OSDE es la obra social y prepaga que ofrece el más completo servicio de salud

Óptica Santa Lucía - Rodríguez 674 - Tel.: (0249) 442-4453 - Tandil

Ernesto Maletti: "El productor tiene que trabajar con el productor"

AGRO

La crisis hídrica de la región tiene afectado un 24% del territorio de la Cuenca del Salado. El Director de la Estación Experimental INTA "Cuenca del Salado" nos brindó un panorama del comportamiento de las aguas territoriales y aconseja que se asocien productores para intervenir con pequeñas acciones para mejorar su relación con los cauces.

"La dinámica natural de esta región es el comportamiento que se produce por lluvias intensas y reiterativas, suelos que se anegan y un movimiento superficial del agua que genera que, en algunos momentos, uno tenga agua por más que no haya llovido en el espacio." describe el Ing. Agr. Ernesto Juan Maletti, Director de la Estación Experimental INTA "Cuenca del Salado".

"Es algo natural que el proceso hídrico de esta región, una cuenca de muy baja pendiente, por lo que se la llama la "pampa deprimida" reciba agua de puntos más altos y esta agua vaya transitando el espacio territorial encausándose en algunos casos en arroyos naturales, y en otros casos en canales que han servido como obras de drenaje de agua que se han hecho y se vienen haciendo a lo largo del tiempo." señala en una entrevista concedida el pasado viernes a ABCHOY.

La Estación Experimental cuenta con herramientas de vital importancia para evaluar el comportamiento de las aguas "En este sentido, la Cuenca del Salado con las últimas lluvias del mes de septiembre, ya con un suelo saturado de agua con napas hídricas superficiales o subsuperficiales muy en el nivel del suelo, nos encontramos con nada de capacidad de retención hídrica por lo que el agua se expresa en superficie. Lo que podemos ver con imágenes satelitales hasta el 20 de agosto, que son las imágenes que hemos podido visualizar antes de estas lluvias últimas de septiembre, es que hasta esa fecha había un 26% del territorio de la Cuenca del Salado, que son aproximadamente 6.500.000 hectáreas, afectado. Dentro de ese 26% también tenemos cuerpos de agua que son permanentes, que tenemos que restarles. Para el 20 de agosto, aproximadamente el 24% del ámbito territorial de la Experimental de Cuenca del Salado se encontraba inundado y/o anegado."  

Un fenómeno que se ve con mayor frecuencia en los últimos 15 años es la trasvasación (traslado por encima del suelo) de las aguas, fuera de un cauce. Maletti advierte "Es un momento en el cual los suelos no tienen capacidad de retención hídrica. También estamos en un período de poco crecimiento vegetativo. Si hay poco crecimiento vegetativo hay menos fotosíntesis, que es lo que genera que el movimiento del agua pueda ser transformado en biomasa y también haya transpiración y evapotranspiración del suelo. Es un momento del año de menores temperaturas, donde tenemos más concentraciones de agua por precipitaciones, menor concentración hídrica. Estos son los indicadores que nos generan que el agua esté más tiempo en superficie. Se trasvasa de un lugar a otro por una cuestión de gradiente. El agua se mueve de un espacio de más altitud a uno de menor altitud. Es muy plana la Cuenca del Salado, pero tenemos unos focos más altos por el lado de Tandil y Azul, en las Sierras de Tandil y Olavarría, de donde vienen aguas que por más que haya llovido poco en el lugar de la alta cuenca, el agua transita hasta estos lugares. Es de esperar que en los próximos días Pila esté mucho más inundado de lo que actualmente puede verse en una imagen satelital por una cuestión de que está aguas abajo y el agua se mueve hacia allá."

También llama la atención la lentitud con que el agua corre "No estaría tan seguro que fuera por la falta de limpieza de los cauces, o también porque han sido muy repartidas las lluvias. Hemos tenido lluvias muy fuertes en Bolívar, que está fuera del área de la Experimental de la Cuenca del Salado, pero ese agua va a impactar en esta zona; hemos tenido lluvias intensas en Las Flores,de más de 100 mm., también en Azul, otras medianas en Rauch, con aproximadamente 50-60 mm. de promedio en la última semana. Esto hace que el agua vaya intentando moverse de un lugar de más altura a uno de menos altura. Es importante saber que el agua se va muy rápido de la Cuenca del Salado. Como se puede ver en las imágenes satelitales, en poco tiempo el agua transita. Por eso decimos que este procedimiento es la dinámica natural agrohidrológica de la Cuenca del Salado.
La escasez de la retención hídrica de los suelos se debe a que no tienen más "capacidad de campo" para retener y el agua queda sobre los mismos."

Muchos productores alertan por los pronósticos de que Noviembre y Diciembre serían meses de alta precipitación que agravarían la situación: "Las predicciones a tan largo plazo son nulas. En INTA Castelar que tienen más equipamiento pueden decir si va a ser más lluvioso o no, pero no pueden decir dónde y cuándo va a llover. En Cuenca del Salado tenemos unos 25.000 productores que están repartidos por 24 partidos. No podemos asegurar a un productor determinado que tiene que sembrar o hacer una actividad en tal momento o en tal otro porque le va a llover en tal fecha. No tenemos esa potestad. Sí se puede asegurar con un 90% de certidumbre con tres días de anticipación, pero no podemos decir ahora cuándo y cuánto. El problema es el cuánto. No es lo mismo que lluevan 3 mm. como ayer, que lluevan 35 o 70 mm. en un día. Es muy diferente el grado de afectación de una lluvia o de la otra."

De todas maneras, el Director de INTA recomienda a los productores algunas acciones para que puedan prevenir desastres en el futuro "Un grupo de productores asociados, informados y que empiecen a charlar este tema no en el momento en que llueve sino cuando el agua falta es importante. Hay que empezar a generar "microcuencas" donde los productores que están cerca de los arroyos puedan empezar a reunirse y trabajar una idea en común. Experiencias hay en Azul y distintas partes donde han otorgado datos que se pueden trabajar en forma coordinada, con un enfoque que exceda el alambrado mío y el del vecino. Que nos permita interpretar el sistema como un sistema y saber que el agua no respeta un límite catastral. En este sentido, lo más importante que se puede decir a los productores es que se tienen que juntar, tienen que empezar a charlar estos temas. Frente a la emergencia, lo único que se puede hacer es esperar que llueva menos. Hay algunas cosas que uno podría establecer. Pero sí es necesario que se junten para charlar estos temas después que pasen los conflictos. Mientras tanto tener certezas de qué espacios se les han inundado, cuánta agua tienen en los potreros, si tienen o no reservas, si pueden o no mover la hacienda, si la hacienda la tienen que trasladar, si tienen los caminos habilitados o están sin posibilidad de ser transitados. Debe haber gente afectada en muy bajo porcentaje pero no pueden hacer un movimiento porque los caminos tienen pantanos."

Respecto a los caminos, Maletti señala "Es una de las problemáticas que la Cuenca del Salado tiene con 24 municipios que tratan de hacer todo lo posible para mantener los caminos rurales, pero no alcanzan las horas máquina ni la plata para contener estos momentos donde llueve y llueve y no hay forma de controlar eso."

"Planteamos organizarse para conducir el agua en los lugares donde sí o sí tiene que estar en forma permanente porque son bajos. Uno puede ocupar esos bajos y conducir con poquito el agua que es casi un flujo laminar hacia esos lugares que sí o sí van a estar inundados porque son "áreas de sacrificio" en esas microregiones que hay que armar entre los productores. Hay una serie de técnicas que se pueden consultar. INTA Castelar tiene experiencias. Ahora son momentos en que la coyuntura nos supera, hay acciones que se tienen tomar de corte político, donde hay mesas de trabajo interinstitucionales que trabajan juntas para poder definir el grado de afectación de un territorio, y cómo solucionarlo y están en manos del poder político y ejecutivo para poder dar las herramientas y poder paliar la situación en el "mientras tanto". Una vez superada esta emergencia no hay que olvidarse de que estamos a la deriva tanto de la inundación como de la sequía. Entonces, hay que planificarse para que cuando falte el agua, tengamos agua guardada. Cuando esté en exceso tengamos reserva forrajera guardada, una lomita para poder poner los animales, que puedan parir en donde tengamos mejores condiciones, y que no todas las lomitas sean solamente para la agricultura. Hay que pensar que la ganadería es el sostén de la Cuenca del Salado y, probablemente, perder animales en estos temporales sea muy caro desde el punto de vista de la Economía Regional." insiste.

El Ing. Maletti señala "En ese sentido queremos traer un poco de tranquilidad a los productores de que es una cuestión natural y que hay que tratar de ver cómo se puede transitar este período de emergencia y, una vez que suceda esto, no desactivar este estado de alerta en el que tiene que ver el productor con el productor, con el Municipio, el INTA y la Provincia."

Tags

Notas relacionadas

Comentarios