Viernes 23 de Junio de 2017 | 10:49 |
OSDE es la obra social y prepaga que ofrece el más completo servicio de salud

Óptica Santa Lucía - Rodríguez 674 - Tel.: (0249) 442-4453 - Tandil

Miedo al miedo. Trastornos de ansiedad y obsesividad, que tiene en común??

ESCRIBE JUAN M. FLORIT $datos[

La siguiente es una descripción en extremo acotada, del estado subjetivo que generan los Trastornos de ansiedad y el T. obsesivo.

   Cuando nos persigue la sombra de la muerte. Trastornos de ansiedad y obsesividad, que tiene en común??

 

Por Juan Martin Florit. Lic. en Psicología.

 

Miedo a la idea, miedo a la sensación....

 

La siguiente es una descripción en extremo acotada, del estado subjetivo que generan los Trastornos de ansiedad y el T. obsesivo. Tal vez les resulte interesante a quienes nunca lo experimentaron, pero aquellos que alguna vez en su vida lo sufrieron seguramente lo recuerdan muy bien y sabrán mucho más de lo que les pueda comentar en estas breves líneas sobre ello.

Miedo al miedo

Que es el pánico???

Un conjunto de síntomas físicos y mentales (los más usuales:  mareo, ahogo, sensación de muerte y de perder la cordura, despersonalizacion etc), que ocurren de forma súbita o inesperada (al menos en la mayoría de las ocasiones) y recurrente,

Podríamos diferenciar dos "tipos" de pánico.

En uno, podemos identificar la situación ante la cual creemos que se puede desencadenar la crisis panicosa y que suele generar agorafobia (miedo a estar solo encerrado o a salir a algún lugar que pase algo malo y nadie nos pueda asistir). En el otro no podemos detectar nada del contexto que nos pueda indicar si el ataque se va a dar o no, a estos los llamamos espontáneos y a los anteriores situacionalmente determinados, aunque no encontremos un elemento claramente diferenciable como en la fobia.

La activación fisiológica que genera la hipersensibilidad es la base biológica del pánico y esta es una respuesta natural que nos prepara para la Lucha o Huida, necesaria e imprescindible para la supervivencia de la especie y que se da en todos los seres humanos y mamíferos en general. El malestar aparece cuando en la realidad externa (objetiva) no hay de que ni quien huir ni con quien luchar...  ¿¿y ahí qué hacemos???  la situación se torna escabrosa si consideramos que resulta dificultoso huir de nosotros mismos, aun realizando grandes esfuerzos...  y si lo lográramos al menos en parte, como en el caso de los más severos cuadros de psicosis, no tenemos la certeza de que podamos regresar de la oscuridad del abismo al cual nos estamos asomando.

Algunas personas son algo más sensibles que otras a los estímulos internos que surgen del propio cuerpo y que llamamos interoceptivos como; la frecuencia cardiaca, las presiones que ejerce el sistema digestivo en funcionamiento, los pequeños ruidos que producen los distintos órganos (ya sea de líquidos o de gases) etc. Todas esas sensaciones son percibidas de forma muy claras e incluso desproporcionadas por algunas personas y esto no es, en sí mismo, ni bueno ni malo y mucho menos preocupante. A este rasgo que poseen algunas personas lo llamamos hipersensibilidad y nos referimos a las sensaciones, no a la esfera emocional.

La activación fisiológica: de momento que la atención se focaliza sobre el propio cuerpo y sus procesos internos, estos comienzan a toma mayor magnitud, es decir se comienza a percibir un pequeño estimulo de forma exagerada. Para que se desarrolle el pánico, es imprescindible la interpretación catastrófica (idea o pensamiento) o peligrosa de estos estímulos. Esta interpretación, sesgada o falsa, de un grupo de sensaciones, es la que genera el chispazo inicial de la cadena de acontecimientos que desencadenara  en la crisis y la ulterior sensación de mareo, asfixia, muerte o locura etc. Es por ello que no podemos dejar de lado los dos aspectos de este tipo de padecimiento, en el cual tanto la mente como el cuerpo están en juego, inicialmente los sentidos y luego los pensamientos y las emociones, todo esto concatenado para un Cocktail  terrorífico.

 

Ahí viene, ahí viene, me va a agarrar

La mejor metáfora, a mi criterio, para describir  las crisis de ansiedad o pánico es la de Barlow, quien lo describe como la sombra de la muerte o la locura. Esta expresión resulta particularmente acertada ya que no podemos escapar a nuestra propia sombra, que es una proyección de nosotros mismos, al igual que el pánico y la ansiedad que lo antecede!!!! 

Los síntomas del pánico son muy claros, sobre todo para quien lo padece, estos le indican al sujeto que algo malo (terrible, catastrófico) se avecina y esa idea se transforma rápidamente en certeza. Luego de que esta idea, de que está por pasar lo que ya "se sabe" que va a pasar, se estableció como una firme expectativa ansiosa, desarrollamos un estado de ansiedad al cual llamamos anticipatoria, por obvias características. Esta sensación nos indica que va a pasar lo que creemos que va a pasar y por sugestión...¡¡ la profecía se cumple!!!!  es decir, el miedo a la crisis nos lleva a anticipar mentalmente la crisis y en función de esa anticipación ansiosa la desencadenamos nosotros mismos, nuestra mente, si se quiere, nos engaña o traiciona llevándonos por derroteros y peripecias mentales para poder explicarnos a nosotros mismos por qué nos pasa esto, y focalizando la atención en ello la situación empeora.....  y empeora porque una gran parte de nuestros recursos mentales los dedicamos a buscarle una explicación, razonable o no, a esto que nos pasa, es decir, focalizamos nuestra atención y recursos mentales en el síntoma, lo que empeora toda la situación.... 

Pensamientos automáticos como los siguientes: “¿qué  hago  yo  disfrutando  de  esto  cuando  él (alguien que quisimos)  ha  muerto?,  “yo debería morir”, “¿por qué pienso esto cuando mejor lo estaba pasando”, "la gente buena no disfruta luego de que alguien se murió, debo ser despreciable" "tengo algo malo en mi" “debe ser porque no soy feliz”, “las personas que no son felices acaban suicidándose”  “si yo pienso  esto  es  porque  acabaré  suicidándome” o también  del tipo "me estoy sintiendo mal, seguramente me voy a desmayar o me va a explotar el corazón" me siento raro, si se dan cuenta voy a hacer un papelón y no puedo salir corriendo de acá" " la gente como yo siempre fracasa y se suicida" estos pensamientos automáticos son la consecuencia de esquemas mentales que elaboramos sobre nuestras experiencias. Una vez que construimos un esquema mental disfuncional y rígido (patológico) sobre una experiencia, es muy difícil lograr modificarlo. Los esquemas mentales de este tipo, se construyen a partir de nuestras experiencias, pero no solo de ellas, sino de la forma en las que las interpretamos, el sentido que les damos a las mismas y el contexto personal (interno o afectivo) en el que nos encontramos en ese momento. Luego por generalización aplicamos estos esquemas a diversas situaciones, transformándolas en peligrosas y así surge el malestar y el miedo.

 

El miedo a la muerte en la Obsesividad.

 

En el cuadro obsesivo la cuestión es muy distinta, ya que hablamos de síntomas puramente mentales. Además el miedo refiere siempre a dañar a alguien más y nunca a sí mismo.

Esto se da porque en la obsesividad o el Trastorno Obsesivo el malestar no tiene un correlato físico sino mental. El síntoma, malestar o sufrimiento, en el obsesivo, resulta de las consecuencias (supuestas, hipotéticas) de sus pensamientos, pero no se corresponde con una sintomatología física significativa. El obsesivo, que tipifica clínicamente para tal cuadro, sufre por el miedo a matar a alguien directa o indirectamente (cosa que nunca va a hacer)...  sisi, y es este miedo a la muerte de, usualmente, un ser querido el que lo lleva a realizar los rituales reparatorios y preventivos. El proceso de pensamiento resultante es más o menos el siguiente:  Surge de forma espontanea y automática la idea de que alguien va a morir, ya sea porque se le desea la muerte o porque se asume que le va a pasar algo malo por razones desconocidas (un accidente), en la mente del obsesivo, el solo hecho de haber pensado en esto convierte la idea en una realidad "si yo lo pensé, fulanito va a morir!!!" una vez que esta idea se fijo no hay posibilidad de retractarla. En este estado de la situación, al obsesivo no le queda otra de remediar la nefasta consecuencia que su pensamiento causara al sujeto en cuestión, sea quien fuere, como se contrarresta esto???  pues con el ritual!!!  el ritual, como todos los rituales que practicamos los seres humanos, libera al sujeto de la culpa por haber matado anticipadamente a aquel que todavía no murió (ni va a morir).

La consecuencia ulterior de este cuadro clínico es un desgaste y fatiga mental, de la cual la persona está harta pero no puede escapar.

Por supuesto que existen distintos tipos de tratamientos psicoterapeuticos para estos malestares, pero es un tema demasiado extenso como para abordar en estas líneas.

Solo puedo describir los principios de la ACT:

El corazón de la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT) que es una terapia Cognitivo-Conductual, tiene que ver con establecer control contextual sobre la utilidad del lenguaje.

Una frase típica de la terapia es cuando le proponemos al paciente que “no crea una palabra de lo que se diga a sí mismo” es decir, no les crea a sus pensamientos automáticos ni a sus elaboraciones conscientes que luego realizara de los mismos.

El otro punto nodal de esta terapia, a sus fines prácticos, es desesperanzar al paciente sobre las formas intentadas de evitar el sufrimiento.

Todos buscamos evitar el sufrimiento, la cuestión central en ACT es el cómo, es decir los medios para lograrlo. Y esto es lo más relevante de este tipo de terapia. La Llamada EVITACION EXPERIENCIAL está en el centro de nuestro interés para lograr el cambio terapéutico.

Si tenemos una experiencia interna como malestar, angustia, ansiedad miedo o cualquiera que a usted se le ocurra y lo que hacemos es evitarla por cualquier medio, como alcohol, drogas (legales e ilegales) intentos de escape del lugar en el que experimentamos el malestar o intentos de desviar el pensamiento de la situación, no hacemos más que empeorar la situación y, por evitación, los pensamientos negativos y las emociones desagradables regresan con más fuerza, lo que nos lleva a aumentar las dosis de drogas o de conductas evitativas de la situación o los pensamientos.

Concretamente, modificar la evitación tanto de las sensaciones, lugares o ideas como estrategia de afrontamiento de las experiencias internas, es la piedra angular de nuestro tratamiento. Esto se realiza trabajando los esquemas mentales disfuncionales y los contextos verbales (significados personales) que facilitaron su construcción a lo largo de la vida del paciente..

Psicólogo clínico.

Orientador en el Centro de Día Procedere.

Coordinador de grupos recreativos en discapacidad intelectual.

Director de tratamiento MITA para autismo asperger.

Consultas     Tel: 2494492136

E-mail: Juanmarflorit77@hotmail.com.

Tags

Tu Lugar - Peliquerias Alejo Granata - Belgrano 677 - Tel (0249) 438 7616

Notas relacionadas

Comentarios