Jueves 19 de Oct de 2017 | 20:55 |
Una empresa de OSDE - Binaria Seguros, Seguro de vida, Seguro con ahorro, Seguro Empresas

Autoservicio El Mago - Av Espora esq Liniers / Lunghi 2242 / Av Falucho 887 - 7000 Tandil



“Lamentablemente, no hay campañas de prevención del Síndrome Urémico Hemolítico”

SALUD $datos[

La Dra. Nora Lía Padola es responsable del Departamento de Sanidad Animal y Medicina Preventiva de la Unicen y encabeza un equipo de investigación sobre Síndrome Urémico Hemolítico. Consultada por el tema, tras la noticia del fallecimiento de una niña por la enfermedad, advirtió sobre la “permanente necesidad de generar conciencia sobre la prevención”.

En diálogo con AM1180, Padola detalló que el SUH “es una enfermedad que se produce por una bacteria que se llama escherichia coli productora de toxina shiga. Esa bacteria ingresa al organismo por vía oral y cuando llega al intestino se adhiere y libera una toxina que va por sangre hasta los órganos que son receptores, como el riñón, el hígado, el páncreas o el sistema nervioso central. Una vez que la toxina llega a esos órganos, produce la muerte de las células con la sintomatología que es característica, como la diarrea, que luego se transforma en una diarrea sanguinolenta y dependiendo de la cantidad de receptores que tengan en los órganos, hay chicos que hacen una insuficiencia renal; o bien no les afecta el riñón y sí, el sistema nervioso central”.

La profesional explicó que el SUH “no en todos los casos es mortal. Depende de la cantidad de bacterias que se ingieren, de la cantidad de toxinas que se producen. Pero hay chicos que al ser diagnosticados con SUH, requieren una hospitalización y nada más. Hay otros que quedan con secuelas para toda la vida, otros que requieren diálisis. Y las secuelas, en muchos casos son a largo plazo, generalmente vuelven después de la adolescencia con algunos síntomas y hay casos en que sí es mortal”.

“En algunos casos puede no afectar el riñón, sino el sistema nervioso central y provocar problemas neurológicos de consideración; o también, producir la muerte”, añadió.


Explicó luego que “en general, afecta a chicos entre los 5 meses y los 6 años. Es la edad más susceptible. Igualmente, en los últimos años se han reportado casos en adolescentes. Pero la edad de riesgo es en la primera infancia”.

Médica Veterinaria y Doctora en Ciencia Animal, Padola sostuvo que “las medidas de prevención tienen que ver con dónde está la bacteria. Se encuentra en el intestino del bovino y éste la elimina en su materia fecal. El bovino no se enferma, porque esta bacteria no le produce nada, es un reservorio. Entonces cuando la elimina, contamina a todo lo que esté en contacto con la materia fecal, como el cuero, el medio ambiente, el suelo, etc. Cuando ese bovino va a faena y no se manipulan correctamente los alimentos, se pueden contaminar las medias reses. Así llega al consumidor”.

“A su vez, puede contaminar alimentos que no se van a cocinar, que se van a consumir crudos. Entonces, hay que evitar la contaminación cruzada, es decir, no mezclar la carne con otros alimentos que no se van a cocinar. La cocción mata a la bacteria, que muere a 70°C.”, advirtió.

Recomendó “tener bien ordenados los alimentos en la heladera, con la carne sin estar en contacto con el queso o con verduras, con frutas. Y principalmente, higienizar las manos, antes y después de ir al baño, antes de manipular los alimentos, cuando los chicos están en contacto con animales, tratar de que no se lleven las manos a la boca y sí higienizarse las manos después, porque es una enfermedad que no solamente se produce por el consumo de carne contaminada, también por el contacto con materiales que pueden estar contaminados con escherichia coli”.

En ese sentido, señaló que “uno habla de bovinos, porque es el principal reservorio y en nuestro país hay una muy buena producción de bovinos, pero también hay en cerdos, en ovinos, se ha detectado en algunas mascotas, como perros. La cuestión con el bovino, es el tema de la producción, la industria y comercialización. Nosotros consumimos mucha carne vacuna”.

Respecto de las campañas de difusión de medidas preventivas, Padola manifestó que “hay 4 o 5 ONG’s que están formadas por padres de nenes que murieron de SUH y que realizan distintas acciones para difundir las medidas de prevención. Nosotros también hemos trabajado con los jardines de infantes, hablando con los chicos, porque ellos son muy buenos receptores y saben llevar la información a la casa. Hay que tomar conciencia. Hay que fijarse que la carne, especialmente en hamburguesas, esté bien cocida y fijarse cómo se manipula el pan, el tomate o la lechuga. Es importante la concientización”.

Al respecto, lamentó que “en un país donde tenemos los peores registros, no tengamos una campaña oficial, entonces toda la difusión es a pulmón. Hace años que venimos pidiendo campañas desde el Estado con este tema, pero no hemos tenido mucha recepción. Hace como 3 años tuvimos una reunión con el Ministerio de Salud de la Nación y parecía que había algún interés. Lo que pedimos es que se hagan campañas masivas, a nivel publicitario, para que la gente sepa qué es el Síndrome Urémico Hemolítico y que sepa cómo prevenirlo, porque es una bacteria que resiste un montón de situaciones y que está en un montón de lados. La gente tiene que saber que una cosa como lavarse las manos, es primordial, pero no la tenemos, lamentablemente”.

Finalmente, refirió que en Tandil, en el grupo de trabajo que integra, “estamos siempre investigando a la bacteria, en reservorio, medio ambiente y alimentos; y también en dos tipos de productos para que el bovino elimine menos al momento de llegar a faena, entonces la contaminación no sería tan grande”.

Tags

Notas relacionadas

Comentarios