Viernes 9 de Dic de 2016 | 14:18 |

Panaderia del Pueblo - Beiro 789 - Tandil - Tel 0249 - 154 587280

Violencia

CON OPINION $datos[

"Si toda la sociedad de Tandil está bien, mi familia también estará bien. El ataque a la sociedad es una conducta de individuos violentos como recurso para resolver problemas", dice en el inicio de esta nota Elías Peuscovich.

Señor director:

 

Nosotros los vecinos, tendremos que preocuparnos y cuidarnos de la violencia extrema que ejercen sobre la población los delincuentes, porque los políticos, la policía, la secretaria de protección ciudadana no pueden resolver este grave problema en que estamos inmersos. 

El pueblo, sin colores políticos se hizo presente frente al municipio, y frente a los políticos pidieron protección contra la violencia, porque las familias corren severos riesgos como la muerte.

La respuesta no la escucharon, si escucharon palabras soeces por parte del jefe del ejecutivo, que de manera ecléctica se dirigió a los ciudadanos, y la respuesta a la solución nunca llego, colocándose en una situación intermedia, indefinida sin oponerse a ninguna posición.

El secretario de protección ciudadana, Atilio Della Maggiora  declaro que: “están trabajando” en “algún mecanismo” para determinar soluciones, nos manifiesta que todavía no tienen ni “mecanismos, ni herramientas, no están preparados” y el tiempo corre y los problemas siguen vigentes.

Formar equipos de trabajos, (fundamentales), desarrollar programas contra la violencia ejercida contra la sociedad por malvivientes llevara años en la formación de profesionales idóneos, si todo trabajo realizado anteriormente fue un fracaso, ¿porque no se empezó a trabajar antes?. Esto nos dice que los trabajos desarrollados por los académicos han fracasado, ¿los profesionales., asistentes sociales, psicólogos, terapeutas, para que sirven? ellos no ven que la violencia recorre las calles de la ciudad, noche y día?, no ven que la sociedad se derrumba?, que arribamos al siglo 21 con más y mejor riqueza en ciencia, tecnología y paradójicamente peores seres humanos, sin solución de mejoras al frente.

La situación es compleja y muy difícil, hay desconocimiento del como del problema social en el que estamos insertos, hemos perdido varias generaciones de jóvenes y no tan jóvenes, que no se podrán rescatar, las cosas hay que decirlas., el fracaso es total.

Las familias de distintos estratos sociales ya no contienen a los jóvenes que sería el lugar donde el ser humano se desarrolla, base ideal donde se construye identidad, era el ámbito de contención afectiva, de conductas, de aprendizaje, de transmisión de valores, que adquiridos en la infancia jamás se olvidan.

 Hoy la familia esta con ausencias, o directamente no existe, no está, el desmantelamiento (grave problema a desarrollar), ha provocado el caos entre sus integrantes, se originan la agresiones, de violencia, donde la palabra golpea, la mano golpea, los jóvenes al verse y sentirse indefensos, ellos también golpean a los miembros más débiles de la familia, adultos mayores y niños.

Los adolescentes se caracterizan por baja estima, con personalidad explosiva, con capacidad de ejercer violencia contra la sociedad donde no solamente roban sino agreden, golpean a nuestras mujeres, nuestros abuelos, lo vemos y nos duele todos los días.

Los jóvenes, no comprenden situaciones complejas que la violencia de todo tipo es una desviación social que ellos mismos provocan, llegando ocasionar fenómenos violentos como sus propios suicidios , lo especialmente lamentable de este drama social, es que los niños son las víctimas más débiles, pero también testigos obligados de las violencia del sistema social desbaratado que hemos construido.

 No tenga ninguna duda estimado vecino., que por la inercia de los que mandan en esta precaria llamada democracia y nuestros errores, el presente pregunta y el futuro preguntara: ¿qué es lo que hicieron ustedes, para no vivir normalmente?

Además de sufrir el tremendo fracaso de los “académicos”, de los profesionales que trabajan detrás de un escritorio, rodeados de decenas de libros que supuestamente han recorrido sus páginas estudiando y conocer la palabra violencia, pero no sus efectos, sin llegar a nada, sin solución, eso se llama fracaso, aquí y en el confín del mundo cueste a quien le cueste.

Pero no los he observado nunca dialogando con los vecinos, no se los conoce, donde podrán aprender que es el conocimiento empírico que, por supuesto sentado cómodamente detrás de un escritorio no lo lograran nunca.

Sería interesante verlos en mi ciudad, en mis barrios, recorriendo a “pata”, las calles de tierra donde, de ambas márgenes corre aguas servidas, algunas sin veredas, otras cortadas por empalizadas de construcción o lo que sea.

 Estos señores con el sistema de no comunicación, no dialogo, no traerán la solución al problema, ya lo han demostrado, ¿porque confiar en ellos? 

Escribe: Elias Estanislao Peuscovich

Tags

Notas relacionadas

Comentarios