Una empresa de OSDE - Binaria Seguros, Seguro de vida, Seguro con ahorro, Seguro Empresas

Óptica Santa Lucía - Rodríguez 674 - Tel.: (0249) 442-4453 - Tandil

"El maltrato animal generado por el Municipio de la ciudad de Tandil, desidia, incompetencia y muerte"

DENUNCIA $datos[

Hoy por este medio quiero denunciar y hacer público lo que está ocurriendo en el predio de Bromatología de la ciudad de Tandil y la negligencia con la que se están manejando quienes están a cargo del mismo, donde se encuentran viviendo los perros con problemas de comportamiento que ingresan allí mediante diferentes denuncias realizadas por los habitantes de la ciudad o que son llevados y abandonados por sus propios “dueños” por los mismos motivos.

Para comenzar les voy a contar lo que ocurre brevemente: los perros comen arriba de su propia caca y pis, no son desparasitados ni atendidos correctamente por un veterinario, comen una sola vez al día, los caniles son inhabilitables y lo peor es q están solos durante la mayor parte del tiempo encerrados en un miserable canil en el cual no tienen ni espacio para moverse (esto por nombrar algunas de las cuestiones solamente, la lista es mucho mas extensa). Dado esto, lo más irónico que sucede es que son los responsables de éste lugar (cabe destacar el mismísimo Sr. Olivera) los que salen por todos los medios a hablar de maltrato animal y tenencia responsable, cuando en su mismo predio ocurren estas cosas y cosas PEORES que les voy a contar a continuación:

ROJO, era un perro cruza de Pitbull. Ahora bien, yo no sé si la gente está enterada, pero desde COPECOS, se logró hace 10 meses que al predio pudieran ir a trabajar una etóloga y un adiestrador en conjunto con voluntarios para poder rehabilitar a éstos perros y que así puedan ser reinsertados nuevamente en la sociedad como parte de una familia.

Rojo, era uno de éstos perros que ya estaba completamente rehabilitado y ya estaba en busca de su futura familia. ¿Pero saben qué pasó? ¡¡¡LO MATARON!!! Sí, a Rojo la mató la negligencia y la inoperancia del cuidador que estaba a cargo de él en ese momento (Jorge Alberto Vega Paz), quien está encargado del cuidado de los animales los días domingos y feriados; todavía no sabemos con exactitud que fue lo que pasó ese día porque da la casualidad que al día siguiente al “accidente”, éste señor sale de vacaciones (¡qué coincidencia! ¿no?). Según lo que nos pudimos enterar, es que 3 perros se “escaparon” (lo cual es casi imposible, raro que se escapen 3 perros al mismo tiempo) y se pelearon, dando como resultado 2 heridos graves y uno muerto. El lunes, cuando llega el otro cuidador, lo encuentra a Rojo muerto adentro de su canil, lo cuál también resulta raro, ya que sólo tenía un colmillo marcado en su lado izquierdo de la trompa (cabe aclarar que no se murió por la supuesta pelea que tuvo con los otros perros) y había mucha sangre dispersa por diferentes lugares en la zona del predio donde se encuentran los caniles. Luego de esto, el cuerpo es retirado del canil y llevado a Relleno Sanitario; si, EL BASURAL, claramente para deshacerse del cuerpo lo antes posible. Por lo tanto, cuando nos enteramos de lo ocurrido, fuimos al basural a buscar el cuerpo, con la mínima esperanza ya de encontrarlo porque era medio imposible dado el lugar en sí y las 5 horas que habían transcurrido desde que se lo llevaron, y porque al llegar al basural nos informaron que ya había pasado la pala; pero contra todo pronostico negativo, no perdimos las esperanzas y nos pusimos a buscar entre todas las bolsas hasta que si, ¡¡LO ENCONTRAMOS!! De allí lo llevamos a un lugar seguro, donde lo tuvimos hasta el día siguiente que pudimos hacerle la necropsia; la cual, nos dejó con más dudas todavía. Al examinar el cuerpo, no encontramos hemorragias internas de ningún tipo ni algo que nos indicara que había recibido algún golpe o lesión que le ocasionara la muerte y su cuerpo entero estaba totalmente relajado como si se hubiese muerto durmiendo. Ahora bien, ¿de qué se murió rojo? La verdad es que dado el resultado de la necropsia, pudimos sacar nuestras propias hipótesis de lo que puedo haber ocurrido, pero la realidad es que nunca vamos a saber con exactitud qué fue lo que pasó ese domingo ni qué fue lo que mató a Rojito. ¿Se murió de un paro cardiorrespiratorio?: claro que sí, todos nos morimos de uno. Pero qué ocasionó ese paro es lo que nunca vamos a saber, porque Rojo se murió solo en un canil sin recibir la atención veterinaria que requería culpa de la inoperancia de quien estaba a cargo de los perros ese día y de la negligencia de quien maneja a esa persona.

Luego de todo esto, y con todo el dolor del mundo de quienes conocíamos, queríamos a Rojo y habíamos trabajado tanto con él, pudimos enterrarlo como corresponde, en un hermoso lugar en donde ya puede descansar tranquilo después de todo lo que sufrió viviendo en ese horrible lugar. Hoy Rojo es otro animal más muerto culpa del maltrato animal y del sistema e indiferencia. Por lo menos ya descansa en paz.

Pasado todo lo que conté, el martes, cuando fuimos a ver y a medicar a los otros 2 perros que quedaron lastimados, 10 minutos después de que nos fuimos, nos enteramos que nuevamente un perro se había escapado y había agarrado a otro a través de un hueco del canil, destrozándole por completo la trompa; por lo cual, por primera vez, atendieron a uno de los perros del predio, cosiéndolo y llevándolo a una veterinaria para que quede en guardería. Ayer, lo trajeron de nuevo y se encontraba en mejor estado; pero hoy cuando lo vimos de nuevo, nos encontramos con que la herida se había abierto y estaba infectada, por lo cual consultamos con uno de los veterinarios del predio para ver q se podía hacer a lo que nos contestó que las medicaciones tal vez lo ayuden con el dolor y que el lunes a lo mejor lo cosían de nuevo. Acá tenemos 2 hechos de maltrato y abandono animal en menos de 1 semana.

Firman: Erika Audisio, Elsa Zalazar, Mabel Favasuli, Mariangel Conte, Mariana Jara y Susana Gimenez

Tags

Restaurante y casa de picadas La Orilla - Reservas Tel.: (0249) 442-6526 - Tandil

Notas relacionadas

Comentarios