Titulos
Lunes 19 de Noviembre de 2018 | 17:47 |

La pastilla para la inteligencia no se compara al estado de Presencia

ESCRIBE ALEJANDRO GATTI $datos[

¡Si estás pensando en tomar esta pastilla eres un idiota! (Dícese de idiota aquél que es poco inteligente). 

Ya no se sabe que inventar para seguir eludiendo la auténtica responsabilidad del ser humano, trascender a base de conciencia y del valioso aporte de la experiencia evolutiva.

 

Hasta Stephen Hawking se equivoca cuando, al recomendar el uso de estas pastillas, dice que el cerebro, al igual que el cuerpo, es un músculo que debe ser ejercitado. ¡Por Dios! Éste hombre asegura que, al igual que funciona un suplemento para el desarrollo físico, debe funcionar para la mente… De acuerdo a su origen embrionario la mente (cerebro) no tiene ni una sola célula muscular. Sin duda Hawking es un erudito. Ha “ejercitado” su intelecto a extremos tales que le han hecho perder la coherencia, la integridad.

 

¿De qué hablamos cuando decimos inteligencia?

 

De pensar, entender, razonar, ser lógicos, elaborar información, calcular, etc. No se incluyen aquí aditamentos fundamentales como el sentir, la Conciencia, la Presencia. Seguimos intentando escapar de nosotros mismo, buscando atajos, facilismos, soluciones mágicas. ¡Hacer trampa! Pero ello no nos llevará lejos. Seremos víctimas de vaya a saber qué artilugio de la industria farmacéutica para convertirnos en más idiotas de lo que éramos antes de tomar la “bendita pastilla”.

 

Detrás de esta ilusión se esconde un plan siniestro de manipulación y adoctrinamiento. Según la Universidad de Harvard esta pastilla aumenta la capacidad lógica en un 85%, lo que nos dejaría en una mejor posición para trabajar con más exigencia y menos estrés. ¡Una maravilla! ¡Máquinas humanas! Siendo que las áreas más beneficiadas son las del raciocinio, el pensamiento lógico y la memoria, ahora, con esta magnífica píldora mágica, tendremos la real oportunidad de ser unos eficientes calculadores empedernidos, pero eso sí, con recuerdos más lúcidos de nuestra estupidez.

 

Seguramente los efectos de estas ambiciosas pastillas han sido tergiversados por la pseudociencia que publica los informes de “avances científicos” sin basarse en evidencia real. Existen cientos de casos de informes que han sido manipulados con fines estrictamente económicos o con la intención de crear el suficiente pánico como para que las masas salgan corriendo a las farmacias a prevenir fantasmas (Más dinero como fin).        

 

Lo que puede saberse es que estas pastillas son similares a las anfetaminas, estimulantes del sistema nervioso, propulsores de la vigilia. Digamos que “creadoras de zombies”. ¡Me parece patético cuando la gente quiere estar más en la muerte que en la vida!

 

En términos amplios la inteligencia debe ser más un estado de Presencia completa que un estado reducido de lógica, o que un deseo de ser mejor. En la Real Inteligencia influyen incluso el contexto ambiental, la biología, la genética, la herencia familiar y la Conciencia.  Ser inteligente es comprender la totalidad de lo que somos. Los más idiotas optarán por estimular la mente, como si con ello la trascendencia fuera posible. Asique, si eres uno de ellos, necesitarás de la píldora. ¡Ve por ella!

 

A través de Alejandro D. Gatti

Tags

Notas relacionadas

Comentarios