OSDE es la obra social y prepaga que ofrece el más completo servicio de salud

Óptica Santa Lucía - Rodríguez 674 - Tel.: (0249) 442-4453 - Tandil

En un emotivo acto, entregaron al Padre Raúl la “Llave de la ciudad”

SOCIEDAD

En un acto que se desarrollado este sábado en el Salón Blanco del Palacio Municipal, las autoridades comunales, encabezadas por el Intendente Miguel Lunghi, entregaron ese reconocimiento al sacerdote, que coincidió además con sus 80 años de vida.

“Ciudadano Ilustre” desde 2011, Troncoso, nacido en Rafaela, Santa Fe, llegó a Tandil en 1988, cuando fue designado al frente de la Parroquia del Santísimo Sacramento. Fundador de Pajaritos de la Calle y las Casitas de la Esperanza entre otras obras a favor de los desposeídos, el sacerdote también tiene y ha tenido un papel clave en el entramado político de la ciudad, que se ha observado, por ejemplo, en las visitas que le han realizado el ex gobernador Daniel Scioli o el actual Presidente de la Nación, Mauricio Macri, entre otros.

Detenido por la dictadura militar en 1976 en su ciudad natal, en 1981 se radicó en Azul, donde desarrolló una intensa tarea con jóvenes y adolescentes, hasta su desembarco en Tandil en 1988, donde llevó adelante su más reconocida tarea pastoral.

En abril del año pasado se anunció su retiro formal como sacerdote, siendo reemplazado al frente de la Iglesia Matriz por el sacerdote Marcos Piccaroni; y aunque se rumoreó que podía trasladarse al Monasterio Trapense, el propio “Padre Raúl” decidió quedarse en Tandil, para seguir colaborando en la formación de los curas más jóvenes.

En su discurso, el intendente Miguel Lunghi señaló que “llegamos hoy aquí después de recorrer un largo camino. Pero llegamos como esos viajeros que siempre, aun cuando ha sido difícil, cuando nos ha tocado momentos de incertidumbre, de angustia y oscuridad, hemos tenido a nuestro lado el fulgor luminoso del hombre que nos enseñaba el camino”.

“Toda comunidad y toda una generación de vecinos hemos hecho ese viaje de la mano de Raúl. Lo hicieron los feligreses de siempre de la histórica Iglesia Matriz, y también lo hicieron aquellos vecinos que tal vez habían perdido el camino de la Parroquia, y a los que el padre Raúl recuperó como un milagro de la fe, es cierto, pero también a partir de su palabra y su tarea pastoral.

“Yo lo veo. Como todos pudimos verlo. Lo vemos a través del espejo de la memoria en las múltiples imágenes de ese viaje que Raúl aún sigue haciendo con nosotros. Lo veo, por ejemplo, bajo la lluvia una desapacible tarde de los años noventa,  caminando por la calle junto a un puñado de vecinos que pedían justicia por Gilda Mansilla, una empleada doméstica asesinada. Lo veo también en aquella década de espanto, de cara a la tragedia encabezando una multitudinaria Marcha de Silencio por el asesinato del joven remisero Fabián Garmendia. Lo veo caminando, pues, contra la impunidad”.

Agregó: “Lo veo en la mirada de cada abuelo, lo veo en cada andamio, en cada ladrillo, de las entrañables Casitas de la Esperanzas que se levantaron y que fueron su sello y el credo de su misión. Lo veo renovando ese ejemplo de solidaridad social que es Cáritas y desvelado por la infancia en riesgo que posibilitó la creación de Pajaritos de la Calle. Lo veo emprendiendo la laboriosa dignidad del techo propio a través del impulso en las viviendas de autoconstrucción”.

“Lo veo a Raúl y escucho su nombre. Y ocurre esta cuestión que es tan simple, tan bella y tan profunda: cuando un hombre empieza a ser llamado por sus vecinos ya no por su título, ya no por su profesión, ya no por su rol en la comunidad, sino, entrañablemente, por la cercanía íntima de su nombre de pila. Porque desde hace muchos años el cura párroco, el sacerdote, el hombre del alma buena, es llamado así, sencillamente Raúl, como se lo llama a un familiar, a un ser querido o un amigo más”.

“Son éstos algunos de los hechos donde Raúl nos llevó de su mano por la ventura y la desventura del país en el que se escribe nuestra historia, haciendo completa realidad la cita de un pensador alemán cuando dijo que había hombres que luchaban un día y eran buenos: Que había otros que luchaban un año y eran mejores. Que había quienes luchaban muchos años y eran muy buenos. Pero que había los que luchaban toda la vida, y esos eran los imprescindibles” remarcó.

Mientras se presentaba el Coro Alterados Ensamble, el intendente Lunghi, acompañado por los secretarios de Desarrollo Económico Local, Jaime Feeney y Protección Ciudadana, Atilio Della Maggiora, entregó las llaves de la ciudad al Padre Raúl.

“Agradezco este reconocimiento que me otorgan y no me puedo más que pensar en el trabajo en conjunto con la comunidad y la Municipalidad a lo largo de estos 30 años”, comenzó diciendo Raúl, para continuar recordando su llegada a Tandil a la Parroquia Nuestra Señora de Begoña y todos los sacerdotes que lo acompañaron estos años en la Parroquia del Santísimo Sacramento.

“Me llevó varios años recorrer toda la jurisdicción, que es muy grande y heterogénea, por eso ni bien llegué al Santísimo quise conocer a la gente, sus actividades, las instituciones. Lo primero que surgía en las recorridas que hacíamos y en las charlas con los vecinos era la necesidad de espacios religiosos y fue así que las capillas ocuparon un lugar central en el proyecto parroquial. De esta manera pudimos terminar o ampliar las capillas de San José Obrero y María Auxiliadora y emprendimos la construcción de Guadalupe Y Dolores , lo mismo con las distintas comunidades rurales que atendemos como Gardey, Fulton, Iraola y los parajes”, indicó.

“Siempre buscamos que nuestro crecimiento socio religioso y comunitario fuese de manera continua, comenzamos a trabajar con grupos, instituciones y movimiento de la parroquia, se fundó Caritas, luego vinieron los scouts, pero también los universitarios, las instituciones de la ciudad, pensando en las necesidades de la gente y en la búsqueda de respuestas concretas. Allí surgieron las casitas de la Esperanza, las residencias para universitarios, la autoconstrucción de viviendas, entre muchas otras cosas. Todo este trabajo lo hicimos sintiéndonos parte de un proyecto en el que reconocemos que lo religioso adquiere múltiples facetas”, completó.

Tags Troncoso

Comentarios