Una empresa de OSDE - Binaria Seguros, Seguro de vida, Seguro con ahorro, Seguro Empresas

Óptica Santa Lucía - Rodríguez 674 - Tel.: (0249) 442-4453 - Tandil

De cara al Sanatorio Tandil

SE RENUEVA $datos[

EL  2 de marzo de 1935 El Sanatorio Tandil se instala en el actual edificio que hoy cumple funciones a la comunidad. Todos los vecinos de la ciudad hemos interactuado con esa fachada, que cubre unos cuantos metros de largo, en Sarmiento 770.

Visitantes de paso o frecuentes, siempre nos chocamos y llevamos esa imagen en nuestra mente trayendo historias, experiencias y vivencias con la Institución.

 

El avance de la tecnología, la innovación en materiales mucho más amigables con el medio ambiente y la necesidad de un aprovechamiento inteligente de los recursos naturales, son características que permitieron, al Sanatorio Tandil, tomar la decisión de invertir en una nueva fachada, dejando su cara actual en el historial.  

 

En un edificio en altura, la fachada es el elemento crítico en la relación del espacio interior con el exterior; ella es la que aísla de condiciones ambientales adversas y también quien regula la captación o disipación de energía ambiental.

 

Así como la piel en los seres vivos, las superficies envolventes de los edificios regulan las relaciones con el medio. Dentro de ellas, hoy son de especial importancia aquellas relaciones que corresponden a intercambios energéticos (luz, calor, sonido, presión del aire). Tanto la luz como el sonido tienen además una carga cualitativa importante como transmisores de imágenes y mensajes.

 

Hoy existe una conciencia mundial del calentamiento global y de la contaminación del aire, agua y tierra. Y también una seria preocupación por los costos cada vez más altos de la energía y del agua, y en forma más específica por el altísimo consumo de estos elementos en la construcción, uso y mantenimiento de los edificios.

 

Por los motivos expuestos, las envolventes de los edificios se han ido perfeccionando para lograr defenderse -aislarse- de condiciones ambientales adversas; también para poder captar energía ambiental o disipar energía en el ambiente.

 

En los grandes edificios de oficinas, tales envolventes suelen ser hoy productos industriales llamados "muros cortina". Estos productos cumplen con los estándares de precisión y de eficiencia de las fabricaciones en serie contemporáneas; básicamente consisten en una estructura de apoyo que se ancla a la superestructura del edificio y un sistema de paneles con distintos grados de transparencia u opacidad, que se fija sobre la estructura antedicha por medio de uniones estandarizadas

 

Captación directa del sol, con regulación invierno-verano. Esto es especialmente fácil en las caras norte, donde por medio de aleros o quiebra soles se logra un control automático del asoleamiento de los planos verticales, pero es algo más complejo en las caras oriente y poniente en que los ángulos verticales de la luz solar varían a lo largo del día, exigiendo elementos móviles.

 

Sombreamiento de las caras superior (techo), norte, oriente y poniente. En muros ciegos y en techos el efecto de la sombra puede reemplazarse por la acción de paneles ventilados, en los cuales la capa externa queda separada de la capa interior que lleva la aislación por medio de una cámara abierta que permite la circulación de aire; tal cámara permite tener la capa interior en sombra y ventilada.

 

Aislación y hermeticidad controlada de todas las caras, incluyendo techo y suelo.

Ventilación, que cruce desde una cara fría a una caliente en verano y viceversa en invierno. Acumulación de calor del día a la noche por medio de superficies de captación (por radiación o conducción) y masas de inercia térmica (o cambio de estado).

 

La evolución de los muros-cortina debería apuntar a sistemas complejos de piezas combinables que permitan diferenciar las distintas orientaciones de las caras y generar las condiciones de luz, sombra, aislación y ventilación que cada circunstancia amerite

 

La inclusión de soportes elementales para la vegetación (jardineras y mallas), de modo que actúe como filtro solar y humidificador del aire, debería considerarse en los sistemas antedichos. Por décadas se han construido en Santiago edificios habitacionales de alto estándar que incluyen balcones con jardineras, lo cual da cuenta de la factibilidad de tales soluciones

 

Tags

Notas relacionadas

Comentarios