Domingo 26 de Febrero de 2017 | 11:40 |

Óptica Santa Lucía - Rodríguez 674 - Tel.: (0249) 442-4453 - Tandil

Bertoya: “Lo que más me preocupa es la salud psicológica de mis hijos”

INDIGNANTE

Daniel Bertoya, salvajemente golpeado por una banda de delincuentes que lo asaltaron junto a su familia este martes por la noche, aseguró que lo vivido “fue un momento horrible, que no se lo deseo a nadie”. De nuevo en su casa, mostró a ABCHoy las secuelas de una noche de terror y anunció que junto a su esposa, analizan seriamente irse de Tandil.

“Viví un momento que no le deseo a nadie”, expresó Bertoya, quien sufrió varios traumatismos en la cabeza porque los delincuentes lo golpeaban con elementos contundentes mientras le reclamaban más dinero.

“Ahora me encuentro bien, aunque muy preocupado por la psicología de mis hijos y mi señora, porque el momento fue horrible. Estamos tratando de ponerle ánimo y seguir adelante y que esto pase lo más rápido posible”, manifestó el ex arquero aurinegro.

“Tony” recordó que “estábamos saliendo de casa y a los 2 o 3 metros aparecieron estos tipos, que salieron de la oscuridad y por los fondos. Nos metieron adentro a los golpes y con armas y después estuvimos boca abajo. Cada tanto venían a maltratarnos mientras revisaban toda la casa, buscando una plata que no había, salvo algunos ahorros para la vida diaria y nada más. Y las cosas normales de electrónica. Pero dieron vuelta todo, rompieron todo. Y nos amenazaban y me golpeaban buscando que dijéramos algo que realmente no teníamos”.

Agregó que “fue muy bravo porque le decían cosas a mis hijos. Yo hoy necesito estar entero”.

Bertoya indicó que no tiene claro la cantidad de delincuentes que participaron del asalto comando, pero sí que él forcejeó con varios, "al menos cinco sujetos, pero se escuchaban más voces, seguramente los que los estaban esperando con algún vehículo. Estos entraron caminando por los fondos, pero seguramente después se fueron en un auto”.

Respecto de si los malvivientes se habrían equivocado de vivienda o si tenían alguna información incorrecta, teniendo en cuenta que la familia Bertoya alquila esa propiedad a un empresario, el reconocido exfutbolista sostuvo que “no nombraron a nadie ni nada como que tuvieran alguna data. Ni sabían qué hacía yo. Se iban dando cuenta que más no había”.

Los despreciables sujetos actuaron a cara descubierta y un dato sospechoso es que alrededor de una hora antes del hecho, una persona tocó el timbre y preguntó por una dirección. “Yo no sé si está directamente relacionado con lo que pasó después, pero uno ahora desconfía de todo. No es común que te toquen el timbre en esta zona (la familia vive en una quinta sobre Avenida Jujuy, en La Elena) y menos para preguntarte una dirección”.

Tras su paso por Santamarina, Daniel Bertoya eligió la ciudad de Tandil para vivir, pero luego de este trauma, “Tony” expresó que “es muy difícil. Hoy me quisiera ir. Pero hay que pensarlo lo más fríamente posible. Decidiremos lo más pronto que podamos. Vamos a buscar lo mejor para la familia. En Argentina hoy no estás tranquilo en ningún lado”.

Sin embargo, la esposa del ex entrenador de arqueros de Racing Club ya habría tomado la decisión de dejar la ciudad, especialmente por el miedo que quedó en la pequeña de 4 años, la hija menor del matrimonio.

“Mi mujer está muy shockeada”, expresó Bertoya, quien además agradeció a los vecinos “por las muestras de apoyo".

Fueron éstos quiénes contuvieron a su esposa y sus hijos cuando él tuvo que ir al hospital, debido a los culatazos que recibió. “me dieron muchos golpes, en un momento ya ni veía con qué me pegaban. Según ellos, eran porque yo había reaccionado mal. El tema es que al ver que no había la plata que buscaban se ponían nerviosos y empezaron a amenazar”.

Bertoya ya había tenido otro robo en Tandil, en otro domicilio, con un hecho de “patea puertas” que le sustrajeron un televisor. “También estaba con mi familia en la casa, pero en ese caso, agarraron el televisor y se fueron. Ni los vimos”.

Un móvil policial quedó apostado en el domicilio de los Bertoya, para custodiarlos, porque “necesitamos tranquilidad y un poco de calma, hasta que empecemos a ganar confianza otra vez”, según el ídolo aurinegro.

Comentarios