay que estudiar.

-Un poco ya lo expusiste, pero en definitiva, ¿Qué estructura te encontraste?

-Y mirá…, había un director, que era un abogado, con total desconocimiento del tema; tres empleados administrativos, donde uno solo era de fierro, Rubén, que siempre “se ponía la 10”. Y había una asistente social y la psicóloga que había entrado conmigo. Esa era la estructura. No tiene Defensa Civil una cuadrilla o gente que esté en el campo, que salga. Eso no existe. El trabajo se limitaba a coordinar la emergencia por whastapp, donde estaban los demás directores del resto de las áreas. Coordinaban por ahí.

 

Estoy reclamando lo que yo considero que es justo, que es que me paguen las horas que trabajé, con mi responsabilidad, la exposición, el compromiso profesional y lo que aporté.

 

-Ahora, por lo que vos contás, yo advierto que había una decisión política de Esquivel de mejorar el área y algo pasó. ¿Se lo bajaron de arriba?

-En teoría, sí, había una decisión de dejar de “caretearla” en los medios, empezar a mejorar y trabajar en serio. Ponerse las pilas, empezar a laburar y construir un equipo de Defensa Civil, de coordinación de verdad y de campo también. Pero bueno, para fines de febrero, no nos nombraban, no nos pagaban y no había novedades y obviamente, nosotros empezamos a indagarlo por nuestra situación, y nos decían que sí, que era un tema administrativo. La verdad que yo no conocía el mundo de la administración pública. Pero bueno, para fines de febrero, de un día para el otro, Esquivel nos dijo, a Josefina y a mí, que no fuéramos más y medio que la explicación fue que Della Maggiora le había dicho que le iban a contratar gente y ahora no la iban a contratar. Y desde ahí, para mí, pasó una eternidad.

-¿Nunca más hubo alguna comunicación?

-Tuve un contacto con Esquivel en marzo y me dijo que el cargo se iba a definir por concurso. A los pocos días que me dijo eso, sé que Esquivel no siguió en el área. Desde ese momento no tuve más contacto con él.

-Pero hubo una reunión con las autoridades de Protección Ciudadana.

-Sí, les pedí una reunión y me la dieron recién a mediados de abril de este año. Me reuní con Atilio Della Maggiora y David Tifner. También estuvo Martín Romano. Les conté todo esto que estoy contando ahora y me dijeron que ellos no sabían nada de mi trabajo ni que en Defensa Civil habían contratado gente. Me pidieron disculpas en nombre del Municipio, que no tenían idea de lo que estaba pasando y que los dos meses trabajados me los iban a resolver en los proximos 15 días. Esto fue en abril y nunca más. Cada tanto le mando a Tifner un whatsapp y como dicen los chicos, “me clava el visto”, se hace el tonto. Nunca me llamaron ni para decirme que no me iban a dar nada.

 

-¿Y entonces…?

-Y…, empecé un derrotero con abogados, de meter notas, de ir a los medios.

 

En Tandil no hay un solo abogado que tenga huevos para ir contra el Municipio. Le tienen un miedo terrible.

 

-¿Vos creés que puede pasar que desconozcan tu paso por el Municipio? En definitiva no hay algún papel que te vincule como funcionario.

-Eso, nunca me lo dijeron. Pero te digo algo, lo primero de lo que me di cuenta, es que el Municipio es un Club de Amigos y un Estudio Jurídico, porque la mayoría son abogados. Por suerte, no me desconocieron mi actividad laboral o que yo mentía. Una relación laboral puede iniciarse tácitamente, sin necesidad de contrato escrito. Si bien no fui nombrado, tengo testigos en la gente que todos los días me veían llegar, como un boludo, a las 8 de la mañana a Santamarina 450. Pero además, tampoco salieron nunca a contestar públicamente lo que yo digo, o a ver cómo lo van a solucionar. Nunca. Incluso le mandé un mensaje privado al facebook al nuevo Jefe de Gabinete, este señor Julio del apellido difícil (en referencia a Elcihiribehety), y tampoco nada.

-¿Temés tener que solucionarlo con una demanda laboral?

-No sé, porque en Tandil no hay un solo abogado que tenga huevos para ir contra el Municipio. Le tienen un miedo terrible. Los únicos que me han ayudado son los medios, los periodistas. Pasé por varios estudios jurídicos. Fui al Ministerio de Trabajo de Nación y me dijeron: “mirá negro, acá no, porque Nación no se ocupa de esto y es más, la mayoría de los empleados que están acá, están en negro”. Fui al Ministerio de Trabajo de provincia, me sortearon entre dos o tres abogados y me tocó uno, pero ninguno quería agarrar en contra del Municipio. Lo único que encontré, fue un estudio jurídico, de abogadas, dos señoras grandes ahí en calle Mitre, que me ayudaron a redactar una nota al Intendente, para que ingrese por Mesa de Entradas, con número de expediente, pero después, nunca más me ayudaron ni me atendieron.

 

-¿Por qué ya no estás en Tandil?

-Porque se me recomplicó. Estoy reclamando lo que yo considero que es justo, que es que me paguen las horas que trabajé, con mi responsabilidad, la exposición, el compromiso profesional y lo que aporté. Son horas que yo le metí. Incluso he ido con mi propio vehículo y mi propio combustible a muchos lugares. Pero después que empecé a reclamar en los medios, se me empezaron a cerrar las puertas. No sé si fue casualidad o causalidad. Me quise meter en la parte privada a hacer mediciones de puesta a tierra para comercios y empresas, que necesitan habilitar y tienen que tener un protocolo de buen funcionamiento eléctrico y de puesta a tierra y eso yo lo puedo firmar como profesional. Quise hacer eso y para matricularme me pusieron mil trabas. Me rebotaron en todos lados, con complicaciones burocráticas y administrativas y no pude ejercer mi profesión en Tandil. Es como que toqué algún botón que activó un funcionamiento cuasi sectario. No pude entrar a ningún lado, a nada. Parece una ciudad donde el que reclama es condenado socialmente y fuiste, no existís. Sobreviví hasta donde pude, vendí mi vehículo y “levanté campamento”. Me volví a Buenos Aires. Pero voy a seguir reclamando, no lo voy a dejar así.

 

Más allá de su reclamo laboral, Romero utiliza su capacitación profesional y su experiencia en la materia para afirmar que la ciudad sufre una silenciosa orfandad en materia de prevención de riesgos y protocolos de emergencias. Según él, “la gente tiene que saber lo desprotegido que está Tandil y la ignorancia que hay en el liderazgo político sobre este tema. No digo que haya mala fe, sí que hay ignorancia, en cuanto a trabajar en prevención. Y hay mucho audaz, liderando este tema, pero que no tiene idea”.

 

Lo primero de lo que me di cuenta, es que el Municipio es un Club de Amigos.

 

-Una cosa que me sorprende, (o tal vez no tanto), es que más allá de los cambios que pudieran implementar, no tomaran en cuenta lo que vos habías avanzado en el Plan de Emergencia. ¿Lo vieron?

-Sí. Cuando fui a la reunión, llevé mi batería de argumentos y mi currículum. Y Della Maggiora me dijo que se había interiorizado sobre mi experiencia y que sería buenísimo que pudiera trabajar con ellos. Todo con mucha formalidad. Y yo le dije: “mirá, a mí me preocupa mucho porque estás en bolas con el tema Plan de Emergencias”. Así, textual. Le expliqué que no hay un protocolo serio en Tandil. Hay un formato que baja la Dirección de Defensa Civil de provincia, que te indica cómo hacer un plan de emergencias, cómo hacer un mapa de riesgos, todo. Lo que sí, hay que meterle horas, reunirse con los otros efectores de emergencia, probarlo haciendo simulacros en escritorio y en la calle. Pero hay una guía de cómo hacerlo. Me dijo que tomaba el tema y que lo iban a trabajar. Sé que en julio o agosto, después de las inundaciones, se pusieron a laburar Tifner con Fuerza Aérea, Bomberos y Cruz Roja, en un protocolo. Le presentaron en agosto a Corina Alexander y a Marcos Nicolini en el Concejo Deliberante, el estado de avance del proyecto. Pero nunca se publicó un protocolo de emergencias. Y lo más importante, fundamental, de un protocolo de emergencias, primero es probarlo, con un simulacro; y segundo, divulgarlo a la población. Un Plan de Emergencias no puede ser un secreto de Estado. Debe ser un documento público, que se tiene que revisar por lo menos anualmente y divulgarlo a la población.

-¿Esto último por qué es clave? ¿Lo importante no es que lo conozcan los Bomberos, la Policía, el Hospital, etc.?

-Si vos tenés un Plan de Emergencia, suponiendo que la gente que trabaja en la emergencia lo conoce, pero la población en general no lo conoce, te falta una pata en la mesa. Si no lo divulgas, ni lo probás, es un documento muerto. Y eso es algo que todo el tiempo se tiene que ir revisando, modificando y adaptando a la realidad del lugar donde lo vas a aplicar. Sino, es papel pintado.

-De tu paso por la ciudad y por tu conocimiento del tema, ¿Cuáles son los riesgos con los que convivimos los tandilenses y tal vez no vemos?

-Mirá, el tandilense no es tonto y sabe cuáles son los riesgos, al menos las cosas obvias. El Plan de Emergencias lo empecé a escribir (se adjuntan algunas fotos del boceto que Romero estaba diseñando). En un par de meses, avancé bastante. Todavía tengo el plan y te enumero: incendios forestales, es un tema, no solo porque las casas están cada vez más encima de las sierras y porque la gente vive cada vez más cerca de la naturaleza, sino por el impacto ambiental que tienen los incendios forestales en Tandil y que se pasan por alto. Cada vez que hay un incendio forestal, la cantidad de fauna y flora que se afecta es impresionante. Otro: fenómenos climáticos, como lluvia, vientos, tornados, olas de calor y de frio, sequías, inundaciones. En el tema de los accidentes viales, hay un punto importantísimo: todos los días pasan por la ruta camiones que transportan productos químicos peligrosos. El tema es que no sabemos ni cúantos ni en qué condiciones. Desde agroquímicos, hasta gases inflamables, líquidos combustibles, materiales nocivos, residuos patológicos o industriales y eso no está estudiado o censado. En su momento se lo pregunté a Bomberos y no tenían ni idea tampoco. No sabemos qué sale ni qué entra a Tandil en materia de productos potencialmente peligrosos, ni que pasa por la ruta. Entonces, un día tenemos un accidente en la ruta, entre un camión de un producto químico corrosivo, como un ácido, con un colectivo de larga distancia; y la cantidad de víctimas va a ser importante, con un producto peligroso. ¿Cómo van a trabajar? No sé. No sé si lo han visto o está escrito. No sé. Lo que sí sé, es que Bomberos no tiene una unidad de respuesta para ese tipo de incidentes con materiales peligrosos. Lo tiene que pedir a Azul o Mar del Plata. Una complicación más.

 

En teoría, había una decisión de dejar de “caretearla” en los medios, empezar a mejorar y trabajar en serio. Ponerse las pilas, empezar a laburar y construir un equipo de Defensa Civil.

 

También hay riesgos de incendios, explosión o derrame de productos químicos en el Parque Industrial o en el casco urbano. Puede pasar que haya una liberación de un producto tóxico en la cloaca o a la calle…, bueno, ¿qué vamos a hacer?, ¿cómo vamos a trabajar?, ¿Qué elementos necesitamos?; ¿Los tenemos?, ¿A quién se los pedimos? Son cosas que hay que pensar antes, no en el momento del quilombo.

 

Otra: puede haber episodios de violencia social, que comprometan la seguridad de la población. Pueden ocurrir protestas que ocasionen desmanes, etc. No está pensado cómo actuar en Tandil frente a esto.

-¿También hay una emergencia vial en la ciudad de la que no nos estamos ocupando?

-Ese es un mundo aparte. Yo lo escucho hablar a (Walter) Villarruel, el de Tránsito, y me da vergüenza ajena que diga que no puede hacer nada o no sabe qué hacer. Nadie trabaja en prevención en seguridad vial en Tandil. Al menos desde el Estado Municipal. Alguna vez propuse hacer campañas de prevención o campañas de ridiculización en vía pública, en la que por ejemplo, cuando alguien está cruzando mal una calle, se le puede hacer un chiste, una prenda, un comentario, prevenir de forma positiva. No todo es el inspector mala onda que te está esperando para hacerte la multa. Maneras de trabajar, de un modo un poco más moderno, hay un montón. Pero yo veo que en Tandil, desde el Municipio, en este tema es muy chato todo y tienen mucho desconocimiento.

Centro Médico Veterinario Villa Italia

Comentarios