Una empresa de OSDE - Binaria Seguros, Seguro de vida, Seguro con ahorro, Seguro Empresas

Autoservicio El Mago - Av Espora esq Liniers / Lunghi 2242 / Av Falucho 887 - 7000 Tandil

D’Alessandro: “Es más gratificante poder ayudar en Tandil que pasar horas en la televisión”

CANDIDATOS

Mauricio D’Alessandro decidió regresar a su ciudad de origen, a pelear por un lugar en el Concejo Deliberante, de la mano del massismo. Carismático y con un nivel de conocimiento en la sociedad tandilense sustentado en su fuerte presencia mediática a nivel nacional, este reconocido abogado asegura que está dispuesto a dejar Buenos Aires por Tandil y avisa que “si no veo alguien que pueda ser alternancia a Lunghi, voy a intentar ser Intendente”.

Por Mariano López Guerrero (marianolopezguerrero@gmail.com)

La entrevista con D’Alessandro pudo hacerse tras aguardarlo alrededor de media hora, luego que unos 40 o 50 pibes (y algunos grandes), recibieran ordenada y pacientemente sus spinners. En la puerta del local había cola y el panelista televisivo los entregó personalmente y se sacó varias fotos con la gente que lo esperó.

-Estas colas en Tandil, solo se ven para sacar entradas para algún espectáculo importante, como un Abel Pintos por ejemplo…

-Nooo. Estoy lejos de ser Abel Pintos. Pero yo siempre soñé con la idea de volver a Tandil. Siempre quise volver a mi ciudad para devolverle lo que me dio y este contacto y el cariño de la gente te lo paga.

-¿Lo de los spinners es una estrategia para llegar a los votantes a través de los pibes?

Bueno…, cada pibe tiene dos padres… ¡jaja! Pero no fue eso lo que me movió. Es una forma de entender la vida. Lunghi regala cactus. Es como cada uno lo entiende. Yo estaba en noviembre en Washington, en la elección de Trump y en la Casa Blanca, había un señor vendiendo spinners. Compré uno por diez dólares y la verdad que a la quinta vez que lo usé me pareció una boludez. Meses después, un amigo vino a casa con su hijo y se lo regalé. Después volví a Estados Unidos y compré diez. Y se los di a otros pibes. Y me di cuenta que era un ‘boom’. Un día vine a Tandil y vi que no todos los pibes tenían eso y decidí que en lugar de gastar guita en afiches y carteles, aunque igual hicimos un par, preferimos gastarla en eso. Me permite el contacto con la gente y es muy bueno. El oficialismo espera que se me acaben, pero es imposible. Y los armamos entre nosotros. Hay unos pibes amigos que me los fabrican.

 

 

Lunghi abarca mucho, demasiado. Tiene un concepto de que la ciudad es de él.

-Un sourvenir de campaña…, un poco costoso.

-Bueno. Pero lo hice con mi guita. Una cosa es cuando hacés cosas con la guita del Estado y otra cuando la ponés vos. A mí me gusta, me divierte y me gratifica.

 

“QUIERO GRAVITAR EN TANDIL”

 

-Oscar Nigro te calificó como un buen candidato y un potencial motivo de preocupación para el oficialismo. ¿Cómo lo ves?

-Yo creo que a esta altura en Tandil, todos decimos lo que dice Nigro. Todos hablamos con él y tiene semejante nivel de entendimiento de la sociedad tandilense, que todos hacemos lo que él dice. Creo que el verdadero Intendente de Tandil es Nigro. (Risas).

-Pero, ¿creés que están preocupandos?

-No sé. Yo veo cosas, ¿no? Por ejemplo, el logo de mi cartel de Integrar, es igual a la J del cartel de Lunghi. Iparraguirre dice ‘Podemos ser Mejores’ y yo digo ‘Podemos Hacerlo Mejor”. Creo que la matriz de lo que lee Nigro, que es lo que espera y necesita el tandilense, condiciona mucho las campañas acá.

-¿Tu idea es ‘preocupar’ a Lunghi?

-Yo quiero gravitar, sí. Quiero entrar en la política tandilense. Esa es mi aspiración. Creo que 14 años de Lunghi es demasiado. Creo en la alternancia y me parece que alguien tenía que decirle a Lunghi que hay otras formas y que se puede hacer mejor y con eso me alcanza y me sobra. El hecho de mover un poco la estructura y oxigenar un poco la política. Para ellos venía siendo un paseo. Y Lunghi a veces se equivoca porque nadie se le planta. El otro día un empresario muy conocido, cuando yo hablaba de la Escuela de idiomas, decía que me parecía una muy buena idea. Y este amigo me dice: ‘escuchame, la Escuela de Idiomas está muy bien, pero dejó 40 maestras particulares sin alumnos. Que van a terminar por un sueldo de municipal, no de docente, es esa escuela’. Y es cierto. Lunghi abarca mucho, demasiado. Tiene un concepto de que la ciudad es de él. Abarca demasiado y aprieta poco y por eso se le revientan los pozos, porque está ocupado en hacer la Escuela de Idiomas. Cuando hace la escuela, deja a las maestras particulares sin laburo. Hay un poco de querer meter la mano en todo. Ahora quieren hacer un casino de mil máquinas cerca del cementerio. A cambio, supuestamente, de un centro de convenciones. Entonces va a venir un hotel, financiado por los ludópatas de toda la zona, vamos a hacer un megacasino, con la excusa esa, y vamos a tener más problemas de ludopatía. Ya tenemos 380 máquinas, que son más incluso de las que tienen denunciadas. ¿Para qué queremos más? ¿Y qué va a pasar con los cabañeros? No es el modelo. Me parece que por querer abarcar tanto, el Intendente aprieta poco.

 

Por el armado de la lista quedaron menos secuelas de lo que pensaba. Si hubiese sabido que era tan fácil la hubiese resuelto antes.

 

 

-A pesar de que cumpliste con el anuncio de competir por la concejalía, todavía hay algunos que no te ven…

-Yo ya estoy actuando como un concejal. El otro día fui a Gardey y no había señal. Dije que me iba a ocupar y levanté un petitorio y al otro día salió corriendo (Atilio) Della Maggiora a ver por qué habían levantado la repetidora. Otra cosa: al Municipio se le antojó comprar una repetidora para Gardey, licitó privadamente, gastó 700 mil pesos y cuando la enchufaron no tenían la autorización de la Enacom. Hay mala gestión porque están en demasiadas cosas. Yo me moví y salieron corriendo para Buenos Aires. Les pidieron 20 días desde Enacom. Los 20 días se vencieron y no hicieron nada. ¡Ni miran el almanaque! Como se venció el 14 de julio el plazo que pidió Enacom, fui y presenté un amparo y la fiscal habilitó la feria y ordenó el traslado a Enacom, para que reconecte y Gardey tenga señal. Esa va a ser mi tarea. Es lo que más me divierte. Poder hacer esto. (NdR.: Casi al mismo tiempo de la presentación del recurso judicial, Enacom emitió un comunicado asegurando que trabajaba en una solución a la situación de la telefonía en la zona rural).

-Me refiero a que no llevás un estilo de vida compatible con un concejal de pueblo. Hoy estás en televisión, mañana en Nueva York…

-Yo lo voy a cambiar por esto. Esto es cien veces más divertido. Si supieran lo divertido que es vivir en Tandil. Lo lindo que es. Hoy a la mañana estuve en el comedor Granito de Mostaza, en Movediza, con los pibes, charlando. Eso en Buenos Aires no lo ves. Lo único que tenés son tipos que te tocan bocina, piqueteros que no te dejan pasar. Esta es otra vida, la que cualquiera sueña. ¿Por qué todo el mundo quiere venirse a Tandil? Porque se vive mejor. Lo que quiero hacer, por ejemplo, es como me pasó hoy, charlar con un pibe de Movediza y preguntarle qué es lo que quiere hacer, qué va a estudiar. Tenemos una ciudad extraordinaria y qué mejor que poder ayudar a arreglar los problemas que tenemos. Es difícil de entender, pero la vida no es Fantino. Además, yo a Fantino puedo ir todas las veces que quiera, para ir a la Movediza tengo que ocuparme. Es más fácil ir a Fantino que a la Movediza, pero es más gratificante solucionar un problema en Granito de Mostaza, que estar dos horas en la televisión. Te cansa eso.

 

“LO MEJOR ES SER AUTÉNTICO”

 

-¿Sos el candidato que mejor entendió las redes sociales para la campaña?

-Yo las trabajo solo. No tengo a nadie contratado para eso y creo que es una ventaja. Y a pesar que soy viejo, soy joven para eso. Yo tuve mi primera empresa de internet en 1994. Las entiendo bastante bien. Pero creo que lo que mejor funciona es ser auténtico. Eso lo aprendí con Beto Casella. Yo soy así. La gente me dice que no ponga Despacito para el tema de campaña, mi mamá me dice que me ve más serio. Yo soy éste. Soy el que hace el amparo para Gardey, el que paró la privatización de Aerolíneas en el 90 y el que se emociona con un pibe que recibe un spinner.

 

Los spinners los hice con mi guita. Una cosa es cuando hacés cosas con la guita del Estado y otra cuando la ponés vos.

 

-¿Vas por la Intendencia?

-Cuando empezó esto, todos decían que estaba mintiendo, que yo quería ser diputado y estaba ocupado en explicarles a todos que yo iba a ser concejal, porque era lo que quería, pese a que (Sergio) Massa quería que fuera diputado nacional; (Guillermo) Britos, que fuera senador provincial. Y el otro día alguien me dijo que quería que yo fuera Intendente, porque si no, ahora no me votaba. Yo creo que hay que generar un espacio de renovación. Hay que terminar con esta idea de la permanencia eterna de un Intendente. No lo digo porque Lunghi sea malo, sino porque hay que generar algo nuevo, porque si no, vas creando un vacío, porque vas matando a generaciones enteras de dirigentes, como le está pasando hoy a Marcos Nicolini. Hay muchos radicales que se han ido quedando afuera de la política porque Lunghi dura demasiado.

-O sea, ¿tenes la mira en el 2019?

-Si veo que no hay alguien que se transforme en posibilidad de alternancia, voy a tratar de ser Intendente. Pero no es algo que pueda resolver hoy.

-Algunos le ponen muchas fichas a Rogelio Iparraguirre para esa alternancia

-Yo no entiendo como Rogelio, que es un tipo ingenioso, con el cual he coincidido muchas veces y al que observo con interés, puede hacer campaña al lado de Cristina Fernández de Kirchner, que es una persona que tiene cinco causas graves en curso, tres procesamientos… No entiendo que en Tandil, porque es distinto si vos estás en el tema a nivel nacional o provincial, alguien se deje llevar de la mano por ésta mujer. ¿Por qué no viene Cristina a Tandil, cuando sí vienen Massa, o Macri? No puede venir Cristina porque es mala palabra para la sociedad tandilense. Yo no me meto en la carrera política de Rogelio, pero creo que hay otras oportunidades para crecer. Me da la sensación que no es bueno pegarse a eso.

-¿Quedaron secuelas internas tras el armado de la lista?

-Muy poquitas. Mucho menos de lo que pensaba. Si hubiese sabido que era tan fácil la hubiese resuelto antes. No hubo problemas, salvo la situación de Ricardo Huarte, que no le aprobaron la lista, pero es un tipo ingenioso y confío en que trabaje con nosotros. Privilegié la gente que tiene mejor entrada y conocimiento. Me quedaron dos personas afuera: Pablo Aspesi, del GEN, que es un pibe que lo veo candidateable para ser Intendente y está cerca mío, trabajando;  y Mariana Pérez Roldán, que hoy está para el Consejo Escolar. Tenemos una muy buena lista.

Comentarios