Titulos
Lunes 19 de Noviembre de 2018 | 17:14 |

Cuando el Alma mira, el cosmos conspira

SUPLEMENTO CREA CONCIENCIA $datos[

Otro tiempo ha corrido dentro de este bendito calendario gregoriano que nos hace creer más próximos a pseudo-finales, más lejos de pseudo-principios. Tiempo que nos sumerge en la ilusión del avanzar y del progreso.

[IMG]Otro tiempo ha corrido dentro de este bendito calendario gregoriano que nos hace creer más próximos a pseudo-finales, más lejos de pseudo-principios. Tiempo que nos sumerge en la ilusión del avanzar y del progreso. Sin embargo cuando el Alma mira toda idea del tiempo se desvanece ante ojos claros y develados. Existe una “sensación de Ser” que nos embriaga con la idea de la evolución. Pero oportunamente me pregunto: ¿Cómo es posible “ir por más” cuando uno ya lo es todo?

No quisiera caer en la contradicción, a pesar de que siempre me contradigo. ¿Pero cómo no ser presa de paradojas cuando los ojos y los oídos son dos? He aquí la invitación sincera a permitir que el Alma mire. Porque en la fascinación del mundo ningún ojo es digno del discernimiento.

¿Qué buscas en la fascinación del mundo?

¿Acaso no has notado aún que la imagen y la palabra obran por celos del silencio?

¡Si lo que anhelas es comprensión, sumérgete en el vacío del Sin-Sentido, desprovisto de ojos y de oídos y de lengua!

En el indescifrable campo mórfico de la Conciencia, incontables suspiros agónicos reclaman una tregua ante la ceguera de sus ojos del mundo invisible y ante lo incomprensible de los sonidos del silencio.

¡A pesar de que el tejido humano vibra en su totalidad ante las puntadas del Uno, los hay quienes creen en destinos, otros que se entregan a la esperanza, aquellos que se arrogan en sus deseos y también quienes descansan a la sombra de la absoluta ignorancia! 

Si en alguno de estos prototipos humanoides ves el reflejo de tus pretensiones, comprende al fin que eres el hilo, la puntada e incluso la mano que mueve la aguja.

Destinos, esperanzas y deseos son sólo un espejismo en el desierto de la Inconciencia. ¿De qué te quejas cuando lo único que haces es permanecer prendado al mundo de las ilusiones?

Cuando el Alma mira, el cosmos conspira a favor del re-encuentro.

Sin duda son las tintas de la exquisita sabiduría del cosmos las que danzan acompasadas por el movimiento involuntario de mi mano, cuando el viento sopla silencios a los oídos de mi Alma.

¿Y tú que crees? ¿Qué soy yo, ese YO que tiene nombre y apellido, capaz de esbozar delicadas siluetas en el blanco papel?

A través de Alejandro D. Gatti

Tags

Notas relacionadas

Comentarios