Lunes 26 de Junio de 2017 | 19:28 |
OSDE es la obra social y prepaga que ofrece el más completo servicio de salud

Óptica Santa Lucía - Rodríguez 674 - Tel.: (0249) 442-4453 - Tandil

Gabriela Martí “Las obras sociales juegan al desgaste de las personas con discapacidad”

ENTREVISTA $datos[

La abogada, especializada en discapacidad y fundadora de “Todo Gira Distinto”, asegura que "todos tienen derecho a ir a una escuela común". Entrevista sobre discapacidad, leyes, salud, educación y accesibilidad.  

Por Matías Pocai.

-¿Cómo evaluás, en términos generales, el cumplimiento de la legislación sobre discapacidad? 
-Es malo, a pesar de la existencia de la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad, que está muy bien hecha. La Convención es clara respecto a cuáles son las políticas de Estado que se tienen que adaptar para que la persona pueda obtener sus derechos. Hay una gran resistencia a su aplicación, no hay políticas de Estado.

-El cumplimiento es malo, por ejemplo en…
-Las obras sociales y las prepagas tienen la obligación de dar prestaciones al 100% a las personas que, con certificado, acreditan una discapacidad. Y si no tenés obra social te tiene que cubrir el Estado.  En su gran mayoría, las obras sociales no lo cumplen.

 

Imagínate si no tuvieras la herramienta judicial y necesitás una medicación, nada, listo, te morís. 

 

-¿Por qué? 
-Porque juegan con el desgaste. Las personas van, reclaman, no saben cuáles son sus derechos o saben y tampoco se los brindan. Estamos hablando de prestaciones derivadas de discapacidad.

-¿Cómo cuáles? 
Si a la silla de ruedas la necesitás hoy, no te la pueden dar cuatro años después. Si necesitás un acompañante terapéutico para estar en tu casa o ir a una escuela, si necesitás fonoaudiología, psicopedagogía o medicación, tienen la obligación de cubrirlo al 100%.

-Obra social, prepaga o lo que sea.
-Sí, si vos no tenés obra social el Estado tiene que darte una cobertura total e integral.

-Si una prepaga no te brinda ese derecho, ¿hasta qué punto el Estado puede negártelo? 
-No es que se niega. Por ejemplo, tengo un hijo con discapacidad y desconozco que la obra social tiene que cubrir el 100% del tratamiento, no me lo cubre, entonces voy al hospital, mi hijo necesita hacerse cuatro terapias en un mes, bien, andá a pedir un turno al Hospital de Niños. El Estado carece de un equipo interdisciplinario que pueda dar tratamiento en tiempo y modo a esa criatura.

-Te lo pregunto diferente. Necesito una silla de ruedas, pasaron ocho meses y mi obra social no me la dio, ¿no puedo exigir al Estado que me garantice esa silla de ruedas y que después se arregle el Estado con la obra social?
-Lo podés hacer, pero te van a decir que se lo pidas otra vez a la obra social. Ahí es cuando intervenimos los abogados con los amparos, para que se cumplan tus derechos. Porque exigís, exigís y no hay respuesta.

 

-Y hay que realizar amparos.
-Claro, por eso te hablaba del tema del desgaste, porque mucha gente no conoce las herramientas que tiene o, lo que es peor, no posee los medios económicos para afrontar un abogado, con lo cual se queda a mitad de camino, y el Estado, a través de organizaciones o del área de Discapacidad, colabora, pero no alcanza.

-¿Cómo es la situación de Tandil en comparación al resto del país?
-Las deficiencias están. Tenemos profesionales, aunque la mayoría no trabaja por obras sociales. Respecto del trastorno del espectro autista, cada chico requiere tres o cuatro terapias a 400 o 600 pesos por sesión. Sacá la cuenta. Más el acompañamiento terapéutico, para ir a la escuela, porque las personas con discapacidad tienen derecho a ir a una escuela común, el acompañante requiere un sueldo, si la obra social no te lo cubre y vos no podés afrontar ese acompañamiento, interviene la escuela especial, con una maestra de apoyo dos horas a la semana.

-Entonces estamos mal en cuanto a una educación en igualdad de oportunidades.
-La Convención habla de inclusión, no de integración, porque lo integrás, amontonás y no hacés nada. También es cierto que la sociedad no está preparada. La mayoría considera que la persona con discapacidad es un problema, no lo toma como un desafío. Quienes somos de determinada generación crecimos con el chip de que las personas con discapacidad tienen que ir a una escuela especial. O esto de, qué va a ser de mi hijo cuando sea grande, menos mal que me tiene a mí. Tanto la sobreprotección como la negación generan inconvenientes, porque lo privás de derechos.  

 

Las personas con discapacidad tienen derecho a ir a una escuela común.

 

-¿Cómo ves la accesibilidad en edificios y espacios públicos?
-Te invito a que camines por el centro. Las rampas, en algunas te bajás y después no tenés para subir. ¿Cómo subís en silla de rueda al Salón Blanco (o al Concejo Deliberante)? Que un chico en silla de ruedas vaya a tomar una cerveza al centro. La Convención habla de diseño universal.

-¿Se cumple la inserción laboral de las personas con discapacidad?
-La ley dice que el 4% del personal estatal nacional, provincial y municipal tiene que estar cubierto por personas con discapacidad. El tema es que la ley habla de trabajadores capacitados, y como no se capacitan, porque los van echando del sistema, porque no les permiten terminar el secundario o les entregan un título de la escuela especial, que no te sirve para acceder a un trabajo.      

-¿Los chicos en sillas de ruedas en general van a escuelas especiales?
-Por ley tienen derechos, todos los chicos con discapacidad tienen derechos a ir a escuelas comunes y la escuela tiene la obligación de hacer los ajustes razonables. Si un chico en silla de ruedas quiere hacer el secundario en una escuela común y esa escuela tiene los salones en el primer piso hay que bajar los salones.

-¿Cómo está la justicia respecto de estos temas? ¿Por qué no actúa de oficio? 
-De oficio en estas cuestiones no interviene, salvo que exista un delito. Sí se modificó el Código Civil, que tiene en cuenta la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad. El Código permite que la persona con discapacidad se presente a juicio, que sea representado por un abogado y que diga: “no quiero ser internado”. Antes era meterlo en un centro de salud mental. Hay un montón de cuestiones que, a veces por desconocimiento, no se aplican como se tienen que aplicar. 

-¿Como abogada, por qué tipo de problemas te solicitan más? ¿Accesibilidad, salud, educación?
-Con el no poder acceder a la salud. Después está en los padres  llevarlos a una escuela especial. Yo decidí llevar a mi hijo a una escuela común, armamos un equipo para que avance, teniendo claro sus fortalezas y debilidades. Lo que noto es esto de las obras sociales, la falta de cumplimiento, no les interesa, no les importa. Me animo a decir, vas con una medida cautelar firmada por un juez, diciendo que en 24 horas tienen que efectuar tal prestación y no cumplen.

 

La sobreprotección y la negación de una discapacidad generan inconvenientes, porque terminan privando de derechos.  

 

-¿Y ahí qué sucede? 
-Seguimos con el juicio. Pasa que los tiempos de las personas con discapacidad no son los de la justicia. Ahora, imagínate si no tuvieras la herramienta judicial y necesitás una medicación, nada, listo, te morís.

-¿Cómo creés que el lector de esta nota podría ayudar a las personas con discapacidad?
-La sociedad se tiene que involucrar de acuerdo a las profesiones que tengamos. Quienes hacen política, los docentes, la policía, tienen que tener esto de importarle el otro y trabajar en conjunto. Aunque observo que en algunas cuestiones estamos muy lejos. Como digo siempre, la discapacidad no discrimina: le puede llegar a cualquiera.  

 

Tags

Tu Lugar - Peliquerias Alejo Granata - Belgrano 677 - Tel (0249) 438 7616

Notas relacionadas

Comentarios