Lunes 11 de Nov de 2019 | 20:32 |

New Green Hills, English Center



Para la justicia hubo relaciones consentidas

POLICIALES $datos[

La investigación sobre lo ocurrido el pasado domingo a la madrugada en una fiesta clandestina descartaría el abuso sexual y apunta a que la víctima tuvo relaciones consentidas. De esta manera el delito se tipificaría como “Estupro”.

Una menor de 13 años pelea por su vida en un centro asistencial de la ciudad de Mar del Plata, mientras la justicia procura dilucidar qué fue lo que ocurrió en la casaquinta de calle La Pampa donde la chica fue supuestamente abusada sexualmente por un joven de 20 años.

Como ya se ha informado, la denuncia sobre el hecho que inició la investigación, fue presentada de manera inmediata por los médicos del sistema de salud pública que la atendieron tras el accidente de tránsito que la chica sufrió el domingo a la mañana en el kilómetro 169,300 de la Ruta Nacional 226. La menor ingresó inconsciente al Hospital como consecuencia del choque sin embargo los médicos descubrieron lesiones compatibles con un abuso sexual.

Fueron los familiares de la menor quienes denunciaron a través de los medios que la chica había sido abusada, además de cuestionar el accionar del Fiscal (Gustavo Morey) a cargo de la la investigación del resonante caso.


Sin embargo la investigación del hecho está orientada a que la chica tuvo sexo consentido con un joven de 20 años en una d elas habitaciones de la casaquinta, con el que pasó gran parte del tiempo mientras estuvieron en la fiesta. Todos los testimonios relevados -más de una veintena- por los investigadores concuerdan con esa hipótesis y descartaría que se haya tratado de una relación forzada.

De todos modos el hecho comprendería un ilícito al tratarse de un menor de edad, por lo que sería tipificado como “Estupro”, delito que comprende una pena de tres a seis años de prisión. Durante la jornada de este jueves se realizaron allanamientos en el lugar del hecho.

LA VERSIÓN DEL ABOGADO DEL JOVEN DE 20 AÑOS

Allegados al joven que habría estado con la menor de 13 años en la fiesta del pasado sábado, informaron a este Portal de Noticias que junto al abogado contratado, la familia asegura que “a esta chica la conoció ese día. No la había visto nunca. Ella le dijo que tenía 17 años. Y de apariencia, no parecía que tuviera menos”.

El acusado aún no se presentó ante la Fiscalía, “no por no estar a derecho, sino porque fue amenazado por las redes sociales por allegados a la nena. Le quieren pegar. Incluso amenazaron a sus padres con prenderles fuego la casa”, explicó el abogado.

También señalón que “cuando las amigas se iban de la fiesta, le dijeron a la menor que se fuera con ellas. No quiso, les dijo que se quedaba con mi cliente. Estuvieron un rato en la habitación del primer piso de la vivienda, y después ella dijo que se iba. Se ofreció a acompañarla pero le manifestó que vivía cerca, que no hacía falta. Al rato volvió a buscar la campera y cuando se fue la acompañó otro chico (el de 26 años, quien la acompañaba al momento del accidente)”, indicó el letrado.

CALIFICACION LEGAL

De confirmarse la información que en la primera parte de este informe plantea la posibilidad de imputar al acusado por un caso de “ESTUPRO”, debe tenerse en cuentas lo que dice el ARTÍCULO 120 del Código penal, que determina que “Será reprimido con prisión o reclusión de tres a seis años el que realizare algunas de las acciones previstas en el segundo o en el tercer párrafo del artículo 119 con una persona menor de dieciséis años, aprovechándose de su inmadurez sexual, en razón de la mayoría de edad del autor, su relación de preeminencia respecto de la víctima, u otra circunstancia equivalente, siempre que no resultare un delito más severamente penado”.

EL ACCIDENTE

Fuentes policiales y judiciales contaron a este Portal de Noticias detalles de cómo se produjo el siniestro vial.

El choque sucedió el domingo a las 7.10, en kilómetro 169 de la Ruta Nacional 226, cuando una Mercedes Benz Sprinter, que circulaba en sentido Azul-Tandil, golpeó con su espejo derecho la nuca de la chica de 13 años, que iba caminando por la banquina, cerca de la cinta asfáltica, con Juan Enrique Cisneros (26).

El impacto fue tan fuerte, que la cabeza de la preadolescente golpeó a Cisneros, quien sufrió un corte en la frente.
El chofer de la Sprinter (un repartidor de diarios), siente el golpe, frena, da la vuelta y alumbra: se baja y ve a una chica y a un joven que la intentaba reanimar. Del accidente hay un testigo que escucha el golpe, que es de una empresa de alarmas (había saltado la alarma de un comercio de la zona).

 

Traslado. Rápidamente llaman a la policía y a la ambulancia. La chica y el joven fueron trasladados al Hospital Ramón Santamarina. En ese momento, en el lugar del choque, para la policía y los testigos no hubo ningún tipo de señal que hiciera sospechar de una posible violación. Por ejemplo, al contrario de lo que se rumoreaba, la chica estaba vestida, no en bombacha.

Cuando la menor ingresa al hospital, los médicos llaman al 101 para pedir presencia policial porque la chica tenía lesiones compatibles con un abuso sexual. Allí se dio intervención a la Comisaría de la Mujer.

Centro Médico Veterinario Villa Italia

ESTA NOTA NO PERMITE COMENTARIOS