Domingo 11 de Dic de 2016 | 4:53 |

Panaderia del Pueblo - Beiro 789 - Tandil - Tel 0249 - 154 587280

Violento asalto a Daniel Bertoya: lo golpearon, maniataron y amenazaron de muerte a su familia

PRIMICIA

Un grupo de delincuentes armados entró a robar a la casa del ex arquero de Santamarina Daniel “Tony” Bertoya en La Elena y, tras golpearlo, amenazar y atar a su esposa e hijos, se llevaron dinero y algunas pertenencias. “Por favor no maten a mi papá”, el conmovedor pedido de la hija menor a los ladrones.

Un grupo conformado por al menos seis delincuentes, ingresó este martes por la noche a la casa del ex golero de Santamarina, ubicada en avenida Jujuy 2180, en el paraje La Elena, aparentemente aprovechando el momento en el que salía para llevar a su hijo mayor a jugar al fútbol.

Cerca de las 21,30 de ayer los ladrones sorprendieron a Betoya y su hijo y los hicieron reingresar a la casa. Estacionaron el auto del jugador en la cochera y una vez adentro tomaron como rehenes al grupo familiar. El ex arquero, su esposa y sus dos hijos (un varón y una nena de 4 años).

“Siempre actuaron con violencia nos amenazaban que nos iban a matar si no le dábamos dinero”, relató sobre el hecho la mujer del deportista a ABCHoy. “A Daniel lo golpearon varias veces en la cabeza con una pistola, fue terrible, amenazaron con matar a mis hijos, con matarnos a todos”, añadió. Por las lesiones en la cabeza Bertoya debió ser asistido en la Guardia del Hospital Municipal Ramón Santamarina donde fue llevado en ambulancia.

“La nena de 4 años les pedía ´no maten a mi papá´ cuando veía que lo golpeaban”, dijo la mujer visiblemente conmovida por el episodio.

“Les decíamos que se llevaran los televisores y los autos, pero ellos insistían que querían plata. Lo único que consiguieron fueron los ahorros que tenía mi hijo, unos 5.000 pesos. Nos pedían ´la guita grande´ pero nosotros no tenemos dinero en casa”, señaló.

La mujer dijo que los delincuentes en ningún momento reconocieron a su marido. “Le preguntaban de qué trabajaba y no le creían cuando les decía que era entrenador de arqueros. Ellos le  decían que era cana, le pedían el fierro”, agregó.

Dijo además que los delincuentes actuaron a cara descubierta, armados y que el mayor del grupo tendría unos 40 años de edad, y que también había al menos dos “muy jóvenes”. “Creemos que no eran de acá por lo que hablaban. En un momento dijeron que tenía ´dos horas de viaje´”.

La familia fue maniatada y arrastrada hasta el baño donde fueron encerrados. “Rompieron el picaporte de la puerta y la aseguraron con un cable”. Los Bertoya permanecieron allí alrededor de media hora, hasta que los gritos de la mujer fueron oídos por unos vecinos a más de dos cuadras de distancia. Estos llamaron a la policía y recién pudieron ingresar a la casa luego de forzar la reja de una ventana, dado que los delincuentes huyeron dejando la casa cerrada.

Además de los ahorros del hijo, los ladrones se llevaron computadoras, celulares, un reloj antiguo, perfumes importados y otros efectos de valor. “Nos dejaron la casa destrozada”, manifestó la mujer.

Al cierre de este despacho se desconocía en qué vehículo se movilizaban los delincuentes.

Comentarios