Titulos
Domingo 30 de Abril de 2017 | 0:3 |

¡Gracias por ser mi papá!

ESCRIBE ALEJANDRO GATTI $datos[

Mi padre es una de las personas más escépticas que conozco, sin embargo esa duda y esa “desconfianza” de las creencias generalmente aceptadas lo dota de un gran sentido común. 

Dice no entender, ni querer entender mucho, lo que hago y digo, ni sabe exactamente que me ha pasado últimamente que he cambiado tanto. Me ve “raro” y hasta me ha dicho, jocosamente y sin intención de aseverarlo, que si pienso así no soy su hijo. Es gracioso porque cuando comencé a escribir el no leía nada de lo que yo escribía.

 

Imaginen su hijo, un Profesional de Ciencias Económicas, “su hijo el Profesional” escribiendo acerca de la Vida, la Plenitud, el Maestro Interior y de todo eso. ¿Qué le pasó a éste? -le decía a mi madre- ¿Se volvió loco? De a poco, casi no le costó nada, comenzó a leer algunas de mis publicaciones. Yo nunca lo supe, de hecho creía que ni sabía sobre lo que yo escribía. Una tarde, tomando mates en casa con mi madre ella lo delató, me dijo: He leído todo lo que escribes, es hermoso, no sé de donde sale todo eso que escribes, pero me gusta. De hecho es tu padre quien busca por Internet tus últimos escritos. Pone tu nombre en el buscador y así halla lo que escribes y luego lo leemos juntos.

 

Así es mi padre, por fuera escéptico, pero por dentro su “inquietud de paz y plenitud” le carcome las entrañas y no puede eludir su llamado interior. No es extraño, todos llevamos dentro esa necesidad, ese anhelo que nos devora.

 

Con papá nos queremos mucho, nos respetamos mutuamente y nos aceptamos como somos, él es el padre que elegí para ésta vida y lo volvería a elegir mil veces. Realmente lo amo. A pesar de su reticencia a mis planteos y a pesar de que no vemos las cosas de la misma manera (o eso pareciera), siempre ha sido, y lo es aún, un gran maestro para mí porque su simpleza y su forma sencilla de ver la vida lo convierten en un Ser extremadamente plantado sobre sus pies firmes en tierra.

 

Está muy seguro de sí mismo y sabe quién es realmente, eso le basta, eso lo convierte en un gran hombre de principios. Realista y concreto, irrefutable por su simpleza y su estado permanente de despreocupación y buen humor. Él es feliz a su modo y eso lo hace libre y valida todos los medios que utilice para Ser quien ha venido a Ser. A pesar de esto sé que en su corazón late el mismo espíritu aventurero y sublime que yo llevo dentro, y sé que gran parte de sus sueños y anhelos se cumplen a través de mí, a pesar de que él lo negaría a rajatabla.

 

Tengo la suerte de tener a diario un ejemplo vivo de permanecer firme a los principios básicos de la naturaleza y de la vida, tengo la suerte de estar cerca de un hombre que irradia bondad y felicidad sin tener que practicar meditación, ni Yoga, ni oración, sin esfuerzos. Él es por Naturaleza. Su esencia ya está pulida.

 

Querido papá, tomo toda la vida que viene de vos, completa y entera.

 

¡Querido papá, gracias por ser mi papá, el mejor padre que puedo tener!

 

A través de Alejandro D. Gatti

 

-Extracto del Libro “Tu Maestro Interior”-

Tags

Notas relacionadas

Comentarios