Titulos
Jueves 28 de Enero de 2021 | 1:22 |

Julio D´Cristófaro: "Esto es mi vida"

CASA ARRIBERE & UGARTE CUMPLE 82 AÑOS $datos[

Este mes la Casa Consignataria de Hacienda "Arribere, Ugarte & Cía." cumple 82 años de vida. En ella sobresale la figura del martillero Julio D´Cristófaro que lleva 67 años detrás de su mostrador con ganas y energía, disfrutando la actividad.

La cortina del local se abre bien temprano y van llegando Raúl, Tato, y todos los que habitualmente forman parte del quehacer diario del lugar.

La mayoría de ellos ya tiene organizado del día anterior lo que tiene que hacer hoy, por lo que las conversaciones pasan por las noticias cotidianas, comentarios de lo que ocurre en la ciudad o el campo.

Ahí nomás llega Don Julio D´Cristófaro, quien hace 67 años ingresó por primera vez a esa casa con tan sólo 15 años de edad, recomendado por don Ramón Bassagaisteguy, uno de los libreros del pueblo, a su hermano Pedro, uno de los gerentes de la casa.

"Yo trabajaba en la librería del Sr. Abedat como mandadero. A los 15 años terminé de cursar Contabilidad en la Universidad Popular "Gral. San Martín", que funcionaba donde está la Escuela 1. Por entonces la carrera duraba tres años. Era una Contabilidad media rústica, pero como base servía. Me hicieron una prueba, que me salió más o menos, pero entré" cuenta Julio a ABCHOY recordando con mucha frescura aquellos años donde temprano en la adolescencia había que sumergirse en el mundo laboral.

Por entonces "No sabía lo que era una vaca o un toro" confiesa Julio divertido. Pero este 1º de noviembre cumple 68 años que está en el comercio y hoy en día es considerado uno de los que más sabe del rubro en esta ciudad de economía ganadera.

"Esto tiene muchos matices. No es sólo saber qué son las vacas y, sobre todo lo más importante de todo comercio, la atención al cliente. El Consignatario tiene que ser una empresa de servicios. Acá se atiende al cliente, se comercializa, pero después nosotros pagamos la Tasa Rural, el Inmobiliario, prestamos todos los servicios que podemos. Sin exagerar, debemos tener 150 clientes que reciben acá la Tasa Rural y el Impuesto Inmobiliario" señala.

Entre sus "maestros" rescata a sus primeros jefes, los dueños del lugar don Ernesto Arribere (padre de Ernesto y abuelo de Tato que aún trabajan en esta misma Casa), y a Don Ugarte, padre de el ex Intendente Jorge Ugarte, y el gerente y contador Pedro Bassagaisteguy "Era el hombre orquesta acá. El que nos enseñó a trabajar a todos"

Cuando arrancó, Julio recuerda "Me gustaban más las vacas que los papeles. A pesar que había entrado como empleado contable, me empezaron a dar la oportunidad. Me sacaron un poco al campo, en principio de tranquerero a abrir las tranqueras, fui aprendiendo, pude disponer de tiempo. Arribere en un momento me dijo "Tenés que sacar la matrícula de Martillero. Mirá que se va a complicar y vas a tener que tener Bachiller para ser Martillero. Qué razón tenía que alcancé a sacar la matrícula porque un día me dijo "Te vas a Azul a sacar la matrícula". Al poquito tiempo había que ser Bachiller para sacar la Matrícula y ya hoy es una Carrera Terciaria. El hijo mío, que falleció, la estaba haciendo a distancia"

"Un día tuvo una dificultad un señor Bortelli que venía a martillar de Tandil y yo me paseaba por ahí. Se trababa, había tenido varios remates ese día y tenía problemas con la voz. Arribere me dijo "Este no da más, ¿Vos te animás?" y ahí me subí. Al otro remate me dieron un ratito y después seguí." rememora el Martillero.

La experiencia les da la picardía y agilidad a quienes empuñan el martillo "La agilidad del martillero te la da el tiempo. Al principio vas llevando la oferta 20, 50, 70, y después te sale sólo (y lo pronuncia más rápido). La experiencia te lleva a que, entre dos, cuando uno pestañeó bajar el martillo al que sabés que te paga mejor. Son cosas que te da el tiempo. Hoy ha cambiado mucho. Antes se facturaba al comprador el importe, más la comisión, más la guía y fuiste. Hoy tiene 7 u 8 ítem la cuenta de compra y 7 u 8 ítem la cuenta de venta. Que el IVA, Ingresos Brutos, sellado, registro, SENASA, se va complicando todo. Antes venía el cliente, te decía "Te traigo 20 terneros", ibas a la revisión y ahí terminaba la función. Hoy, tenés que hacer SENASA, tiene que tener la documentación en orden, tenés que ir a Guías, hacer el DT-e para que el transportista pueda manejarse con el transporte en la Feria. Antes no se usaba nada de eso"

Con 67 años en el rubro, Julio no se planteó jubilarse "No me quiero jubilar. Tendría que jubilarme porque tengo mis años. Desgraciadamente me quedé sólo porque faltó mi hijo y mi mujer, y esto es mi vida"

Julio tiene ritos que comparte con su grupo de amigos "Tengo un grupo de amigos con los que salimos a reunirnos los fines de semana a jugar a los naipes, a tomar un aperitivo. Soy muy amiguero. Ahora con esto de la pandemia no nos podemos juntar. Pero los amigos que da el ambiente son amigos de años"

Siempre ingresan jóvenes que, como él hace 67 años, ingresan por primera vez a la casa. Y allí Julio les hace una primera recomendación que es como una sentencia: "Lo que se habla acá adentro no se puede decir en la vereda. Es una Ley primera"

Y Julio destaca algo que quienes vivimos acá muchas veces no advertimos, pero es un orgullo de los Consignatarios de la ciudad "Rauch es un caso atípico con las Casas de Remate. En la mayoría de las partes hay una lucha y hasta destrato. Acá somos un grupo en que andamos todos muy bien entre nosotros y colegas de afuera se admiran. Si sabemos que funciona algo mal en algún lado, enseguida nos "dateamos". En este ramo ocurre, de vez en cuando, algún golpe. Y dicen "Cerró fulano, qué cliente va a venir" No, ese cliente viene con problemas. No es una solución. Nos llevamos muy bien entre los colegas. Si alguno me dice que le lleva las vacas a otro, les decís "Lleváselas, te las van a defender y van a pagar". En otros lados no es así"

Arribere, Ugarte & Cía cumple por estos días 82 años de historia y, en ella, don Julio D´Cristófaro es una verdadera institución.

Tags

Notas relacionadas

Comentarios