Domingo 11 de Dic de 2016 | 4:53 |

Panaderia del Pueblo - Beiro 789 - Tandil - Tel 0249 - 154 587280

Mario Raimondi: “Lo que está pasando con los jóvenes no es casual”

ADOLESCENTES $datos[

Raimondi es conductor del Centro de Referencia “La Tribu”, el Hogar Los Peques y fue el responsable del Centro de Referencia en Tandil del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, hasta diciembre pasado. Desde hace años viene trabajando con niños y jóvenes en situación de vulnerabilidad y riesgo. “Para los pibes, el Estado cierra a las 6 de la tarde y solo queda la policía o el hospital”, analizó.

Frente a la problemática de los menores que cometen delitos contra otros adolescentes y la preocupación que la reiteración de estos hechos ha generado, especialmente porque ha ido creciendo el nivel de violencia de los episodios, Raimondi fue consultado y opinó que “lamentablemente para los que estamos trabajando en esta temática, lo que está sucediendo no es casual y los veníamos advirtiendo desde hace años”.

“Los chicos de 13 o 14 años se escapan de las redes de contención del Estado y no se ha podido tener una presencia efectiva con un proyecto a mediano plazo. Esto se ha ido agudizando, como se está viendo, porque los chicos van creciendo sin normas, con familias disfuncionales, con la penetración fuerte de la droga barata en la ciudad. Esa droga no permite razonar y hasta provoca la pérdida total de los límites en el accionar”, detalló.

“Y además, hay una pérdida de identificación hacia el otro, que se viene dando, porque al no tener proyectos y al ver que los proyectos se caducan, hace que el joven no quiera o no le importe su propia vida. Y si no te importa tu vida, menos te va a importar la del otro”, agregó.

Raimondi adujo que “si encima, como sociedad, identificamos estos grupos, les ponemos nombres como puede ser ‘Los Playeritas’, los estamos encasillando dentro de un rol que de por sí no la tienen. Si a mí me identifican y me ponen en un rol, yo voy a actuar cada vez más profundamente en ese rol. Es un tema muy complejo, que hay que empezar a trabajar ya”.

Indicó que “esto lo hemos discutido con el estado provincial todos estos años; y también con el estado municipal y sus distintos organismos. Con los Juzgados, con los servicios de protección. Para los pibes, el Estado a las 5 o 6 de la tarde se retira. Lo único que queda de Estado para ellos, es la policía o el hospital. El resto cierra todo y los espacios son ocupados por estos pibes sin normas y sin actividades contenedoras. Este camino lleva a lo que estamos atravesando ahora”.

El referente de espacios de contención, como La Tribu, manifestó que “hace dos años se produjo un grave hecho en Tunitas, que incluyó un tiroteo. En ese momento, como ahora, se habló también de que eran diez o doce chicos. Ahora se dice que son quince. Ojalá fuera tan acotada la cuestión”.

 

“LOS ENVIÓN HAN SIDO UN FRACASO”

 

“Hoy un pibe que delinque entre los 15 y los 18 años, no puede tener un juicio, con todas las garantías, como un mayor, porque el Fuero Penal Juvenil no está reglamentado completamente ni funciona de manera completa. Es una deuda de la Democracia”, advirtió.

“Pero si decidimos encerrar a los pibes, como se está pidiendo ahora… ¿Dónde los ponemos?, ¿En qué institución? ¿En qué condiciones? EN Tandil, ¿Qué institución hay para albergar a un chico entre 16 y 18 años que ha delinquido? Hoy la Casa de Contención tiene chicos que son todos de afuera. Ni siquiera son de Tandil. Los Envión han sido un fracaso. Tenemos un déficit muy importante. Por más que haya una sanción rápida hacia estos chicos, no sabríamos qué hacer con ellos, porque no se ha invertido para el cumplimiento punitivo de una eventual pena que le dé un juez. Esto necesita trabajarse con plata y con prevención”, señaló Raimondi.

También criticó que “en las reuniones de niñez, hablamos de los chicos hasta 12 o 13 años. Ahí es como que se termina la niñez. Hay un bache donde pareciera que de los 13 años se pasa a la adultez. Hay una franja etaria que la estamos dejando de lado”.

“Hay que trabajar en políticas para estos casos desde dos lugares: desde la prevención y desde el momento en que es punible”, reflexionó.

Raimondi lamentó “no ser muy optimista en lo inmediato, sino se arma algún grupo de laburo con gente que entienda la problemática y con capacidad. Tiene que haber decisión política y dinero. Esto es fundamental. Sin dentro de tres años vamos a estar hablando de los mismo que ahora, después de dos años desde que sucedió lo de Tunitas”.

Tags Playeritas

Comentarios