Sábado 3 de Dic de 2016 | 3:45 |

Panaderia del Pueblo - Beiro 789 - Tandil - Tel 0249 - 154 587280

Espectáculo poético teatral en el cierre de Universo

INVITACION $datos[

Matria, interpretado por la actriz María Celia Paniagua, se presentará mañana viernes 25 a las 20.30 en la Sala B del Centro Cultural Universitario (Retirar entradas una hora antes del espectáculo).

Poemas: Silvina Ocampo, Poe, Heine, Emily Dickinson, Yupanqui, Piaf.

Canciones: Sosa Cordero, Guastavino, Ginastera.

Versión en Francés: Silvia Barón Supervielle, Aurélie Menninger.

Colaboraciones: Juan Valenzuela, Mónica Ortelli, Rubén Iñíguez, Laura Forchetti, Ema Brunt, Perrin.

¿Y qué hay de la mujer que no tenga valija? ¿Adónde llevará su legado, su historia, los goces y pesares, su memoria?

Siempre habrá una urdimbre y a esta, le seguirá una trama. A puro aire y miedo respirado, a puro fuego y parto, la mujer enlazará raicillas, meristemas frágiles, palidísimos con generosas raíces principales hundidas en la fertilidad de las faldas, anclando troncos retoñados, flores y múltiples abrazos.

Como generoso continente, la mujer llevará todo en ella. Y como si del vientre tibio de los marsupiales se tratara, madurarán allí canciones, historias, vestidos rescatados, objetos. Hasta tres ríos brotarán. El mítico, el que han creado los dioses-hombres para ella; el histórico, de cuyas aguas le han dado de beber las mujeres de su familia; el río propio, el que ella elige para bañarse cada día.

De este caudal de gran mamushka renovará las hebras con las que bordará las buenas y las malas pasiones. Enlazará sonidos también. Las palabras que permitieron y las que no. Propias o prestadas. Las dispondrá como poemas o como heridas. Relucirán las lágrimas en el estuche de las joyas, y las culpas ferozmente rechazadas.

Entramado de raíces y sonoridades: los cantos de la tierra, los árboles y sus frutos, sagrados y profanos, las corolas adoradas y las huérfanas, regadas por el campo o en los intersticios de los roquedales y del cemento. Una música natural donde el timbre de dos cuerdas abre el mundo; un teclado de chapa, tarareo secreto en el que la lengua se amarga, se endulza. Y las hábiles manos que acarician, juegan, acicalan esa construcción íntima que lleva a cuestas. Lo que la abriga. Lo que no resigna.

Mónica Ortelli.
http://mariaceliapg.wixsite.com/celia/matria

Tags

Notas relacionadas

Comentarios