OSDE es la obra social y prepaga que ofrece el más completo servicio de salud

Autoservicio El Mago - Av Espora esq Liniers / Lunghi 2242 / Av Falucho 887 - 7000 Tandil

“Tandil necesita un Plan Integral de Educación”

POLÍTICA $datos[

Marina Ramos es la primera precandidata al Consejo Escolar por la Lista 4 del Frente Justicialista Cumplir, espacio que lidera Florencio Randazzo y lleva como primer precandidato a concejal a Héctor “Nacho” Lacovara.

Ramos, secretaria de Educación del Movimiento Evita y coordinadora de la Unidad de Desarrollo Infantil de Villa Laza, propone la concepción de un Plan Integral de Educación para la comuna y una serie de acciones con el objetivo de que el Consejo Escolar “ponga en agenda, gestione e impulse más iniciativas” en el plano educativo.

Entre sus propuestas más salientes, se encuentran la de poner en valor a las escuelas de los distintos barrios de la ciudad, con el fin de “romper la estigmatización con la que cargan y aumentar la matrícula de estos establecimientos”; y un plan para mejorar la infraestructura escolar, mediante el mecanismo de transformar las ayudas y planes sociales en puestos de empleo genuino.

Cabe destacar que, en este sentido, el Movimiento Evita impulsó el Proyecto de Mobiliario Escolar por el que distintos establecimientos de la ciudad se ven beneficiados con el reacondicionamiento de sus mesas y sillas. Este proyecto generó seis puestos de trabajo, optimiza los recursos del Estado y termina con la cultura del descarte.

“Es un trabajo de inserción social con un alcance indiscutible, al menos para mí que me siento muy orgullosa por lo que se ha logrado. Por eso, y como no entiendo por qué se naturaliza que las aulas de las escuelas públicas puedan estar en malas condiciones, creo que la lógica del proyecto podría replicarse para el mantenimiento infraestructural y para algunas tareas de limpieza que los porteros no pueden realizar por cuestiones de seguro”, consideró.

La precandidata sostuvo que “si no se tiene un grupo de padres y docentes que se ponga la camiseta de la escuela, esta situación no se modifica y en las aulas se trabaja en condiciones que a veces son muy lamentables”.

“Nosotros, que recorremos los barrios y nos encontramos con vecinos de Tandil que viven en condiciones de habitabilidad muy tristes, con hijos chicos, sabemos que muchas veces la escuela es el espacio más agradable que un nene puede tener. A cualquiera le gusta estar en un lugar confortable, mucho más a un chico. No podemos ofrecerles un lugar denigrado y horrible. Esa también es una manera de jerarquizar a la escuela pública”, afirmó Ramos.

-Llamó la atención durante el lanzamiento de campaña cuando usted dijo que hay chicos de Tandil que no conocen los paseos turísticos, los museos o el centro.

-Es real. Convivo con esa realidad como docente. He llevado a mis alumnos al Museo de Bellas Artes y me han preguntado cuánto sale la entrada, como si tuvieran que pagar, porque se trata de un espacio que les es totalmente ajeno. Y eso ocurre porque falta integración.

Los inspectores nos piden que hagamos salidas con los chicos, que los llevemos a disfrutar de otros espacios, otras experiencias, pero falta el acompañamiento del Estado para poder hacerlo.

No es lo mismo llevarles una obra de teatro al gimnasio de su escuela que llevarlos a un teatro o a un cine. Esa experiencia los modifica. Cuando hablo de incluir, hablo de que ellos tienen que sentir que la ciudad les pertenece.

-¿A qué se refiere cuando habla de Plan Integral de Educación?

-A que la escuela es una pequeña representación de todas las problemáticas de la sociedad. Y también hay problemáticas que trascienden a la escuela. La Unidad de Desarrollo Infantil es un ejemplo de esa mirada integral que debiera tener el Estado. Las mujeres trabajadoras no tienen adónde dejar a sus hijos si no pagan un jardín maternal. La UDI, como la que funciona hoy en Villa Laza por iniciativa del Movimiento Evita, es un recurso ante esta problemática. Eso debiera ser una política de Estado. Me parece que puede ser una iniciativa a replicar en distintos barrios.

Otro aspecto es el transporte, donde a veces se depende de un solo colectivo, a una hora puntual, para llegar a la escuela. O la seguridad, con chicos que tienen dificultades para llegar a su casa cuando salen de clase. Para eso proponemos los corredores seguros. ¿Qué sentido tiene que haya dos oficiales de policía en una heladería si en la puerta de las escuelas y las garitas no hay personal policial? No existe un recorrido seguro para que ese chico pueda llegar tranquilo a su casa. La educación implica muchos aspectos, y la seguridad también es uno de ellos.

-¿Por qué cree que las escuelas de la periferia no están puestas en valor?

-Nos encontramos con la problemática de que los vecinos no mandan a sus hijos a las escuelas de los barrios donde viven. A veces hacen un sacrificio enorme para pagar dos colectivos o, cuando se trata de una doble jornada, para que almuercen fuera de su casa. Tiene que desarrollarse un plan para poner en valor a estas escuelas. Fundamentalmente, hay que romper con la estigmatización que sufren las escuelas barriales.

Mi hija fue al Jardín de Infantes 923, un jardín hermoso. En el momento de inscribirla fui a otras instituciones, en las que no conseguí matrícula, y me decían ‘Si te animás, hay un jardín en Villa Italia Norte en el que seguro la vas a poder anotar’. Lo mismo estaba impuesto en el imaginario sobre la Escuela 56, que está al lado del jardín y de la que formo parte como miembro de cooperadora.

Un grupo de padres nos acercamos a la escuela, hablamos con la directora y nos integramos. Trabajamos todo el tiempo en pos de la institución, en cuestiones que van desde mejorar las condiciones edilicias hasta proveerles materiales a los docentes. Fue un gran aprendizaje para todos, porque pudimos mostrar que la imagen que se tenía de la escuela no era tal. Ese trabajo modifica el imaginario colectivo, eso mismo es poner en valor y eso mismo debiera hacer el Estado municipal, no esperar la buena voluntad de un grupo de padres. Estas conductas son muy valiosas, pero no hay que naturalizarlas. Por eso digo que hay iniciativas que se pueden hacer y no demandan mucha inversión. Tienen que ver únicamente con gestionar.

Comentarios